Doble Excepcionalidad : Altas Capacidades y Dificultades de Aprendizaje.

La escuela debe ser el lugar que permita a cada alumno desarrollar sus habilidades y trabajar sus debilidades, conocerse a si mismo y poner a prueba su propio potencial, preparándolo para desarrollar una profesión futura acorde a su perfil e intereses. Hoy, en pleno siglo XXI y aún en sociedades donde la psicología educativa es explorada ampliamente, la escuela, presa de una administración que se empeña en sobre-reglarla y acotarla y de un profesorado que, no sólo esta lejos de recibir la formación adecuada, sino que estructuralmente -por supuesto, salvo las valientes excepciones que nos dan ejemplo de profesionalidad e implicación- se pertrecha bajo el escudo del sistema al que pone como excusa para no formarse por su cuenta, leer, aprender, comentar, renovarse, regenerarse, interactuar, escuchar, entender, conocer, aportar, generar, ensayar e innovar, se empeña en mantener un aprendizaje basado exclusivamente en las habilidades de memorización, repetición y escritura. Habilidades que no son, ni mucho menos, las más requeridas en el mundo laboral actual y que no son, ni mucho menos, las habilidades que una sociedad basada en la innovación y el talento, debe cultivar de forma exclusiva. No se trata de relegar unas a favor de otras, sino de que ya va siendo hora de incorporar el resto de talentos para que, de una forma natural se expresen en el ámbito académico, reduciendo las fustraciones, el aburrimiento, el fracaso, la baja autoestima y el abandono académico.

Lejos de ser éste un problema individual, como sociedad nos beneficiamos más en la medida que nuestras escuelas son capaces de construir auto-confianza y pleno desarrollo del potencial individual, que dará lugar a adultos autosuficientes y productivos, cuya aportación a la sociedad será mayor, en términos económicos, de innovación, creatividad y progreso.

Traduciendo estos estudios y conclusiones sobre la problemática asociada a la identificación y atención a niños que presentan doble excepcionalidad, -altas capacidades junto a determinadas dificultades de aprendizaje-, uno no puede dejar de reflexionar sobre lo absurdo de un sistema educativo incapaz de desarrollar estrategias de aprendizaje y expresión que permitan a cada alumno brillar en aquello en que destaca. Son, en fin, reflexiones interesantes, no sólo para aquellos niños que plantean estas contradicciones, sino para todos los niños en general.

Aproximadamente un 14% de los niños con altas capacidades también muestran algunos desórdenes de aprendizaje. (Shutterstock)

Cuando se mencionan los términos “Alta capacidad intelectual” y “desórdenes de aprendizaje” suele haber un entendimiento general sobre lo que cada uno significa. Sin embargo, muchas personas no conocen que, en ciertas ocasiones, ambos términos pueden ir de la mano.

Un estudio en Estados Unidos sugiere que alrededor del 14% de los niños identificados con altas capacidades también muestran ciertos desórdenes de aprendizaje, mientras representan tan sólo el 4% del alumnado global. Nadie hasta el momento ha sido capaz de explicar esta discrepancia.

Mientras las altas capacidades son más o menos reconocidas, el hecho de que algunos de estos estudiantes puedan presentar también ciertos desórdenes de aprendizaje es normalmente ignorado. Los profesores no están formados para identificar a estos niños o para tratarlos adecuadamente en el aula, y permitirles alcanzar el máximo de su potencial.

Cómo identificar a un alumno de altas capacidades con desórdenes de aprendizaje.

Referidos como “GLD” (Gifted with a Learning Disability), o “doble excepcionalidad” (2e), y “doble etiqueta”. Sus dificultades pueden incluir ADD/ADHD, dislexia, problemas de procesamiento, Asperger y desórdenes físicos y emocionales. Estos niños pueden estar en programas específicos para altas capacidades, pero es más frecuente encontrarlos en programas correctivos para niños con deficiencias de aprendizaje, con sus altas capacidades intelectuales totalmente ignoradas

Estos alumnos son difíciles de identificar. Los rasgos más comunes y significativos de un niño con “doble excepcionalidad” son un desarrollo académico desigual o inconsistente que suele ser inexplicable e impredecible. Pueden conseguir resultados sobresalientes en actividades académicas fuera de la escuela y no reflejar estos resultados en sus tareas escolares. Pueden obtener resultados sobresalientes en los exámenes tipo test de respuesta múltiple y acometer con dificultad la tarea de escribir algo en una página en blanco. Otros pueden destacar verbalmente y responder con elocuencia a las preguntas, mientras son incapaces de escribir cualquier respuesta. Ser grandes expertos capaces de nombrar y clasificar más de 300 tipos de insectos con tan sólo 8 años, pero tener dificultades para leer.

Los problemas surgen a la hora de identificar a estos niños, puesto que, en general, encontramos estas tres categorías :

  1. Aquellos cuya alta capacidad esta reconocida y evaluada a una edad temprana, y sus dificultades de aprendizaje sólo se van haciendo evidentes a medida que la dificultad de las tareas académicas aumenta. Pueden ser brillantes verbalmente, pero tener problemas para la expresión escrita, pueden ser olvidadizos, descuidados y desorganizados. A medida que las exigencias del aprendizaje se centran en la capacidad de escribir textos más largos, lecturas más largas y complejas su rendimiento escolar baja y se les acusa de ser vagos y no querer esforzarse. Pero la realidad es que no saben cómo. Al haber sido identificados como niños de altas capacidades y haber seguido los programas o tratamiento propios de esta “categoría”, sus dificultades de aprendizaje en determinadas áreas han pasado desapercibidas para padres y educadores, por lo que no se les ha dotado de las estrategias necesarias para entender y enfrentarse a su dualidad. (Debemos hacer notar que esta doble excepcionalidad no es el único motivo del bajo rendimiento académico de los niños de altas capacidades, ya que en este hecho pueden influir múltiples factores).
  2. Aquellos que no tienen reconocidas o evaluadas ni sus cualidades de alta capacidad ni sus problemas de aprendizaje, porque en general, muestran un rendimiento medio. En este grupo, las altas capacidades hacen un esfuerzo extra para compensar la falta de habilidad que los problemas de aprendizaje les puedan estar causando. En otras palabras, su inteligencia superior enmascara sus problemas de aprendizaje y sus problemas de aprendizaje enmascaran su inteligencia superior, por lo que pasan desapercibidos para los profesionales de ambos campos. Sus talentos ocultos pueden, eventualmente, aflorar si son estimulados por un profesor que utilice métodos más creativos de aprendizaje. Sus dificultades de aprendizaje se manifiestan con más frecuencia durante la educación superior o edad adulta, cuando el estudiante empieza a leer o escuchar información sobre las dislexia u otros desórdenes.
  3. Aquellos a los que se les ha identificado problemas de aprendizaje y pueden encontrarse acudiendo a programas de atención a la discapacidad, pero nadie ha identificado sus altas capacidades intelectuales. Estos alumnos pasan su vida escolar sintiéndose tristes y despreciados. Han sido identificados primero por lo que NO pueden hacer en lugar de por el talento que demuestran. Sin duda es el grupo que más sufre puesto que tanto padres como educadores centran su atención en sus “problemas” y no reciben atención por sus fortalezas o intereses. Estos niños suelen tener un alto nivel de intereses fuera de la escuela, pueden realizar fantásticas estructuras de construcción, o emprender una campaña para salvar las ballenas. Las habilidades creativas, fortaleza intelectual y pasión que invierten en sus hobbies son claros indicadores de su potencial alta capacidad (Renzulli, 1978). Precisamente porque estos estudiantes son brillantes y altamente sensibles son más conscientes de sus dificultades de aprendizaje. Es más, tienden a generalizar sus sentimientos de fracaso escolar con un sentimiento global de ineptitud. Con el tiempo, estos sentimientos pesimistas ensombrecerán todo sentimiento positivo relacionado con sus logros fuera de la escuela. Los estudios demuestras que este grupo de estudiantes suele ser aquellos que demuestran un comportamiento disruptivo en clase, no implicados con la tarea, distraídos, con quejas continuas sobre dolores de cabeza o estómago fingidos, se fustran fácilmente y usan sus habilidades creativas para evitar hacer las tareas que se les asignan (Baum and Owen, 1988; Whitmore, 1980).

El hecho de que los servicios de identificación y atención a una u otra cualidad (altas capacidades o problemas de aprendizaje) sigan caminos excluyentes, dificulta aún más las cosas para estos niños. En los colegios, los equipos de atención a uno y otro alumnado, los protocolos y procedimientos a seguir, así como las pautas de actuación están perfectamente compartimentadas, sin relación entre ambas, luego, ¿De quién es la responsabilidad de atender a los niños con doble excepcionalidad? .

Las consecuencias de no ser atendido.

Los niños con doble excepcionalidad continuamente fracasan en la labor de hacer ver a los demás esta dualidad. Pronto empiezan a dudar de su capacidad y desarrollan una creciente fustración. Después de fracasos repetidos, falta de identificación y de apoyo, los niños con doble excepcionalidad concluyen que simplemente son “estúpidos” y dejan de esforzarse por superarse.

Los profesores suelen etiquetarlos como vagos. El resultado es un continuo bajo rendimiento, falta de motivación, problemas de comportamiento y desencanto con el colegio. A largo plazo, las consecuencias pueden ser desde rechazo a la escuela, y abandono escolar, incluso desarrollo de problemas familiares, desempleo crónico, bajos niveles socio-económicos y graves problemas emocionales y de equilibrio mental.

Estos resultados impactan, no sólo en el propio niño, sino también en todo su entorno, desgastando a sus familias, obligando a los padres a realizar esfuerzos económicos adicionales, quemando a los trabajadores de apoyo y reduciendo la calidad de vida de todos los involucrados. Hablé con uno de esto niños durante mi investigación, quien le dijo a sus padres lo que sentía sobre la escuela:

“No sabéis lo que siento cada vez que me lleváis a ese sitio, es cómo tener una bomba en mi estómago, que explota y se expande hasta mi cerebro y no me deja pensar, entonces se expande hasta mis manos y no puedo moverlas”.

Los niños con doble excepcionalidad son mal comprendidos por sus maestros. Algunos educadores se concentran en sus altas capacidades para probar que no tienen problemas de aprendizaje, o se centran en sus problemas de aprendizaje para probar que no tienen altas capacidades intelectuales.

Cuáles son sus necesidades?

Fracasar en el reconocimiento de estos niños es un fracaso del sistema que no se preocupa de que los profesores reciban la correcta formación y entrenamiento para identificar a estos niños y trabajar sus necesidades académicas. Se requiere que haya el suficiente conocimiento en la sociedad, el entorno universitario, profesorado e instituciones para la comprensión de las necesidades de los niños con doble excepcionalidad, ya que cuánto más pronto se identifican sus cualidades, mayor es la oportunidad para reconducir sus problemas y permitir que estos niños alcancen el máximo de su potencial.

Aunque cada uno de los subgrupos descritos tienen sus propias necesidades, todos ellos necesitan desarrollarse en un ambiente que alimente sus capacidades y talentos, atienda sus problemas de aprendizaje y les provea del soporte emocional necesario para gestionar su dualidad. Esta guía de 4 puntos puede ayudar a los profesionales a desarrollar programas adecuados para estos alumnos :

1.- CENTRAR LA ATENCIÓN EN EL DESARROLLO DEL TALENTO

Los estudios han demostrado que centrarse en las debilidades a costa de no desarrollar las fortalezas da lugar a una baja autoestima, falta de motivación, depresión y estrés (Baum, 1984; Whitmore & Maker, 1985). Centrar la atención en el desarrollo de las fortalezas y aquellas áreas en las que el alumno muestra un especial talento genera el ambiente académico apropiado para que éste desarrolle todo su potencial. Necesita actividades de enriquecimiento que le permitan sortear o rodear sus dificultades y permitan que su pensamiento abstracto y creativo sobresalgan.

Durante los últimos 6 años, el estado de Connetica en EE.UU. ha desarrollo varios programas focalizados en estudiantes de doble excepcionalidad. Todos los programas se han centrado en desarrollar las inteligencias y talentos de estos estudiantes. Los resultados han demostrado un aumento espectacular de los niveles de autoestima, motivación, y aprendizaje productivo, y una gran mejora de los resultados en competencias básicas y éxitos (Baum, 1988, Whitmore and Maker (1985).

2.- CREAR UN ENTORNO ENRIQUECEDOR QUE VALORE LAS DIFERENCIAS INDIVIDUALES.

De acuerdo con la pirámide de necesidades de Maslow, los individuos necesitan sentir que pertenecen a un grupo y son valorados por el resto para desarrollar todo su potencial. ¿Cómo puede sentirse un alumno valorado si el contenido curricular se modifica o rebaja para permitirle superarlo? Actualmente el entorno académico valora sólo determinadas habilidades, especialmente aquellas relacionadas con la capacidad verbal. De hecho, de acuerdo con Howard Gardner (1983), las escuelas parecen dedicar todo su tiempo en preparar a los alumnos para ser profesores universitarios, mientras el éxito en la vida real depende de otros aspectos diferentes a una adecuada lectura y escritura.

Un ambiente enriquecedor se preocuparía de que cada estudiante desarrolle su potencial y respetaría las diferencias individuales. En este ambiente los estudiantes son premiados por lo que hacen bien, se ofrecen alternativas tanto para la adquisición de la información como para comunicar lo aprendido, su filosofía fomenta y apoya la interdependencia, los estudiantes trabajan en grupos cooperativos para conseguir sus metas y todos los tipos de inteligencia son valorados. Un buen video sobre la vida en el Amazonas debe tener el mismo valor que una redacción sobre el mismo tema. En este ambiente, ningún alumno se siente como un estudiante de segunda clase al que se le adapta el nivel de exigencia, sino que se le permite brillar haciendo valer sus habilidades individuales.

3.- ESTIMULAR ESTRATEGIAS DE COMPENSACIÓN.

Las dificultades de aprendizaje suelen manifestarse de forma permanente. Aquellos con dificultad para deletrear siempre necesitarán un corrector antes de enviar sus trabajos. Aquellos que les cuesta realizar operaciones matemáticas siempre necesitaran una calculadora para comprobar los resultados. Así, simplemente trabajar las debilidades del alumno puede no ser suficiente para los alumnos que, además, muestras altas capacidades intelectuales. Este trabajo podrá hacer que el alumno mejore su producción, pero no le permitirá alcanzar la excelencia en estas áreas. Por ello, es necesario ofrecerles estrategias alternativas. Por ejemplo, un alumno con problemas de psicomotricidad fina que dificultan una  escritura clara y fluida, debe poder optar por presentar sus trabajos grabados en voz, lo que le permitirá llegar a un nivel de calidad mejor que años de perfeccionamiento de su escritura manual.

En esta lista remarcamos algunas sugerencias de estrategias de compensación para ayudar a estos estudiantes :

i). Encuentra fuentes de información que sean apropiadas para alumnos con dificultades para leer, como visitas a Museos, entrevistas, fotografías, películas históricas, conferencias, o la propia experimentación. Recuerda que estos alumnos no quieren que les adaptes el currículum rebajando el nivel de exigencia, sino que necesitan que les presenten alternativas para recibir la información referida a su aprendizaje.

ii). Desarrolla sistemas de organización que ayuden a los alumnos con dificultades para organizar la información o su tiempo. Hazles un resumen de la clase del día, guías de estudio, y un glosario de los conceptos más importantes. Enseña a tus estudiantes con dificultad para transferir ideas a un formato secuenciado sobre el papel, a usar el brainstorming (lluvia de ideas) y las relaciones entre conceptos para generar titulares y organizar el trabajo escrito. Desarrolla planes de gestión en las que las tareas estén listadas de forma secuencial con fechas concretas para su ejecución. Finalmente, desarrolla esta estructura de forma visual para guiarlo hacia la ejecución final. Un tablero con el boceto de un proyecto de ciencias permitirá a estos alumnos organizar un trabajo de forma adecuada.

iii). Apóyate en la tecnología para aumentar su productividad. La tecnología ofrece muchas formas de organizar y acceder a la información, mejorar la capacidad de cálculo y ortografía, y mejorar la calidad visual del trabajo. Puede ayudar a los alumnos con dificultades de aprendizaje a presentar trabajos de los que sentirse orgullosos. ¡Forzar a estos alumnos a presentar trabajos manuscritos en lugar de apoyarse en un procesado de textos, es tanto como no permitir a los alumnos discapacitados visuales el uso de textos escritos en Braile! Y esto, seguramente, te parezca de lo más obvio.

iv). Ofrece variedad de opciones para la expresión de ideas y demostrar el aprendizaje alcanzado. La escritura no tiene que ser la única forma de expresar los contenidos adquiridos por un alumno. Exámenes verbales, diapositivas, presentaciones gráficas, modelados, dramatización, realización de murales, o videos, por ejemplo. Recuerda además que debes ofrecer todas estas opciones a todos los alumnos de la clase. La alternancia de medios, debería ser la norma y no la excepción, mucho más acorde al modo que se presentan los contenidos en el mundo laboral para el que, se supone, estamos preparando a nuestros niños.

v) Ayuda a los alumnos con problemas de memoria a corto plazo a desarrollar estrategias nemotécnicas, especialmente eficaces si las desarrollan los propios alumnos. Apoya los conceptos con elementos visuales para reforzar la asociación de ideas.

4.- ESTIMULA EL CONOCIMIENTO DE LAS FORTALEZAS Y DEBILIDADES INDIVIDUALES.

Es imperativo que los estudiantes que comparten esta doble excepcionalidad sean conscientes de sus fortalezas y habilidades, así como de sus debilidades y dificultades, de forma que puedan orientarse adecuadamente en su futuro . De este modo, si eligen una actividad o profesión que, por ejemplo, exija un alto nivel de lectura, y presentan dificultades para ello, podrán ser conscientes de los esfuerzos y de la ayuda adicional que van a necesitar para acometerla con éxito. Sesiones de apoyo en las que estos alumnos puedan hablar de sus fustraciones y aprender como manejar este mix de habilidades y debilidades, de alta capacidad y problemas de aprendizaje pueden ser de gran ayuda, asi como charlas con adultos que compartan esta dualidad y puedan hablar de sus experiencias y de cómo superaron sus dificultades, para lograr el éxito individual.

CONCLUSIÓN

En definitiva, los alumnos de doble excepcionalidad deben aprender a ser sus propios defensores, elegir aquellas carreras en las que se premie sus habilidades, de forma que esto también les permita relacionarse con otras personas que piensan, sienten y crean como lo hacen ellos..

(*) Para el apoyo a estos niños, existe una comunidad de apoyo y soporte ON-LINE llamada GLD Australia cuyos miembros son padres, educadores y otros profesionales preopcupados por las necesidades de estos niños que tienen altas capacidades y, al mismo tiempo, algún trastorno del aprendizaje.

Este artículo es una traducción del original publicado por Catherine Wormald, (Profesora, Escuela Educación Universidad de Wollongong), el 25 de Marzo, 2015.:

http://theconversation.com/intellectually-gifted-students-often-have-learning-disabilities-37276

Y ampliado con información referida en el artículo :

http://www.ericdigests.org/1994/paradox.htm,

(Author: Baum, Susan. Source: ERIC Clearinghouse on Handicapped and Gifted Children Reston VA.)

26 comentarios sobre “Doble Excepcionalidad : Altas Capacidades y Dificultades de Aprendizaje.

    1. Muchas gracias Ana. Nos alegra mucho que te haya gustado y que pueda ayudar a más personas a entender cuán complejo es nuestro mundo, pero al mismo tiempo, qué fácil es apoyar el desarrollo del talento de todos, todos los niños. Un abrazo.!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s