©℗®™ 7 Junio 2015


Personalizar en el Aula

Personalizar en el aula

Sabemos que nuestros alumnos son diferentes. Pero seguimos trabajando para que todos aprendan a la vez y alcancen los mismos objetivos, al mismo tiempo.

En 2015, Javier Tourón expresaba en su blog Al final, creemos que la educación tiene el potencial para seguir el mismo viaje hacia la práctica personalizada que otros campos”. Sin embargo, tengo la sensación de que, cómo ha ocurrido con el término “inclusión” la escuela no ha seguido la estela de otras disciplinas, sino que sigue adaptando lo nuevo a lo conocido, sigue amoldando las propuestas a su forma tradicional de hacer.

Este 21 de febrero presentábamos en Barcelona un importantísimo estudio Delphi sobre “personalizar la enseñanza”, en el que hemos participado 15 expertos nacionales e internacionales del campo académico y profesional, técnicos y teóricos, para disipar, definir, conceptualizar con precisión ¿a qué llamamos una educación personalizada? Y ¿por qué es importante dirigir nuestra práctica hacia este marco? ¿en qué medida afecta a nuestros estudiantes, a nuestra labor, al futuro de nuestra sociedad?

Definimos 4 pilares básicos que implican una educación personalizada:

  1. Se diferencia de individualización en que aspira a hacer efectiva la participación y la solidaridad en un contexto de interacción social.
  2. Implica diferenciar no tanto por capacidades o talentos sino por la singularidad global de cada persona.
  3. Una enseñanza personalizada está centrada en el alumno, que reconoce su propia identidad, y que se fija como objetivo desarrollar o fomentar capacidades al tiempo que empodera al propio alumno en el diseño de su trayectoria personal.
  4. Un aprendizaje personalizado debe ser experiencial y ayudar a
    dar sentido y reconstruir la experiencia personal de cada alumno
    aportándole un valor que le trasciende y enriquece. Implica el uso de metodologías de indagación, así como motivación y responsabilidad personal.

Estos 4 pilares vienen a decirnos lo siguiente:

Contexto de interacción social:

Diferenciar el trabajo que el alumno hace sólo, bien en su casa (deberes, investigación o trabajo individual) o bien en aulas, rincones o programas de apoyo y/o enriquecimiento, no definen una educación personalizada. Forman parte de las herramientas de diferenciación y multinivel que una escuela puede activar para responder a necesidades de aprendizaje que tienen que ver con el contenido, su complejidad o profundidad y cumplen, pues, una función. Pero no definen en sí misma una educación personalizada.

Singularidad Global:

Las propuestas que diferencian a los alumnos en función de su rendimiento o capacidad para rendir académicamente, bien para agruparlos en un sentido u otro, o bien para modular el nivel de complejidad de los contenidos (multinivel) o el canal de recepción y transmisión de la información (auditivo, secuencial, visual, lectura fácil, etc…), cumplen también una función, pero no constituyen por sí solos, una educación personalizada, pues definen al alumno únicamente en función de su capacidad para rendir de acuerdo a un estándar y se orientan a ofrece apoyos para alcanzar ese estándar.

Empoderar al alumno:

Las propuestas que parten de “el docente define los objetivos, los contenidos, las actividades (y después define el modo en que cada alumno alcanzará estos objetivos)” faltan a este principio. Se confunde personalizar con diferenciar los apoyos que ofrecer a cada estudiante para lograr un objetivo previamente marcado. La educación personalizada defiende la autonomía y singularidad del alumno para marcar su objetivo y aprender en la dirección que siente como más estimulante y enriquecedora.

Ayuda a dar sentido:

Aquí es donde la libertad de aprender, se encuentra con la necesidad de aprobar o cumplir unos requisitos. Aquí es donde el docente juega un papel crucial para aunar ambas cosas, ofreciendo a cada alumno la oportunidad de abordar el aprendizaje desde sus intereses y perfil personal.

Una escuela que personaliza es una escuela que:

Conoce a sus alumnos desde una perspectiva 360º

Los alumnos tienen más dimensiones además de la académica y tienen también un back-ground, una historia personal y familiar y experiencias fuera de la escuela, que nos aportan mucha información útil y que completan y explican su expediente académico, comportamiento y grupo de amistades en el centro.

Agrupa por intereses y nivel de desempeño

Los intereses son el viento que sopla y hace avanzar el velero mas rápido, mas fluido, con menos esfuerzo, haciendo el trayecto más placentero. Hemos de ser capaces de ligar, entroncar e implicar los intereses de los alumnos con nuestra materia y contenidos.

Ofrece distintos itinerarios y alternativas de aprendizaje

El alumno construye su agenda, guiado por sus intereses y motivación, marcándose el ritmo y profundidad de aprendizaje.

Atiende a sus alumnos desde la perspectiva de un coacher

El docente guía, estimula, ofrece herramientas para mejorar el desempeño, motiva, trabaja la autoestima de sus alumnos, ofrece a todos oportunidades para construir un auto-concepto positivo a través de experiencias positivas de aprendizaje que le lleven a desarrollar sus fortalezas internas y una actitud positiva de implicación y responsabilidad hacia su propio aprendizaje. También a fijarse metas a la altura de su capacidad, trabajar, esforzarse y persistir en ellas.

Evalúa y se evalúa

Una escuela que personaliza es aquella que pone sus estructuras y recursos al servicio del alumno. Por tanto, no evalúa en qué medida el alumno se adapta a lo esperado sino en qué medida el alumno avanza sobre sí mismo y de acuerdo a los objetivos pactados y establecidos particularmente con él y para él, y en qué medida las acciones del centro y de cada docente pueden mejorar para añadir valor a la experiencia de aprendizaje de cada uno de sus alumnos. Esto requiere, de una visión de constante feedback del docente hacia sus alumnos y de los alumnos hacia los docentes.

Y llevado a nuestras aulas hoy y ahora, significa que:

HAZTE PREGUNTAS

Más allá de manejar herramientas que te permitan identificar y valorar una serie de ítems sobre su perfil de aprendizaje, intereses, habilidades o procesos mentales, pregúntate ¿por qué? (y busca la respuesta)

No basta con conocer que un determinado alumno prefiere el trabajo individual al cooperativo y ofrecerle, por tanto, más oportunidades para aprender así, sino ¿por qué? ¿ha tenido malas experiencias en este sentido? ¿cómo ofrecerle otra perspectiva? No basta con saber que un alumno tiene una pobre comprensión lectora y por tanto ofrecerle textos de lectura simplificada, sino ¿por qué? quizá le hayamos etiquetado como un alumno con problemas de procesamiento cognitivo y, sin embargo, sea un alumno con una velocidad de procesamiento y para relacionar ideas tan elevadas, que es incapaz de expresar de forma estructurada la complejidad y diversidad de ideas que su mente genera.

Además, también debemos preguntarnos ¿para qué? Corremos el riesgo de emprender una loca carrera por manejar extensos cuestionarios o herramientas de analítica del aprendizaje que nos permitan conocer decenas de ítems relativos al perfil de nuestros alumnos, pero sin preguntarnos ¿para qué?

¿Para qué recogemos una determinada información que puede no ser relevante para nuestra materia, o que, siendo relevante, podemos no tener medios para trabajar o impactar sobre ella, o teniendo medios, las características de nuestro alumnado o centro pueden relegarla a un segundo plano? Hemos de saber identificar ¿qué medir? ¿por qué? ¿para qué?

Evitar caer en el error de convertir la toma de datos en un objetivo en sí mismo, la herramienta en la solución.

IMPLICA LOS INTERESES DE LOS ALUMNOS

La curiosidad y el interés que sentimos por una actividad o contenido aumenta nuestra motivación y ésta nuestra capacidad de desempeño. Sin embargo, cuando hablamos de enseñar desde los intereses quizá algunos docentes imaginan alumnos eligiendo jugar en el patio todo el tiempo.

Debemos aclarar:

Los niños, todos, anhelan aprender.

Porque aprender forma parte de nuestro desarrollo y auto-realización y estamos orientados hacia este objetivo desde que nacemos. Cuando un alumno muestra desconexión por su aprendizaje y elude su responsabilidad, suele ser una estrategia de evasión, la respuesta a un entorno que no le incluye (o no le ha incluido en el pasado), que no tiene en cuenta su perfil, que no le ofrece oportunidades para obtener logros a través del esfuerzo y por tanto, no siente la “dopamina” que le estimula a seguir avanzando. Identificar sus intereses y darle la oportunidad de ligarlos al aprendizaje en el aula puede suponer un punto de inflexión.

He tenido una alumna este año cuya madre se preocupaba porque elegía pocas asignaturas y pasaba mucho tiempo en el patio. Esta alumna sólo elegía las asignaturas de lengua, porque ella quería ser periodista, y lo demás, no le interesaba. Yo enseño Business Studies para los IGCSE británicos, una materia que trabaja mucho las destrezas de pensamiento, la toma de decisiones, el debate argumentado, el análisis y comprensión global de los acontecimientos y especialmente las funciones ejecutivas. Eran estos aspectos que parecían iban a favorecer mucho a esta alumna. Un día salí al patio a buscarla. Le pedí ayuda. Yo había llevado a clase un periódico de economía en el que se exploraba el caso de una empresa y queríamos analizarlo en clase. Además, nos iba a servir para construir una entrevista para un empresario del sector al que íbamos a invitar para la clase siguiente. Ella aceptó, no con cierto recelo y timidez, pero ese día fue protagonista gracias a su particular interés por el periodismo, y también al día siguiente, liderando la entrevista. Descubrió además que todos están construyendo el proyecto empresarial que habían elegido y cuando supo que ella podía hacer una plataforma de noticias…. ¡Bingo! No sólo se quedó con nosotros, sino que empezó a ver el resto de asignaturas también como oportunidades para completar su formación y ¿saben qué? Su actitud cambió tanto que hasta ha sido acelerada en algunas asignaturas en el segundo trimestre.

Los intereses, son el viento que empuja nuestro velero y nos hacen disfrutar del viaje.

Los intereses son moldeables.

Algunos niños tienen intereses de aprendizaje muy marcados desde pequeños. Otros los van variando a medida que se desarrollan. La mayoría va probando aquí y allá y a otros, a primera vista, no les interesa nada. Pero para todos se trata de ofrecer un menú abierto, en el que todos han de comer, pero cada uno conforma su plato según sus apetencias y el hambre que siente en cada momento, de forma que cada alumno se auto-regula y decide qué comer. Se trata de generar experiencias de aprendizaje suficientemente ricas, abiertas y flexibles como para permitir que los alumnos descubran y exploren intereses, que podrán o no despertar pasiones y profesiones futuras (Recordemos a Carolina Marín que no descubrió su pasión por el bádminton hasta que acompañó a una amiga a una clase. O a Billy Elliot, que no descubrió su pasión por el baile hasta que no vio una clase de ballet. Descubrieron su pasión gracias a la oportunidad de explorar esa área, y no antes)

Pero el docente nunca está ausente. El docente:

  1. Identifica qué alumnos trabajan dentro de su zona de confort y los estimula y reta para salir de ella, ahondando en los por qué (a qué tiene miedo ¿por qué no tiene el coraje para afrontar un reto a la altura de su capacidad? ¿cómo ayudarle?)
  2. Diseña una estrategia agrupamientos que generan sinergias positivas y estimulantes que llevan a los alumnos a ir un paso más lejos en el aprendizaje (¿Cuántos no hemos “comido” de más simplemente por estar en un entorno agradable y relajado, en una conversación y con amigos que nos hacían sentir bien?) y en el desarrollo personal y competencial.
  3. Incentiva. Hoy se ha dejado de hablar de motivación intrínseca o extrínseca, hablamos de motivación autónoma, que conjuga la motivación intrínseca que surge de nuestros intereses y perfil, con un contexto que acompaña, canaliza y estimula esa motivación, permitiendo que llegue a cuotas más alta y no limitándola ni frenándola.

OFRECE UNA DIMENSIÓN PRÁCTICA AL CONTENIDO

Contenidos curriculares y libros de texto a menudo no están tan coordinados como creemos. Los libros de texto nos ofrecen una definición, características una visión limitada, acotada y académica del contenido, se centran en el qué, pero no en el por qué ni para qué. A nuestros alumnos no les interesa el qué. Es más, muchos alumnos no nos necesitan para aprender una definición, un hecho histórico o una fórmula. Pero si nos necesitan para explorar las implicaciones, causas, usos y consecuencias. ¿Para qué tengo que aprender esto? ¿De qué modo me sirve para conocerme mejor, retar mis fortalezas y destrezas, entender el mundo que me rodea, prepararme para afrontar mi futuro? Implicar destrezas de pensamiento crítico y creativo y construir el aprendizaje desde su punto de partida, sus reflexiones, su curiosidad. Damos así significado personal y diferenciado a la experiencia e inversión en aprendizaje de cada alumno.

EL FEEDBACK HA DE SER CONTINUO

Orienta tu evaluación a mejorar la comprensión que el alumno tiene sobre sus propios procesos y estrategias de aprendizaje, fortalezas y debilidades, sobre lo que se espera de su trabajo y por qué y orienta cada uno de sus pasos exigiendo a cada uno al nivel de su capacidad. El objetivo deja de ser puntuar la capacidad del alumno para retener un contenido y expresarlo por escrito en un examen, el feed-back tiene como objetivo acercarte al alumno, comprender los por qué y ofrecer herramientas para la auto-evaluación y mejora. El alumno ve así recompensados sus esfuerzos, entiende qué debe modificar y cómo y se siente apoyado y comprendido, encuentra el camino para avanzar y construye una actitud y mentalidad positiva hacia el aprendizaje que le dará el coraje para aspirar a metas más altas cada vez.

LOS MÉTODOS SÓLO SON UNA HERRAMIENTA

También nos afanamos en buscar “métodos de personalización”. No existen. Si la personalización es la capacidad del docente y las estructuras educativas para adaptarse y responder a cada uno de sus alumnos, ofreciéndoles experiencias de aprendizaje diversas, flexibles y alineada con sus intereses y perfil personal, estimulado por un contexto social de aprendizaje que ofrece sinergias de crecimiento y mayor desarrollo cognitivo y competencial; si es personal, no se puede sistematizar en un método, en unas directrices, en unos pasos secuenciales o universales.

Me remito aquí a las palabras de Stephen Pfeiffer como editor del libro “Desarrollo Emocional y Social de los alumnos con alta capacidad” (traducido por mí misma para la Editorial Unir, con la supervisión y edición de Javier Tourón): “Ningún método es efectivo si no parte de las necesidades de los alumnos”, de aquellos que están en nuestra aula.

Las metodologías activas por supuesto, forman parte del amplio conjunto de estrategias que se pueden utilizar en el contexto de una educación personalizada, pero su conocimiento o aplicación, por sí solas, tampoco son suficientes ni garantía, de estar ofreciendo una educación personalizada.

Personalizar en el aula es posible. Hoy y ahora.

ACCEDE A LOS VÍDEOS DE LA MESA REDONDA Y PRESENTACIONES DE RICHAR GERVER Y BÁRBARA BRAY, EN EL EVENTO DE PRESENTACIÓN DE ESTE DELPHI (no te los pierdas, son muy recomendables):

Artículo originalmente publicado en http://www.jblasgarcia.com/2020/03/personalizar-en-el-aula.html por el mismo autor.

Autor:

Paulina Bánfalvi Kam. Miembro del panel de expertos el estudio Delphi sobre personalización de la educación. Feb. 2020, Institució Educativa. Autora de “La Rebelión del Talento. Personalizar el aprendizaje desde la comprensión de las altas capacidades” Ed. Aljibe. Marzo 2020 y del blog con el mismo nombre www.aacclarebeliondeltalento.com. Traductora del libro “Desarrollo emocional de los alumnos con alta capacidad”. Ed. Unir. Feb. 2020. Ponente en diversos congresos y jornadas nacionales e internacionales sobre Educación Personalizada; Creatividad y Aprendizaje y Desarrollo del Talento. Formadora de docentes. Profesora módulo “Desarrollo del talento” enriquecer el aprendizaje para todos los alumnos del Curso de Experto sobre Altas Capacidades de la UIB (2018/2029). Profesora de Secundaria en el “Dragon American School”. Experta en altas capacidades y desarrollo del talento (UNIR). Postgrado en marketing digital 1 to 1 (OBS). Máster en personalización (ESIC). Lda. Marketing y Gestión empresarial (ESIC)

Autor: Paulina Bánfalvi Kam. La Rebelión del Talento @aacclarebelion @PaulinaBk

Derechos de autor:

Los textos publicados en internet están sujetos a los mismos derechos de autor que las obras impresas. Me encantará que compartas siempre que cites de forma clara y explícita al autor y añadas el enlace a la fuente (tanto si es el texto completo o partes del mismo, incluso si parafraseas el contenido), y lo hagas sin fines comerciales ni lucrativos.


12 respuestas a “Personalizar en el Aula”

  1. Avatar de En mi clase hay un alumno con alta capacidad, ¿Qué hago? – LA REBELIÓN DEL TALENTO

    […] Un maestro no puede enseñar a distintas velocidades, pero los alumnos sí pueden aprender cada uno en función de su capacidad. «Transformar la escuela de un auditorio a una comunidad» como nos cuenta Salvador Rodriguez en su blog. Construir «carriles a distinta velocidad», como nos insta Javier Tourón en esta entrevista, son los enfoques que nos permitirán atender a los alumnos en el aula, a cada uno según su capacidad, a cada uno según sus intereses. Personalizar la educación, sí, es posible. […]

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Valora el Artículo

Puntuación: 2.5 de 5.
A %d blogueros les gusta esto: