©℗®™ 7 Junio 2015


¿Por qué luchamos?

AaCc, La Rebelión del Talento

Como en muchas familias al descubrimos padres, cónyuges, hijos, hermanos, tíos y amigos de niños y adultos con Altas Capacidades, revivimos una experiencia que no es positiva. Hemos visto cómo el talento se apaga, se somete, se critica, se envidia, se golpea, se minimiza, incluso se ataca… hasta anularlo. Hemos visto cómo se ignora la capacidad de estas personas para ver el mundo de un modo distinto, a través de una visión más profunda, de un análisis más lógico, de un alma más sensible, de una mente más creativa y de un corazón más frágil.

Hoy hemos dicho ¡BASTA! y hemos decidido abrir una ventana al mundo para que todos los que os sintáis igual, luchéis conmigo para poner fin a este sometimiento, a este absurdo, a este sufrimiento y a la estupidez de negar la individualidad. Muchos llevamos años luchando para que nuestros hijos reciban aquello a lo que la ley les da derecho, para, tras obtenerlo, darnos cuenta de que no sirve, de que no es suficiente, de que no vale.

El talento, la inteligencia superior, la creatividad, la especial sensibilidad de nuestros hijos, su ritmo y avidez por aprender, por crecer, por profundizar, por entender, por hacer.. no se puede tratar desde la ignorancia de lo que son las altas capacidades en su conjunto. Un curso, un master, unas letras en una pizarra, una triste clasificación de signos o características, un número en un test, no definen lo que son y requieren nuestros hijos. No necesitan un par de ejercicios adicionales cuando acaban las tareas ordinarias. No es más trabajo lo que piden, sino distinto y más profundo.

El sistema educativo actual español falla para todos los alumnos. Lo sabemos todas las familias desde hace mucho tiempo. No son medios, no son recursos, sino sistema y valores. La anulación sistemática de la meritocracia, los límites al avance individual, la repetición machacona de las operaciones y contenidos, la carga de deberes que de nuevo repiten el trabajo de clase, la baja implicación del alumno en su proceso de aprendizaje, la escasa o nula valoración del esfuerzo personal, del trabajo más allá de lo exigible, de la creatividad en las respuestas y soluciones, de la búsqueda de alternativas al pensamiento único, están convirtiendo a nuestros hijos en ganado abocado al paro. La falta de un profesorado capaz de entender y motivar a cada alumno en su individualidad, en su estilo de aprendizaje, que trabaje las distintas áreas para lograr un desarrollo armónico y equilibrado desde los primeros años de escolarización, nos dejan huérfanos de soluciones y presos de un sistema que lejos de desarrollar el talento individual, lo oprime y lo apaga.

Mientras el resto de naciones de los países desarrollados hace tiempo han entendido que los niños del siglo XXI deben ser formados en valores de independencia, creatividad, superación personal, imaginación, competitividad, liderazgo, automotivación, comunicación, análisis crítico, diversidad y diferenciación, España sigue empeñada en la sobreprotección, en la repetición, la copia, el grupo y la homogeneidad, desmotivando a generaciones enteras y abocándolas a ser excluidas de los motores que lideren la sociedad en un futuro próximo.

En el caso de los niños de Altas Capacidades, por su elevada capacidad de razonamiento e interrelación, su divergencia y creatividad innata y por su mayor rapidez y velocidad de aprendizaje, la situación es aún mucho más urgente y dolosa. Sus pequeños cerebros, que no entienden de formalidades sin sentido, que analizan y racionalizan cada premisa, buscando su lógica interna, su utilidad y funcionalidad, colapsan ante el absurdo de un sistema que les obliga a repetir lo que ya saben, y que les limita y prohíbe avanzar al ritmo que para ellos es innato y natural. Su sensibilidad y autoestima se ve entonces mermada, atacada, dañada. Acuden a los centros educativos ávidos de aprender.

Creen que allí encontrarán el saber que ansían, que les hace soñar, que alimenta su imaginación. Pero chocan contra los muros del «eso no toca», «espera a tus compañeros», «deja que responda otro», «eso ahora no», «no te adelantes», «repítelo», «después..»… y no comprenden. ¿Por qué en el lugar que deben enseñarme, no me enseñan nada? ¿Por qué nadie responde a mis preguntas? ¿Por qué me regañan por querer siempre contestar? ¿Por qué tengo que repetir lo que ya se hacer? ¿Por qué no puedo aprender cosas nuevas? ¿Qué sucede? ¿Sólo me sucede a mi? ¿Soy raro? ¿Por qué soy diferente? ¿Por qué los otros niños no entienden mis palabras? ¿Por qué no quieren viajar conmigo a la Luna, o clasificar dinosaurios o sumar las hojas de los árboles? Ante esta incomprensión, unos niños optarán por mimetizarse con el resto renunciando a su diferencia, otros se retraen en si mismos para ser luego tachados de asociales, algunos responden con comportamientos disruptivos para convertirse en el «payaso» o peor, «el matón» del grupo, y otros se adaptan mientras intentan, sin éxito, sujetar sus ansias de aprender, tratando de asumir su diferencia, cumpliendo con lo que se le pide, simulando su soledad y soñando con que algún día todo cambiará.

Pero nada cambiará si la sociedad no cambia. El sistema educativo es reflejo de nuestros propios valores, de nuestras exigencias, de nuestras peticiones. Mientras sigamos sumidos y creídos en la mentira de que todos somos iguales y todos debemos aprender de la misma forma, no habrá justicia para ninguno de nuestros hijos, ni un sistema válido para el desarrollo de sus talentos individuales.

La sociedad, y la forma en que ésta acepta, valora y potencia el talento, debe cambiar. Cambiar para ser mejor, para incorporar mejor a todos sus individuos, pues en la medida que el talento se apoya y se desarrolla, toda la sociedad en su conjunto se beneficia. Austria, Gran Bretaña, Hungría, Finlandia, Singapur, India, China, Japón y EE.UU, hace tiempo que han entendido que una sociedad progresa en la medida que lo hacen sus individuos y que es la apuesta por el talento, el motor que la hace cambiar.

Asi como los éxitos de nuestros deportistas empujan a la sociedad en su conjunto a practicar más deporte y al albor de esta nueva cultura surgen nuevos y mejores deportistas, así los éxitos de nuestros científicos, escritores, pintores, matemáticos, informáticos, ingenieros, empresarios y creadores, trabajará en pos de una nueva cultura. La cultura del esfuerzo, del trabajo, del mérito, de la eficacia, de la eficiencia, de la responsabilidad, de la implicación por la tarea, de la creación, de la diversidad, de la creatividad, hará que afloren más y mejores talentos, más y mejores oportunidades de desarrollo para todos nuestros hijos.

Autor: Paulina Bánfalvi Kam. La Rebelión del Talento @aacclarebelion @PaulinaBk

Derechos de autor:

Los textos publicados en internet están sujetos a los mismos derechos de autor que las obras impresas. Me encantará que compartas siempre que cites de forma clara y explícita al autor y añadas el enlace a la fuente (tanto si es el texto completo o partes del mismo, incluso si parafraseas el contenido), y lo hagas sin fines comerciales ni lucrativos.

Entradas relacionadas


113 respuestas a “¿Por qué luchamos?”

  1. Avatar de Izaskun

    No se cómo agradeceros esta mano que ofreceis, por que acabamos de llegar a este mundo taaaan complicado, así como de golpe, como en caída libre…
    Cuando te dicen las palabras mágicas no sabes muy bien ni de qué te están hablando por que tú siempre has oído hablar de superdotados así como de refilón, pero que es AA.CC??? Parece que hemos tenido suerte, ha sido desde el colegio que se han dado cuenta, ellos han comenzado el proceso con nuestro consentimiento y ellos no dieron la palabra mágica, nos dejaron en estado catatónico pensando que se habían equivocado, que nuestro hijo es «normal», JA, JA , empiezas a leer sobre el tema y te das cuenta de que todas esas cosas que te parecían caracteríticas de tu niño resulta que son compartidas por un gran batallón de luchadores en el que hemos entrado casi sin darnos cuenta y ahora todo da miedo, no sabes qué es lo mejor, a quién hacer caso, sólo sabemos que queremos que sea feliz y que eso nos va costar un poco más todavía de lo habitual, que no va a ser fácil conseguirlo.
    Espero que lo consigamos y espero en un futuro poder ayudar yo a padres que lleguen a esta guerra igual de desorientados que hemos llegado nosotros…

    Me gusta

    1. Avatar de Paulina

      Gracias Izaskun por tu comentario. La verdad es que vuestra reacción, es la de muchos padres. Un poco asustados, un poco desorientados, un poco temerosos. Pero el miedo, no viene de esa cualidad que nuestros hijos tienen, sino de la reacción de la sociedad y de la responsabilidad que tanto ellos como nosotros, los padres, tenemos, de que esta cualidad se desarrolle hasta el máximo de su potencial. Y aqui estamos, luchando por ello, para que la escuela y la sociedad no les pongant trabjas, junto a todos los que nos seguis. Siguiéndonos, compartiendo, ya estamos ayudando. Un saludo.

      Me gusta

    2. Avatar de SILVINA

      HOLA, MI NOMBRE ES SILVINA E IGNORO DE QUÉ MANERA LO ESTÁN LLEVANDO ADELANTE (SOY NUEVA EN ESTE ESPACIO), TRABAJO COMO DOCENTE Y ESTOY PERMANENTEMENTE A LA PESCA DE NIÑOS DE ESTE TIPO.
      TAMBIÉN YO PADEZCO LAS MISMAS COMPLICACIONES DE MODO PERSONAL.
      ESA SENSACIÓN DE NO «ENCAJAR». DE TENER MUCHÍSIMO PARA APORTAR A LA SOCIEDAD Y MUCHAS VECES ESTAR ATADA DE PIES Y MANOS PORQUE «ES INCONVENIENTE MANIFESTARSE». GENERAR GRUPOS DE ENCUENTRO, NO SOLO PARA PADRES, SINO TAMBIÉN PARA ADULTOS CON ESTAS CARACTERÍSTICAS, ESTARÍA MUY BUENO SIN EMBARGO, TAMBIÉN ESTARÍA MUCHO MEJOR, MANIFESTARSE A PLENO, PERO CON MUCHA SABIDURÍA; PARA VER QUÉ SUCEDE CUANDO ALGUIEN CON ESTAS CARACTERÍSTICAS «ELEVA» A OTRO EN SU COMPRENSIÓN TRATÁNDOLO COMO A UN PAR CON LAS MISMAS CAPACIDADES Y/O TALENTOS ESPECIALES. ES TAN SOLO UNA OPINIÓN. QUIZÁS YA LO ESTÉN HACIENDO.
      SALUDOS Y GRACIAS

      Me gusta

      1. Avatar de Paulina

        Hola Silvina. Muy bienvenida. Nuestra propuesta es de aportar información que entre todos podamos divulgar para, poco a poco, ir cambiando conciencias. Primero, de los AC que se esconden. Segundo, de los padres que, o esconden a sus hijos o no saben muy bien cómo actuar en casa y en la escuela. Tercero, de los educadores, y cuarto, de toda la sociedad en su conjunto. No hay motivos por los que no podamos encajar. Y si no lo hacemos es precisamente, por lo que tu cuentas, porque sientes esa «presión» por ocultarte, por no mostrarte tal cual eres, por querer hacer tanto y no hacerlo para no «molestar» a los demás, se diría que tu intensidad e implicación fueran «en contra» de los intereses, no se sabe de quién o qué. Por que de alguna manera sientes que vas con el «freno de mano» puesto.

        Como docente que eres, tu presencia aqui tiene doble valor para nosotros, y nos gustaría mucho oir tu opinión sobre cómo se aborda la presencia en clase de niños de AACC por parte de los profesores.

        Hay grupos de facebook y asociaciones de AACC para esto que tu dices, agrupaciones de adultos de altas capacidades donde expresar y aprender. Te recomiendo algunos, aunque no los sigo mucho, tendrás que ver en cuál te encuentras mejor : https://www.facebook.com/groups/superdotacionyaltascapacidades/https://www.facebook.com/groups/386316304851758/https://www.facebook.com/gruposapoyoadultos.gta?fref=ts. Tienes, además, claro, nuestra página de facebook : https://www.facebook.com/aacclarebeliondeltalento?fref=ts donde comentamos muchos temas relativos a las altas capacidades, su especial sensibilidad, clichés y prejuicios alrededor de lo que se espera de ellos y otros aspectos. Te animo a que nos aportes tus experiencias, tu sentir, en fin, lo que quieras. Allí podemos dialogar con más agilidad y permitir un diálogo entre todos. Un saludo.

        Me gusta

        1. Avatar de SILVINA

          GRACIAS POR LA INFO !!!

          Le gusta a 1 persona

          1. Avatar de Paulina

            De nada! 🙂

            Me gusta

  2. Avatar de El español errante

    Paulina, permíteme hacer una aclaración 🙂

    Las AACC, no són el 2-3 por ciento sinó entorno al 15 por ciento, es decir, incluyendo superdotados y talentosos.

    No lo digo yo por decir, lo dice el profesor Tourón, experto en AACC.

    Saludos
    🙂

    Me gusta

    1. Avatar de Paulina

      Tienes razón.. ¿Vés? ¡¡¡no estas tan solo!!! Un abrazo.

      Me gusta

Responder a El alquimista Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Valora el Artículo

Puntuación: 2.5 de 5.
A %d blogueros les gusta esto: