¿Y si aprendo por imágenes?

¿Resuelve divisiones al vuelo pero falla en las sumas sencillas? ¿Contesta “no se” de forma sistemática sin esforzarse por buscar la respuesta? ¿Plantea razonamientos complejos, pero no es capaz de recordar los días de la semana? ¿Imagina increíbles historias pero se atasca a la hora de construir una frase sencilla? ¿Tiene un gran sentido del humor y la orientación? ¿Disfruta con las construcciones, los puzzles y tiene gran destreza con los videojuegos?… Quizá estamos ante un alumno Viso-Espacial, quizá también de alta capacidad.

Aprendiendo cómo funciona la mente de las personas viso-espaciales (VSLs)

(Extracto del caps. 1  y 2 del libro “Upside-Down Brilliance, The Visual Spatial Learner”. Linda Silverman).

Craig tenía 4 años cuando su madre lo llevó a evaluar. A cada pregunta del evaluador contestaba “no lo se”. Pero tuvo suerte, su evaluadora era una verdadera experta trabajando con niños de alta capacidad y tenía una gran habilidad para sacarles las respuestas. Ella no aceptó sus “no lo se” y propuso al niño hacer una tentativa. ¿Qué contestarías si sí supieras? ¿Por qué no tratas de adivinar la respuesta? ¿Qué crees que contestaría tu pequeño dinosaurio de peluche?. Craig obtuvo una puntuación cercada a 190. Si hubiera tenido otro examinador, su puntuación hubiera estado cerca de 90. Craig tiene unas habilidades viso-espaciales increíbles, mostrando niveles de niños de le doblan en edad.

Conocer a este niño me hizo pensar. ¿Y si Craig pensaba en imágenes? ¿Y si esas imágenes no le llegaban enseguida? ¿Y si le provocaba bloqueos el hecho de que estas imágenes tardasen en llegar? ¿Y si no pensaba por secuencias y no tenía forma de llegar a la respuesta hasta que de repente una imagen se formara en su cabeza? ¿Y si no tuviera ningún control sobre cuando podría esto suceder?

Eso explicaría por qué él no sabía las respuestas inmediatamente, porque no participaba en clase o porque se mostraba cauteloso en casa. Además Craig era muy tímido, por lo que también empecé a plantearme si habría alguna conexión entre los niños viso-espaciales y la introversión.

Las personas introvertidas son muy cautelosas. Observan antes de participar, y les lleva algo más de tiempo empezar a hablar porque reflexionan mucho sobre lo que van a decir, antes de decirlo (al contrario que las personas extrovertidas que “piensan en voz alta”). Los introvertidos retienen lo que saben por el miedo a ser humillados si se equivocan. También tienen una fuerte necesidad de mantener el control porque se sobre-estimulan con facilidad. Quizá no tengas que ser introvertido para ser viso-espacial, pero todos los niños viso-espaciales que he examinado a lo largo de los años son, en algún grado, introvertidos.

El “apuro” de ser no-secuencial

Al principio me centré en los niños de alta capacidad con increíbles habilidades viso-espaciales que a su vez también tenían muy desarrolladas las habilidades secuenciales (aprendizaje paso a paso). Después descubrí que no sólo coincidan con aquellos que sacaban las puntuaciones más altas en los test de inteligencia, sino también muchos de los que obtenían las puntaciones más bajas. Muchos de ellos demostraban una gran inteligencia o capacidad de razonamiento cuando hablabas con ellos, pero esa capacidad no se reflejaba en la escuela ni en las evaluaciones psicométricas.

El curriculum escolar es secuencial, los libros de texto son secuenciales, los métodos de enseñanza son secuenciales. Los niños son evaluados por sus habilidades secuenciales : leer, escribir, deletrear y cálculo aritmético. Los niños que aprenden de forma secuencial obtienen buenos resultados, se sienten capaces e inteligentes, mientras los niños que no aprenden de forma secuencial se sienten bobos e inútiles.

Ellos se sienten desconcertados ante las divisiones largas, deletrear, mostrar su trabajo, las instrucciones paso a paso cuando no saben a dónde llevan, la escritura, los ejercicios memorísticos y la repetición.

Ser no-secuencial también puede afectar al comportamiento. Algunos niños no-secuenciales reaccionan de forma brusca. Son muy sensibles a la crítica y con frecuencia reaccionan “sin pensar”. Los niños con mayor capacidad secuencial suelen pensar sobre las consecuencias y buscan alternativas viables, las valoran y eligen una. Esta capacidad para planificar, es secuencial. Sin embargo, los niños viso-espaciales con déficits para el procesamiento secuencial, viven el presente y no planifican el futuro. Cuando aún son pequeños carecen de la capacidad para ver las consecuencias de su comportamiento. Cuando algo les enfada, no consiguen construir una lista de alternativas. Simplemente reaccionan.

Aquellos que presentan un fuerte déficit secuencial suelen meterse en problemas por sus reacciones, no pueden hacer planes, no pueden posponer la gratificación y son desesperantemente desorganizados. Pero antes de agobiarse por aquello que les presenta dificultad, veamos que cualidades presentan a cambio:

  • Son capaces de “perderse” del todo disfrutando del juego.
  • Puede convertir cualquier cosa en algo fantástico gracias a su increíble imaginación.
  • Tiene una gran habilidad para inventar juegos ingeniosos.
  • Tiene un sentido del humor contagioso.
  • Es capaz de absorberse totalmente observando una mariquita.

Estos son los “dones” del hemisferio derecho, que a menudo se desestiman como ventajas. Mientras la mayoría de nosotros nos pasamos la vida tratando de aprender del pasado y preocupados por el futuro, aprendiendo técnicas para vivir el presente, ellos viven allí todo el tiempo disfrutando plenamente, al menos hasta que conseguimos convencerles de que hay algo erróneo en ellos, porque son diferentes a nosotros.

Reconocimiento de los VSL

Las características más comunes que podemos encontrar en los niños viso-espaciales de alta capacidad son :

  • Alta capacidad matemática, artística y creativa.
  • Gran imaginación e inventiva
  • Le gustan las construcciones.
  • Gran poder de observación.
  • Excelente memoria visual.
  • Buen sentido de orientación.
  • Sentido del humor desarrollado
  • Son buenos contadores de historias

Por el contrario no disfrutan con la fonética, los juegos de memoria, y los ejercicios secuenciales y repetitivos. Comparado con sus fortalezas, estas actividades no parecen demasiado relevantes. ¿Seguro? A menos que sus fortalezas sean la lectura, la escritura descriptiva, la memoria, el aprendizaje secuencial, deletrear, retener instrucciones secuenciales y la atención sostenida, estos niños serán descritos por sus profesores como “aprendices lentos” y obtendrán puntuaciones por debajo de su capacidad. Rara vez serán reconocidos como niños de alta capacidad por sus maestros.

Los estudios realizados sugieren que al menos un 30% de los estudiantes son aprendices viso-espaciales. Esto significa que un número muy importante de nuestros estudiantes están abocados al bajo rendimiento, a menos que seamos capaces de dar respuesta a su forma de pensar y aprender.

¿Cómo piensan los aprendices Viso-Espaciales?

Es el aspecto de la percepción tri-dimensional del mundo que perciben lo que sustenta la principal diferencia. Perciben las cosas tal y como son, no como serían descritas en una línea, en un texto o en una ecuación matemática. Las palabras y las cifras son un constructo, un marco artificial en el que colocamos aquello que percibimos, como los documentos en un fichero, para encontrarlos fácilmente cuando los necesitemos. Sin embargo, las personas Viso-Espaciales perciben la imagen completa como un “todo” y no como la “suma de características o piezas”.

Cada nombre, cada hecho, cada pieza de información es procesada como un objeto en 3D. Ser capaz de percibir las cosas con esta dimensión es esencial para los artistas, ingenieros e inventores, pero un problema en la escuela. Cuando las letras y los números se perciben en 3D en lugar de en 2D, leer, deletrear, hacer cálculos escritos o escribir oraciones, se hace complejo. Las cifras y letras existen en su cerebro de forma dinámica, se mueven, giran, y se intercambian entre si. La capacidad para percibir de forma tridimensional es una fortaleza del hemisferio derecho.

Esto tiene también implicaciones en la familia. Crear esas imágenes es un proceso creativo que requiere su tiempo. Cuando le cambiamos los planes, se enfurruñan. Estamos interfiriendo en su proceso creativo. Debemos respetar y entender su frustración, al tiempo que debemos ayudarles a entender los motivos que nos obligan a plantear estos cambios. Podemos proponerles “crear” una imagen de las consecuencias de no cambiar los planes como se hace necesario.

El poder del hemisferio derecho

Los niños auditivo-secuenciales aprender paso-a-paso, empezando con conceptos simples como base para comprender otros más complejos. El aprendizaje en la escuela se organiza de este modo.

Los niños Viso-Espaciales recogen la información de un modo diferente. Ellos pueden manejar la complejidad con facilidad y sin embargo, tener dificultades con las tareas más sencillas. Estos niños parecen venirse arriba con las preguntas más difíciles.

“La primera vez que me di cuenta de esto fué en la evaluación de un niño que falló todas las preguntas correspondientes a su rango de edad, pero superó con soltura las que correspondían a 1-2 años más. Otra niña fue capaz de repetir 6 números de memoria, pero incapaz de repetir 5. Un 3º no conseguía repetir una frase, pero no tuvo problemas con un largo párrafo. Otro respondía de forma ágil a los ejercicios de divisiones, pero se atascaba con las sumas simples.” (L. Silverman)

Estos niños rompen todas las reglas de la evaluación psicométrica, que manda parar la evaluación cuando empiezan a fallar en las respuestas. Y lo mismo ocurre en la escuela. Tienen problemas para resolver las tareas sencillas, repetitivas y secuenciales pero son increíbles con el material más complejo. Suelen ser percibidos como más inteligentes a medida que crecen y maduran.

¿Cómo se explica esto?

Jerre Levy, de la Universidad de Chicago explica cómo el cerebro funciona de forma más efectiva con las tareas complejas:

Cuando las tareas son tan fáciles que no suponen un reto para la capacidad mental del individuo, la comunicación entre los dos hemisferios disminuye y un hemisferio domina el procesamiento dejando poca participación para el otro. En estas condiciones, el nivel de atención es bajo y el rendimiento cognitivo también. Por el contrario, cuando la tarea es muy retadora, los hemisferios izquierdo y derecho trabajan de forma coordinada y estrecha, lo que incrementa los recursos y la atención. El hemisferio derecho es especialmente importante a la hora de regular las funciones de atención en ambos lados del cerebro. A menos que el hemisferio derecho este activado y comprometido, la atención es baja y el aprendizaje es pobre”

Aunque este proceso es aplicable a todos los individuos, adquiere especial relevancia para los individuos viso-espaciales (especialmente para aquellos con déficits de atención). Para captar información necesitan que su hemisferio derecho este realmente involucrado. Si la tarea es muy simple, el hemisferio derecho no se activa. Sin atención no hay aprendizaje. Cuando las tareas se hacen más complejas y retadoras, su cerebro se activa y actúa de forma más eficiente. Y es así como los problemas más complejos resultan más fáciles para los niños Viso-Espaciales de Alta Capacidad.

Dos realidades distintas.

El hemisferio izquierdo analiza (separa en piezas) y el derecho sintetiza (une las partes para crear un todo). Las pruebas lógicas y deductivas que siguen a una ordenada secuencia desde la hipótesis a la conclusión , es el ámbito del hemisferio izquierdo. El hemisferio derecho “ve” y “sabe”. El hemisferio izquierdo nos habla, el derecho no tiene discurso, se comunica con imágenes. Mientras el hemisferio derecho percibe y experimenta, el hemisferio izquierdo esta constantemente ocupado en el proceso de explicar y racionalizar esta experiencia.

El hemisferio derecho alcanza conclusiones precisas con ausencia de una justificación lógica. Es no-lógica, no-secuencial, no-verbal, no-analítico. Sin palabras, no hay explicaciones, tampoco hay necesidad de ellas. El hemisferio derecho graba las propiedades concretas del mundo físico y aprende el “todo”.

Así es como nace el arte. El arte nos aporta una excelente metáfora de este proceso mental. El arte se concibe desde la imagen. Una vez se forma esta imagen, el artista desarrolla el proyecto para crear su producto. Una imagen no necesita ser repetida, ensayada, entrenada, practicada, revisada o memorizada. Los VSLs aprenden los conceptos transformándolos en imágenes en sus mentes. Una vez que esta imagen se forma, se convierte en parte permanente de su conocimiento. El entrenamiento y la repetición no hacen la imagen más clara o que ésta sea más perdurable. Así, estos métodos de enseñanza, que suelen funcionar con los alumnos auditivo-secuenciales, fallan con los niños viso-espaciales.

Para estos niños es más fácil entender el todo y las relaciones entre las partes que diseccionar el todo en trozos.

¿Ser verbal es opuesto a ser espacial?

El hemisferio izquierdo analiza los patrones auditivos (fonemas) que nos permiten generar un discurso. El hemisferio derecho no puede procesar fonemas, solo entiende palabras completas, unidades completas de significado que pueden ser visualizadas. El hemisferio derecho no puede hablar, pero es muy importante en nuestra comprensión y uso del lenguaje. Nos ayuda a entender la comunicación verbal, interpretar la entonación, las expresiones faciales, los gestos, el lenguaje corporal, los diferentes posibles significados de una palabra y todos los matices imperceptibles que son esenciales para la comprensión total.

Puedes oir todas las palabras y aún así no entender los significados a menos que también captes todos estos aspectos no-verbales de la comunicación. “El hemisferio izquierdo procesa el texto, mientras el hemisferio derecho procesa el contexto”.

Así lo contrario a “espacial” sería “secuencial” y no verbal, pues ambos hemisferios son necesarios para una comprensión completa del lenguaje verbal.

Involucrar al hemisferio derecho

Tradicionalmente hemos asociado “hablar” con “pensar”. Los niños que aún no hablan o los adultos que no pueden hacerlo por daños cerebrales u otras deficiencias, entienden todo lo que escuchan. Sin embargo, su inteligencia es a menudo subestimada por su incapacidad para hablar. La inteligencia es a menudo juzgada en relación con las habilidades de comunicación y la fluidez verbal.

Las personas que procesan de forma más lenta o reflexiva, o que tardan más en expresarse, son percibidos como “aprendices lentos”. En la mente de muchas personas, “rápido” es igual a “listo” y “lento” es igual a “estúpido”. No importa lo inteligente que sean, los individuos VSLs que carecen de fluidez verbal o velocidad de procesamiento, son percibidos como estúpidos, y esta percepción, sin duda afecta a su auto-estima.

Mientras el hemisferio izquierdo puede gestionarse bien con piezas de información sin significado, el hemisferio derecho sólo puede manejar información significativa. Este hemisferio es superior reconociendo caras, interpretando expresiones faciales y mapas y haciendo puzles. Es sumamente importante activar su atención integrando la experiencia y la emoción. Necesitan que la información sea significativa, relevante para las experiencias e intereses del alumno y debe encajar con lo que ya saben.

Ayúdales a crear una imagen del concepto, involucra sus emociones, usar el humor (el hemisferio derecho aloja el sentido del humor y la ironía, porque puede interpretar los diferentes significados de las palabras), ayuda a activar su atención. Como indica Jerre, el cerebro funciona de forma más eficiente cuanto más compleja es la tarea. El reto involucra a ambos hemisferios y aumenta el nivel de atención. La forma de educar el cerebro es retándolo. Cuando el cerebro se relaja, ¡Desconecta!… un poco de tensión, mejora el aprendizaje.

Las tareas verbales o analíticas complejas activan las funciones más elevadas del hemisferio derecho. Aprender conceptos abstractos e ideas subyacentes empuja a los dos hemisferios. Ningún aprendizaje sucede cuando el cerebro esta desconectado. Sim embargo, los niños de alta capacidad, y, especialmente aquellos más dotados, rara vez se enfrentan a tareas en la escuela que les supone el reto suficiente para activar ambos hemisferios de su cerebro.

El hemisferio derecho también tiene dificultades para entender la “ausencia” que implica el “no”. De estas dos frases:

  • La camiseta no esta sucia
  • La camiseta esta limpia

La segunda frase es más fácil de entender para ellos porque es más fácil de visualizar.

Jerre reprende al sistema educativo por concentrar su atención en las debilidades en un intento de equilibrar a los niños. “No tiene sentido, los niños aprenden mejor cuando lo hacen usando sus fortalezas. Si les propones realizar tareas usando aquellas habilidades en las que destacan, consiguen mejores resultados. Necesitamos darnos cuenta de la vasta diversidad del cerebro humano, y desarrollar métodos educativos que den respuesta a esta diversidad.

Los niños con dislexia, aquellos con déficit de atención, los niños de alta capacidad con elevado cociente de inteligencia, y un 30% de alumnos que manifiestan un elevado nivel de aprendizaje viso-espacial son, con mucha frecuencia, desatendidos por una escuela que concibe el aprendizaje únicamente de forma secuencial y memorística, donde el alumno escucha al maestro y escribe aquello que ha escuchado.  Sumidos ya en la sociedad de la imagen, mantener reprimidas las habilidades de los niños Viso-Espaciales, obligándoles a crecer pensando que no valen, supone malgastar un valioso talento para la sociedad y fallar al principio básico que debe perseguir la educación : Permitir a cada niño desarrollarse al máximo de acuerdo a su potencial y capacidad personales.

Con este artículo iniciamos una serie de varios donde iremos desgranando el fascinante procesamiento de los niños Viso-Espaciales. Entenderlos es principal para que sus habilidades y capacidad encuentren encaje y brillen en la escuela.

12 comentarios sobre “¿Y si aprendo por imágenes?

  1. Interesantísimo en general y para mí en particular.

    La visión espacial ha sido precisamente mi gran fortaleza desde siempre, con diferencia. En un test que me hicieron en el colegio me ponían estrellitas sobrepasando el 100% en este atributo en el margen de la hoja de resultados; ahora entiendo mucho mejor sus implicaciones.

    Por ejemplo,tiendo a meter el máximo de información en el mínimo espacio posible, con cambios de color y formato en palabras clave para memorizarlo visualmente; en la facultad los apuntes encuadernados de mis compañeros parecían una enciclopedia, en cambio yo resumía cada asignatura en no más de 50 hojas, densas como un puzle de 5000 piezas.

    En dibujo técnico saqué sobresaliente sin siquiera abrir el libro en todo el curso, tanto la asignatura de COU como la especializada de la carrera; ahora entiendo porqué para mí era tan sencillo como simplemente mirar y sin embargo no conseguía que los demás lo vieran. La gran mayoría se limitaban a aplicar la metodología que les habían enseñado sin llegar a entender el por qué, sin visualizar el punto de partida ni el resultado al que llegaban.

    También lo relaciono ahora con el gusto y disfrute que me proporcionan todo tipo de juegos de estrategia y sin embargo el aburrimiento que me produce pararme en los detalles; por ejemplo se me da muy bien el Ajedrez y sin embargo me aburro mortalmente si tengo que pararme a pensar o desarrollar una estrategia concreta, luego no suelo hacerlo salvo que mi contrincante plantee un reto realmente interesante, entonces sí e incluso lo disfruto.

    Todos lo que me conocen me consideran un maniático del orden. Sin embargo lo que me desasosiega es que las cosas estén descolocadas en el conjunto global de mi visión. Por ejemplo, no puedo ponerme a cocinar algo sin antes tener la cocina completamente recogida y cuando termino está igual de ordenada que cuando comencé (recoloco durante el propio uso), así soy infinitamente más productivo. Las cosas por en medio o inesperadas (como que llegue alguien, saque la sal y el aceite y los deje fuera de sitio y de paso algún armario abierto) me descontrolan e incluso me irritan.

    En fin, que al igual que estos sencillos ejemplos ahora entiendo mucho mejor otras tantas diferencias. Siempre he sabido que esta cualidad me daba facilidades en determinados ámbitos, pero ahora me habéis aportado una visión más global del tema y sus implicaciones.

    Espero con sumo interés el resto de artículos de la serie.

    Un saludo.

    1. Lo de necesitar que la cocina este perfectamente ordenada para ponerme a cocinar y dejarla igual antes de sentarme a comer… ¡ay¡ ¡Cómo te entiendo!

      Lo cierto es que empezamos a interesarnos por este tema debido a mi hijo, que responde al dedillo a este pérfil. De pequeño respondía a divisiones, y fallaba en sumar 2+2, pero tampoco sabía cómo había resulto la división, simplemente, “sabía” el resultado, o lo “veía”. Algunas veces parece realmente un genio, resuelve enigmas, usa el humor, y plantea reflexiones, que los adultos ni habríamos podido imaginar hacer. Pero en las tareas escolares sencillas propias de su edad no destaca especialmente y además, necesitó logopeda durante la etapa infantil, y aunque la logopeda no se cansó de apuntar que su lengua de trapo era producto de la velocidad con que su cerebro procesaba, que su lengua no sabía seguir, ya sabemos, si no habla con asombrosa fluidez, es que no es listo.

      La percepción externa de sus circunstancias bajó su auto-estima. Y cuando la auto-estima esta baja, el cerebro se bloquea, no es ningún secreto.

      Quisiéramos con estos artículos poder ayudar a tantos otros niños en las mismas circunstancias, cuya capacidad se subestima por falta de comprensión y reto. Quisiéramos dar a entender que estas contradicciones que presentan tienen su lógica y razón, y también su “solución”. Quisiéramos convencer de que no todos los niños destacan en las mismas cosas, pero sobre todo, que tampoco es necesario que asi sea, pues la sociedad ofrece salidas personales y profesionales para todos, y la escuela debe también ofrecer oportunidades para brillar en las distintas áreas y habilidades.

      No sólo aquellos que memorizan, hablan y escriben con destreza deben ser considerados “modelo” en la escuela. En la escuela construimos nuestro “yo” y autoestima. Si la machacamos desde tan pequeños haciéndoles creer que sus habilidades no son válidas, nunca las desarrollaran al máximo de su potencial.

      Por desgracia

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s