Qué necesitan saber los profesores sobre los alumnos de altas capacidades y el aprendizaje cooperativo

Del Siegle – Editor

“Los niños de altas capacidades no saben trabajar de forma cooperativa, necesitan aprender habilidades sociales”. Es una afirmación que oímos con frecuencia. Incluso los programas de enriquecimiento orientados a este colectivo enfocan gran parte de su esfuerzo a trabajar estas habilidades y motivar la cooperación entre los niños.

Pero, ¿existe alguna evidencia científica que asocie el exceso de individualidad a tener un nivel de razonamiento superior a la media?. O, ¿es la falta de relación con pares intelectuales lo que les convierte en “individualistas”?. Desarrollar tu aprendizaje en un entorno donde el ritmo es demasiado lento para ti, donde el resto de niños no comparte tus habilidades y destrezas, o tu nivel de conocimiento previo sobre el tema, hacen mucho por desarrollar y favorecer esta individualidad.

Hablamos mucho hoy en día del “aprendizaje colaborativo”, de “trabajar por proyectos”. Muchos colegios ofrecen ya este sistema en sus aulas. Los padres también lo demandan para sus hijos, entendiendo que aportará valor a su aprendizaje.

Pero, ¿Lo estamos aplicando adecuadamente? El trabajo cooperativo tiene claras ventajas, la interacción entre los alumnos, la complementación de diferentes habilidades, la gestión de las tareas a realizar, la negociación de objetivos y propuestas. Sin embargo para que sea efectivo debe cumplir dos premisas:

  • Agrupación por niveles y/o habilidades. En la escuela, como en la vida laboral, es necesario trabajar con compañeros que comparten tu nivel de implicación, de capacidad, de habilidades, de conocimiento previo, para que el proyecto sea realmente el resultado de un esfuerzo conjunto del grupo y para que cada participante resulte beneficiado de ese proyecto. Es decir, para que la realización del proyecto verdaderamente haya significado que cada uno de los participantes ha resultado enriquecido por su elaboración. De otro modo, para los alumnos más capaces, se convertirá de nuevo en una tarea individual, donde comparte el resultado pero no el esfuerzo.
  • Libertad en la ejecución del proyecto. Si el proyecto es dirigido y el resultado final se sugiere, la ejecución del mismo se convierte en un trabajo de repetición y emulación, en lugar de ser un trabajo de aportación, creación, indagación y reflexión, de cada uno de los miembros del grupo en favor del grupo.

En el siguiente articulo recogemos las reflexiones sobre el trabajo cooperativo en alumnos de altas capacidades, de investigadoras de la Universidad de Connecticut:

Trabajar de manera cooperativa con otros es una de las mejores prácticas del Colegio. Desarrollar tu identidad personal y tu independencia intelectual es otra de ellas. Los colegios no deben olvidar ninguna de ellas…- Ann Robinson

Practitioners’ Guide – A9404

 

Implicaciones en el aula

La NAGC (National Asociation for Gifted Childre, USA) entiende que el aprendizaje cooperativo debería ser contemplado dentro de un conjunto de estrategias que pueden favorecer el logro de determinados objetivos para algunos alumnos de alta capacidad durante algún tiempo, pero que no debería ser visto como una panacea que reemplace las actividades diferenciadas dirigidas a atender las necesidades de los estudiantes más capaces. Cuando se utiliza en combinación con otra serie de servicios para diferenciar la educación de los más capaces, el aprendizaje cooperativo puede ser una estrategia apropiada.

La fuerza del aprendizaje cooperativo recae en el tipo de tarea y aprendizaje en el que se involucra a los alumnos. Los alumnos más capaces y alumnos con alto rendimiento académico pueden agruparse cuando el aprendizaje requiera variedad de habilidades. Esta disposición permite un escenario en el que cada estudiante podrá contribuir activamente en la consecución del producto final.

En el caso de que se organicen grupos heterogéneos con estudiantes más capaces, el resto de alumnos pueden experimentar un descenso en su autoestima cuando la tarea / finalidad del grupo se limita a las habilidades que los alumnos de altas capacidades aportan al grupo de trabajo.

Si la tarea/objetivo del grupo de trabajo no ofrece a cada miembro la oportunidad de contribuir, entonces los profesores deben limitar el rango de las habilidades de los alumnos dentro del grupo para que cada alumno tenga más posibilidades de sentirse involucrado.

El contenido y la estimulación

Las investigaciones realizadas en los últimos treinta años indican que el acceso a materias avanzadas producen logros muy positivos y perdurables en los estudiantes más capaces.

Los modelos de aprendizaje cooperativo que limitan el contenido y se circunscriben al plan de estudios no deben utilizarse con los alumnos más capaces. La tarea de grupo debe estructurarse de modo que los estudiantes más capaces trabajen con contenidos que impliquen habilidades, procesos o productos que les supongan un reto y un estímulo.

Calificaciones

La mayoría de los alumnos más capaces no ponen objeciones al trabajo en grupo, pero se oponen al trabajo en grupo cuando ven que tienen que compensar el trabajo de los otros miembros del equipo que no están motivados. En este sentido, muchos estudiantes de altas capacidades tienen estándares muy altos para sí mismos, y también para los demás. Por ello, realizar una tarea con estudiantes que no se autoimponen los mismos estándares de trabajo que ellos puede suponerles una enorme preocupación. Mientras que algunos podrían argumentar que el compromiso se aprende cuando se evalúa el resultado final de una tarea, para estos estudiantes, comprometer sus propios estándares de excelencia difícilmente contribuye a mantener una actitud positiva con respecto a la cooperación con los alumnos.

Si el resultado final de la tarea se utiliza con los alumnos talentosos académicamente, lo lógico es que sean ellos quienes organicen a su manera cómo se permite el reconocimiento a la contribución individual de cada estudiante en la tarea.

CONCLUSIONES DE LA INVESTIGACIÓN

El aprendizaje cooperativo no es una sustitución de los programas para alumnos de altas capacidades.

  • Tener grupos de trabajo cooperativo de alumnos de altas capacidades, ni ayuda ni entorpece a los otros grupos de alumnos en su desempeño académico.
  • En general, muchos estudiantes tienen un mejor autoconcepto de sí mismos en los grupos de trabajo de aprendizaje cooperativo.
  • Cuando los alumnos de altas capacidades interactúan con otros estudiantes en un grupo cooperativo puede que los otros alumnos experimenten una disminución significativa en su propio autoconcepto social.
  • Cuando los grupos son heterogéneos, esto es, se agrupan distintos niveles en grupos cooperativos, los otros alumnos tienen percepciones más negativas de sí mismos. Ellos se ven como menos inteligentes, menos colaboradores y menos líderes que cuando están agrupados con los estudiantes de nivel equivalente.
  • Una gran variedad de los modelos de aprendizaje cooperativo se han desarrollado y algunos son más apropiados para alumnos de altas capacidades que otros.

 Referencias

  • Kenny, D. A., Archambault, F. X., Jr., & Hallmark, B. W. (1994). The effects of group composition on gifted and non-gifted elementary students in cooperative learning groups (Research Monograph 94108). Storrs, CT: The National Research Center on the Gifted and Talented, University of Connecticut,
  • Robinson, A. (1991). Cooperative learning and the academically talented student (RBDM9106). Storrs, CT: The National Research Center on the Gifted and Talented, University of Connecticut.

Más información sobre aprendizaje basado en proyectos y Alta Capacidad:

Alta Capacidad y Aprendizaje Cooperativo. (lo que piensan los niños de Alta Capacidad sobre el Aprendizaje por Proyectos)

 

6 comentarios sobre “Qué necesitan saber los profesores sobre los alumnos de altas capacidades y el aprendizaje cooperativo

  1. Basándome en las aportaciones de Coleman (2005), y en experiencias propias, los métodos más útiles son Jigsaw, Equipos con Individualización Asistida, y Torneos por Equipos para grupos heterogéneos, y Grupos de Investigación para grupos homogéneos. Intentaré escribir una entrada en mi blog sobre este tema lo antes posible.

    Coleman, M.R. (2005) Cooperative Learning and Gifted Learners. En Methods and Materials for Teaching the Gifted. TX. Prufrock Press.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s