Confesiones de un Maestro. Lo que me gustaría haber hecho por mis alumnos de alta capacidad. (1/2)

Hace un año os contamos la historia de Withney, una maestra como tantas otras entregada a su labor y preocupada por sus alumnos. Sin embargo una maestra que reconoce haberle fallado a Mike, su alumno de alta capacidad. Fué esta sensación la que la llevó a formarse, especializarse y compartir con otros maestros las estrategias con las que ahora da respuesta a su alumnado.

Estrategias sencillas que se pueden aplicar en cualquier centro, que no requieren de grandes recursos pero que provocarán un cambio importante en la forma que tus alumnos se implican con su aprendizaje y, por tanto, una mejora significativa del mismo. Estrategias que se aplican y benefician a toda la clase y que permiten atender a cada alumno de forma personalizada pero en un entorno inclusivo y retador.


Abogando por la Voz de los estudiantes y su Elección en el Aula

Usando la Curiosidad, la Investigación y la Experiementación.

Mike, mi alumno de alta capacidad, al que no atendí, al que no entendí, me hizo reflexionar sobre qué cosas podría haber hecho (y no hice) para ayudarle a sentirse parte de la clase, para que también para él, la escuela hubiera sido una experiencia de aprendizaje real, divertida y significativa. Hoy os explicaré 4 de las 9 cosas que me gustaría haber hecho por Mike, y no hice:

En clase con Mike : Muy pocas alternativas para escuchar la opinión de mis estudiantes. La clase de ciencias y sociales se basa en datos que aporto a mis alumnos, con muy pocas oportunidades para desarrollar la curiosidad, si es que hay alguna. Mike no tenía oportunidades para mostrar en qué modo quería llegar a alcanzar una competencia o en qué modo quería mostrar su aprendizaje. No le di la oportunidad para recibir alguna retroalimentación como educador o para que me propusiera algunas alternativas que le permitieran aprender mejor. No supe en ese momento lo importante que es escuchar la opinión de mis alumnos sobre su aprendizaje.

Mike no tenía oportunidades para hacer preguntas que fueran más allá y en más profundidad, o de buscar respuestas por si mismo. Yo no planteé mis asignaturas de ciencias y sociales desde la indagación y el auto-descubrimiento, no trabajé la capacidad de razonamiento de mis alumnos y no potencié su curiosidad, lo que resultó en unas clases aburridas y que mis alumnos desconectaran. ¡Ay, si hubiera sabido entonces lo que se ahora! …

Dar a los estudiantes voz y voto es un tema candente actual en muchos círculos académicos. Nos estamos dando cuenta de lo crucial que resulta que nuestros alumnos opinen, desarrollen la capacidad de hablar, sean valientes, hagan preguntas, compartan ideas, den ejemplos, comuniquen sus necesidades y deseos, y aporten información sobre cómo se esta desarrollando su aprendizaje. Esta retro-alimentación puede incluir incluso hacer comentarios sobre los métodos de enseñanza de sus maestros, o sobre qué cosas cambiarían en el aula, la organización de los pupitres o sobre los proyectos que se les asignan.

Cuando los estudiantes tienen esta libertad para hablar con respeto y compartir sus opiniones y propuestas, los profesores tienen la oportunidad de aprender de sus mejores críticos. Nuestros estudiantes no son sólo receptores de información, o visitantes en nuestra aula. Ellos son el centro, y por eso ellos tienen que tener el derecho de poder expresar su opinión sobre cómo mejorar el entorno de aprendizaje.

Esto no significa que ellos puedan simplemente criticar diciendo que todo lo que haces esta mal, pues esto no nos llevaría a ningún sitio. La crítica sin alternativa no es valiosa.

Desde el primer día es importante modelar y practicar con tus alumnos cómo hacer preguntas específicas, cómo aportar o compartir nuevas ideas o modos de hacer las cosas, o cómo dar una retroalimentación constructiva y útil. La apertura de esa línea de comunicación permite construir un nivel de confianza mutua y respeto. Se faculta a los estudiantes a ser los dueños de sus experiencias de aprendizaje. Se les da poder y desarrolla habilidades de audacia y liderazgo, para que puedan asumir el aprendizaje con sus propias manos.

El maestro es un facilitador, un guía, un mentor, un entrenador, un escalón que ayuda a auparte en cada paso del camino. Cuando tus estudiantes son responsables de su propio aprendizaje se sienten emocionados y aumenta su nivel de implicación. ¡Tienen algo que decir! ¡Tienen libertad! Pueden trabajar en grupos, en parejas o en solitario si quieren, pueden ir al baño o sacar punta de sus lápices cuando quieren y pueden mostrar su aprendizaje haciendo una película, una maqueta, un folleto, la clave es “pueden”.

Por supuesto, que hay momentos en los que tú, como educador, sabes qué es lo mejor para ellos y necesitas darles unos parámetros más cerrados. Acabarás sabiendo cuándo es momento para una actividad más cerrada, y cuándo no. Por ejemplo, para el niño que nunca trabaja sólo y siempre lo hace en grupo; o el niño que quiere hacer su tercera maqueta en 3D de esta semana, cuando aún no ha acabado la primera. Aprenderás a intervenir cuando sea necesario.

Pero cuando se trata del proceso de aprendizaje, hay una gran cantidad de “no se puede” que no deberían decirse más. Todos los niños, y especialmente los estudiantes dotados, necesitan esta libertad. Necesitan que se les permita tener voz y elección en la forma en que aprenden. No son sólo receptores de lo que les damos, sino creadores, hacedores, pensadores, constructores, soñadores, llenos de ideas y posibilidades.

profesor-y-alumnos-indagando

Os hablaré más sobre escuchar la voz y la opinión de los estudiantes en el contenido, proceso y producto a lo largo de los próximo párrafos, pero antes quiero hablaros de su importancia de las materias de ciencia y sociales.

Las ciencias tienen que ver con la forma como funciona el mundo que nos rodea, y todas las cosas en él. La materia de sociales tiene que ver con la manera en que las comunidades y las personas trabajan juntas, y la forma en que se ha hecho y cómo ha evolucionado y cambiado en nuestras comunidades y en el mundo durante muchos años. Cuando se estudian en profundidad, las ciencias y los estudios sociales nos enseñan cómo entender mejor nuestro mundo, ¡Por lo que son muy importantes!.

Sin embargo son materias sobre las que no profundizamos lo suficiente dando más peso a las matemáticas y la lengua, coartados por un sistema que da más importancia a las notas en estas asignaturas. Así que les dedicamos poco tiempo.

Pero para enseñar ciencias o sociales realmente bien, no podemos limitarnos a hacer algunas lecturas y que los estudiantes contesten a algunas preguntas. Necesitamos incorporar la indagación. El proceso que se inicia con la capacidad de cuestionarse las cosas y avanzar a través de la exploración y la experimentación para encontrar las respuestas por sí mismos. También tenemos que incorporar los “Me pregunto”… “Me pregunto cómo han cambiado nuestras vidas gracias a las contribuciones que figuras eminentes hicieron en el pasado, ¿Cómo sería ahora nuestra vida sin estos avances?”; “Me pregunto cómo se mueven los objetos en el cielo durante un ciclo de 24 hrs. ¿Cómo cambia el cielo?”. Se abren así grandes oportunidades para la exploración y el descubrimiento.

Cómo incorporar la investigación, la experimentación y el descubrimiento por uno mismo en las asignaturas de ciencias y sociales, gracias a la oportunidad de dar voz y voto a nuestros estudiantes.:

1) Partir del Conocimiento Previo

Debí hacer esto con mucha más frecuencia con Mike y el resto de estudiantes en mi aula. ¡Es tan simple¡ Pero cuando nosotros, como maestros, planificamos una clase increíble no nos paramos a pensar “¿Y si mis alumnos ya saben esto y este tiempo que estoy dedicando resulta baldío? A menudo huimos de este paso previo. Nuestra labor como profesores es generar el aprendizaje necesario para alcanzar unos estándares o contenidos establecidos, lo que significa aumentar e incorporar el conocimiento previo que nuestros alumnos o algunos de ellos puedan ya poseer. Esto es especialmente importante para los niños de alta capacidad.

A menudo ellos ya tienen parte de este conocimiento y han alcanzado el estándar exigido para el curso. Cuando preguntas a la clase que es lo que ya saben, ellos suelen aportar mucha información. Mis alumnos a veces saben más sobre un tema que yo misma, y he aprendido a aceptar y disfrutar de esta situación. Cuando les pregunto qué saben sobre los imanes, por ejemplo, les doy unos 3-4 minutos para que escriban todas sus ideas en notas adhesivas que pegan en la pizarra. Después de leerlas enseguida me doy cuenta cuál de mis estudiantes ya sabe todo lo que deberíamos saber sobre imanes en este nivel y me sonrío pensando en la pérdida de tiempo que hubiera supuesto haberlos sentado en sus sillas durante una semana para escuchar mis explicaciones y videos sobre los imanes. Ellos, aburridos, no hubieran estado atentos, se hubieran distraído y molestado a otros compañeros, buscando algo con que entretenerse y donde desahogar toda su energía.

Pero ¿qué pasa si cuando averiguas cuál es el conocimiento previo de tus estudiantes y tus alumnos de alta capacidad junto a otros más tienen mucha información, pero otros no? Diferencias el contenido, el proceso y los trabajos. Aquí te digo cómo :

2) El “Muro de la Indagación”.

Aún cuando un niño ya sabe todo lo que necesita saber en tu curso sobre, por ejemplo, Colón o los distintos tipos de energía, siempre habrá más cosas para aprender y sobre las que profundizar. ¡Permite a tus alumnos cuestionarse y plantear nuevas preguntas! Estas preguntas pueden ser propuestas sobre la marcha o pueden derivar de experimentos auto-dirigidos realizados a lo largo de un período más largo de tiempo.

Un ejemplo sobre las plantas:

Nuestro estándar en ciencias para el primer grado es saber identificar y comparar las partes de una planta. Algo muy simple que podemos desarrollar en un día con una ficha que nuestros estudiantes de alta capacidad encontrarán inútil. Pronto preguntarán cuando podrán volver a trabajar con sus tablets o acabar la actividad que estaban haciendo sobre los edificios más altos del mundo. #giftedinterests

Debemos averiguar cuál es el conocimiento previo que tienen sobre el tema. ¿Qué sabemos ya sobre las plantas y sus partes? Después de descubrir qué es lo que saben y lo que no saben mis estudiantes, se cómo continuar a partir de allí. Aquellos que no sabían mucho serán aquellos a los que prestaré más atención a medida que nos introducimos en la exploración y descubrimiento de las partes, -donde deben buscar la información que necesitan, y dónde pueden ir descubriéndola por si mismos-. Si no lo consiguen, por supuesto, les ayudaré uno a uno o en grupo pequeño.

Cuando les doy esta oportunidad, todos mis alumentos empiezan a hacer más preguntas y ésto nos lleva a la elección en el contenido, lo que los estudiantes quieren aprenden. A menudo los estudiantes, y especialmente los más capaces quieren aprender mucho más de lo que los cotenidos nos marcan, pero a menudo no les damos la oportunidad de avanzar en este aprendizaje o de obtener respuestas a sus preguntas. Necesitamos seguir el ritmo de nuestra explicación y estamos demasiado preocupados por ceñirnos al libro de texto. Para canalizar esta curiosidad puedes iniciar un “mural de indagación”. Todos los estudiantes pueden participar en este mural, incluso los que no tienen el contenido básico dominado todavía. Hacerse preguntas crea oportunidades para el aprendizaje que nosotros como maestros podemos no haber imaginado.

La creación de estos “murales de indagación” es fácil y puede realizarse en cualquier espacio del aula. Puede ser un tablón de anuncios, una cartulina con post it, o incluso una sección de la pizarra. Una mural de indagación es más eficaz cuando está siempre disponible, por lo que los estudiantes pueden utilizar notas post-it y anotar preguntas en cualquier momento que se trabajarán más adelante. Es maravilloso porque así cada vez que un niño tiene una pregunta acerca del tema y no sea posible profundizar en ella en ese momento, el niño puede escribir su nota y pegarla en la pizarra, sabiendo que ahondaremos en su pregunta en un momento posterior, sin interrumpir el ritmo de la clase.

Es útil, porque permite a estos alumnos profundizar en el tema, hacer preguntas que van más allá del contenido curricular estricto y buscar las respuestas por ellos mismos, porque se les dará el tiempo necesario para hacerlo. Pueden explorar sus preguntas durante un bloque de RTI o como una actividad adicional cuando acaban su trabajo, o durante un tiempo establecido de trabajo individual. Sin embargo, puedes también de forma intencionada utilizar las preguntas para proyectar trabajos grupales, promover la investigación autónoma, o convertir las preguntas en experimentos o estudios independientes de la unidad.

mural-con-post-it

3) Experimentación auto-dirigida

En nuestra unidad sobre las plantas planteé las siguientes preguntas : ¿Qué necesitan las plantas para sobrevivir? ¿Qué hace que una semilla germine? Y ellos generaron otras nuevas : ¿Puede una planta sobrevivir sin oxígeno? ¿Cuánto espacio necesitan las semillas para crecer? ¿Cuánta tierra necesitan para crecer y sobrevivir? ¿Si riegas mucho una planta, se muere? Hicimos hipótesis y predicciones sobre lo que pensamos podría pasar si pusiéramos en práctica todas estas cuestiones, y definimos algunos experimentos que los alumnos eligieron. Este era el proceso de aprendizaje que ellos querían llevar y eligieron cómo querían realizarlo. Todos los experimentos estaban basados en las preguntas que ellos mismos habían propuesto en el mural de la indagación.

Se agruparon en equipos, pensaron en los materiales que necesitaban, y usaron herramientas científicas apropiadas, llevaron a cabo sus experimentos y los pusieron en un área de la habitación, cerca de la ventana cuando querían testar el efecto de la luz, o en un armario cuando lo que querían eran experimentar sobre la falta de luz. Copiaron las preguntas colgadas en el mural de indagación en tarjetas, para pegarlas junto a cada experimento, de forma que todos sabían qué se estaba intentado probar con cada experimento.

Mientras tomábamos notas sobre nuestras observaciones y nuevo aprendizaje (mis estudiantes no se podían creer que sólo necesitamos agua para hacer germinar algunas semillas) fuimos aprendiendo sobre las partes de las plantas y las fuimos comparando unas con otras. Después compartimos nuestros descubrimientos por equipos y decidimos si nuestras preguntas habían sido respondidas o, si por el contrario, necesitábamos seguir experimentando.

A mis estudiantes les encantó esta parte porque se sintieron responsables de cada pregunta. Ellos deciden si tienen que seguir investigando, cuáles serán sus experimentos y sus descubrimientos. Ellos son los científicos. Yo soy un facilitador, ¡pero el programa les pertenece!.

brote-de-planta-creciendo

4) Investigación.

Pregunté que más podríamos averiguar sobre las partes de las plantas y sus funciones, así que la clase decidió organizarse en grupos para investigar (más toma de decisiones sobre el proceso – cómo a ellos les gusta aprender) usando distintas webs y videos que explicaban las partes de la planta y sus funciones. Me preguntaron si podíamos usar Google docs para compartir un documento e ir añadiendo notas sobre cada una de las partes de la planta, a medida que iban encontrando información. Otros alumnos pidieron usar post-it y otros sus cuadernos de ciencias (más decisiones propias).

Esta es otra de las cosas que puedes usar para diferenciar la respuesta educativa en función de las características de tus alumnos. El proceso de cómo cada estudiante aprende no siempre es el mismo para todos tus estudiantes. Mientras algunos se sienten motivados y listos para investigar por su cuenta, para otros no será un método adecuado. Así, mientras dejas que unos investiguen de forma autónoma, puedes usar ese tiempo para animar a otros de forma individual o en pequeño grupo para que se inicien en este proceso, o para hacer una mini-lección o para repasar conceptos.

Lo importante es proponer alternativas, también para los niños más capaces, porque no siempre están listos o motivados para aprender por si mismos. A veces quieren que tu les enseñes algo directamente, y esto también esta bien.

experimentos

5) Evaluación/Cómo los estudiantes muestran su aprendizaje y comprensión del tema.

A lo largo de todo este proceso los estudiantes han ido creando diferentes producciones que muestran su aprendizaje sobre las plantas y sus partes. Hay tantos modos en que un estudiante puede mostrar su aprendizaje a lo largo del curso que es posible hacer una evaluación continua. Pero si necesitas hacer un examen puedes preguntarles a ellos cómo quieren mostrar lo que han aprendido. A veces simplemente querrán hacer una exposición oral. Otras veces podrás examinarlos de uno en uno. Pero también podrás darles la oportunidad de crear algo original a propósito del tema.

Por ejemplo mis estudiantes empezaron sus trabajos al principio de la unidad y los fueron completando a medida que iban adquiriendo nuevo conocimento. Actualizaron sus creaciones consiguiendo un cada vez más sofisticado resultado, en lugar de realizar un trabajo de forma apresurada al final de la unidad.

Ellos eligieron cómo presentar sus trabajos. Desde maquetas de plantas hasta murales, cuadernos de investigación, productos digitales o videos. Permitir esta elección es muy importante para los niños más capaces. Ellos a menudo tienen ideas de cómo mostrar su aprendizaje, pero les solemos limitar definiendo y acotando la forma de responder.

Desde el principio del curso fui enseñando una a una cómo manejar distintas herramientas, desde un Collage hasta grabaciones como Doceri, ChatterpixKids, Shadow Puppet o iMovie. Así mis estudiantes cuentan con una gran cantidad de recursos desde el principio. ¿Y si no tienes herramientas digitales en tu aula? No hay problema, usa entonces posters, carpetas, maquetas, murales, diarios, libros… la idea es dotar a tus estudiantes de un buen “cinturón de herramientas” : anuncios, poemas, iMovies, Collages, posters, Blogs, revistas, diagramas, maquetas, tiras de comics y todo lo que se te ocurra. Puedes crear un mural donde muestres todas estas herramientas de forma visual para que puedan ver todas las opciones de forma inmediata.

Dar esta oportunidad para elegir cómo mostrar tu aprendizaje es super-útil para todos los estudiantes. Tuve un alumno con doble excepcionalidad, que tenía dificultades para escribir y redactar. Pero cuando le di la oportunidad de mostrar su aprendizaje de otro modo, realmente floreció y su rendimiento pudo mostrar su capacidad y sirvió para desarrollar su potencial.

animales-3d

Ejemplos de diferentes trabajos sobre el estudio de los animales.

Ellos eligen, ellos crean. 

Uno de mis estudiantes creo la maqueta de una planta que superó todas mis expectativas. Hizo una gran planta de papel con flores, hojas, un tallo y las raíces saliendo por debajo. La planta estaba sujeta en una gran maceta de papel y si abrías una puerta marcada en esta maceta podías ver las raíces dentro y leer información sobre ellas. Hizo una nota sobre cada una de las partes. El estaba muy orgulloso de su trabajo y yo estaba muy contenta por haberle dado esta oportunidad y no haberle obligado a rellenar una hoja con espacios en blanco para las respuestas.

Este modelo de las 5E : Engage, Explore, Explain, Evaluate, and Elaborate (Implicar, Explorar, Explicar, Evaluar y Elaborar) – es el que se muestra en los procesos descritos.

Implicar y Explorar tienen que ver con ampliar el conocimiento previo del alumno, con permitir que éstos hagan sus propias preguntas y con actividades basadas en la propia experimentación. Explicar / Explorar sucede al mismo tiempo que los estudiantes avanzan en su aprendizaje autónomo y el maestro les aporta el conocimiento y comprensión del contenido que van necesitando, así como a través de la investigación y el estudio a lo largo de todo el proceso. La Evaluación tiene lugar durante todo el proceso porque empezaste evaluando qué conceptos ya sabían tus alumnos o cuáles no sabían aún, monitorizando y calibrando su aprendizaje, observándolos y viendo sus notas y reportes, sus trabajos y la forma en que muestran su comprensión del tema.

La Elaboración viene con el cuestionamiento y la experimentación, y todos estos experimentos y preguntas que se hacen suelen ir más allá de los estándares a alcanzar.

*Nota #1: A menudo podrás encontrar estándares de aprendizaje que podrás combinar para lograrlos en una misma unidad haciendo un aprendizaje no compartimentado de las materias, de forma que todo este proceso no se realiza para cada uno de los estándares de aprendizaje, sino para un conjunto de ellos.

*Nota #2: Quiero decir que para mi fue un proceso que duró más de un año hasta que fui capaz de dominar bien estos procesos. Al principio del curso estaba aterrada por perder el control de la clase y no sabía muy bien como monitorizar el aprendizaje para lograr alcanzar los objetivos a través de un proceso de indagación y experimentación autónomos. Pero cuando el curso acabó pude darme cuenta de cuánto mis alumnos me habían ayudado a mejorar los procesos y aprender a manejarlos y estaba realmente satisfecha de los logros y el avance conseguido en cada uno de ellos de forma individual. Sentía que les había enseñado a aprender, a exigirse más, a dar lo mejor de si, y que lo habían hecho disfrutando.

Extracto del Artículo original publicado en:

http://teacheryconfessions.blogspot.com.es/2015/07/what-i-wish-id-done-with-gt-kids-in.html

6 comentarios sobre “Confesiones de un Maestro. Lo que me gustaría haber hecho por mis alumnos de alta capacidad. (1/2)

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s