Los costes de tener un niño con Alta Capacidad.

El talento excepcional en los niños puede ser una fuente de estrés económico y emocional para los padres que no se sienten preparados.

Todos los padres creen que su hijo es especial, pero algunos niños realmente son excepcionales y tienen en realidad un “don”. Sin embargo, cuando se confirma esa noticia a los padres, se producen reacciones sorprendentes, “unos con frecuencia lloran, y hay padres que, a menudo, cuestionan la validez de los resultados de las pruebas“, -escriben Linda Silverman y Kathi Kearney, dos expertas en los niños de altas capacidades en la página web de recursos Hoagies’ Gifted Education-. Lo que es causa de regocijo, en realidad puede provocar problemas económicos y estrés.

En efecto, es una fuente de ansiedad reconocida desde hace tiempo. Silverman y Kearney señalan como referencia un informe de 1940 realizado por la psicóloga Leta Stetter Hollingworth, quien escribió:

“Las ayudas económicas a una persona joven para que tenga una preparación de primer orden de cara a ejercer una profesión, y que, además, le permita su desarrollo personal, cuesta miles de dólares. Un gran número de los niños de altas capacidades son en la actualidad excluidos de las carreras adecuadas a sus capacidades, por falta de dinero”

Sin embargo, la prevalencia de los problemas entre las familias de los niños de altas capacidades es poco conocida, en gran parte porque los expertos no están de acuerdo en una definición de conjunto de las altas capacidades en EE.UU. (The National Association for Gifted Children, sin embargo, apunta que hay un 10% de niños de altas capacidades). Esta falta de claridad también significa que muchos niños de altas capacidades pueden estar deslizándose bajo el radar, especialmente si sus padres no tienen conocimiento de ello, y simplemente no reconocen las altas capacidades o bien no tienen la confianza para animar a sus hijos a probar.

Afortunadamente, los expertos reconocen cada vez más este tipo de desafíos y están tratando de idear métodos para ayudar. En la BBC, Kate Ashford informa sobre consejos para los padres de niños de altas capacidades, con especial atención a las finanzas. “Establecer un presupuesto“, aconseja, y “mantener y controlar tus ahorros.” Ashford también advierte de los contras, citando Ellen Winner, una profesora de psicología en la Universidad de Boston y autora del libro “Niños superdotados: Mitos y Realidades”: “Hagan todo lo posible para fomentar y estimular el regalo que suponen las altas capacidades de su hijo, cualquiera que sea el campo en el que destaque. Pero hay una diferencia entre permitir o fomentar sus capacidades y otra es empujar al niño a que se convierta en un espectáculo público “.

En el caso de los niños de altas capacidades cuyos padres se están divorciando o ya lo están, también se pueden enfrentar a problemas económicos específicos, tales como la forma de repartir los costes adicionales asociados al apoyo excepcional que su niño requiere. En algunos estados de EEUU lo reconocen expresamente. Por ejemplo, en Nueva Jersey y Carolina del Norte, se incluyen los “gastos extraordinarios” en sus cálculos para la manutención de menores, que representan los gastos relacionados con las altas capacidades: clases especiales o escolarización privada “para satisfacer las necesidades educativas específicas de los niños.”

El artículo de Ashford en la BBC también hace hincapié en que los niños de altas capacidades son todavía niños, física y emocionalmente, y que presionar demasiado puede producir problemas cuando el niño madura. Esto sucede especialmente en las áreas creativas, los niños pueden “quemarse” si sus intereses precoces son a costa de saltarse etapas de la vida. Como Karen Monroe, un psiquiatra en el Hospital McLean de Boston que trabaja con niños prodigiosos le comentó a Andrew Solomon para The New York Times Magazine: “Cuando usted tiene un niño cuyo don es tan excepcional, es posible que esa parte tan especial nos distraiga y no nos permita ver la noción del niño en sí mismo “.

En otras palabras, los niños de altas capacidades todavía requieren el derecho de ser sólo niños, tal y como sus compañeros talentosos hacen.

Traducido del original:

http://www.smithsonianmag.com/smart-news/hidden-costs-having-gifted-child-180957313/?no-ist

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s