Avances en la atención al alumnado de Alta Capacidad en la Comunidad de Madrid.

¡Lo estamos consiguiendo!

¡Se anuncian importantes cambios!

No podemos atribuirnos todo el mérito, pero sí nos sentimos parte del cambio que se está fraguando desde la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid.

Como muchos sabéis, estuvimos reunidas con el Consejero y Viceconsejera de Educación de la Comunidad de Madrid el 27 de Julio del 2015, en protesta por la orden 1495/2015 que se publicó el pasado 15 de Junio en el BOCM. Durante la hora y media que duró esa reunión, expusimos ampliamente y con datos estadísticos en la mano, la situación del alumnado en nuestra Comunidad, los bajos ratios de identificación y los problemas en su atención.

Partiendo de un estudio riguroso sobre las propuestas internacionalmente aceptadas, planteamos una serie de propuestas y mejoras.

Así el Consejero, convencido de la necesidad de un cambio, nos propuso presentar un documento de mejora y modificación de esta normativa. El pasado 21 de Octubre del 2015 presentamos esta propuesta desde la capacitación y experiencia legal de nuestra co-fundadora Silvana y desde el rigor científico que el Profesor J. Tourón, F. Castiglione y L. Carreras nos aportaron.

En Noviembre recibimos notificación de que la orden 1493/2015, que suponía un serio retroceso en los derechos de este alumnado y un impedimento a su correcta atención, sería modificada incorporando muchas de las propuestas que habíamos presentado.

El pasado 28 de Enero se organizaron a petición nuestra, en el Centro de Formación del Profesorado de la Comunidad (CRIF Las Acacias), unas jornadas sobre identificación de este alumnado y sobre el enfoque del aula multinivel, aquella que permite un aprendizaje a distintas velocidades dentro del aula, y de forma integrada con el grupo-clase. Jornadas a cargo de los Catedráticos Javier Tourón (Unir), y Steven Pfeiffer (Universidad de Florida), dos referentes de los mayores referentes de primer nivel en el panorama internacional sobre las altas capacidades y el desarrollo del talento, que nos trajeron los avances de la investigación de los últimos 15 años, para romper con los clichés y tópicos que rodean las altas capacidades y que impiden su correcta identificación y atención.

Los pasados días, 30 de Mayo y 6 de Junio, hemos estado reunidas con el Director y Subdirector de Primaria de nuestra Comunidad, y el equipo responsable de la Formación del Profesorado. Con ellos hemos comentado extensamente la situación de la modificación de esta normativa, de los planes de formación del profesorado y del enfoque que la Comunidad propone para este alumnado.

Allí se nos agradeció nuestro trabajo por haber puesto el foco en este alumnado y haber aportado una visión actualizada e inclusiva respecto de su atención.

Así os podemos informar de las líneas en las que se está trabajando :

SOBRE LA NORMATIVA

Como ya nos anunciaron, se está modificando la normativa que regula la atención al alumnado de alta capacidad, integrándolo dentro de un nuevo decreto de atención a la diversidad, estableciendo la obligatoriedad de responder educativamente a todo el alumnado que por cualquier motivo presente una necesidad educativa diferenciada de forma inmediata, flexible y personalizada. De este modo, no será necesario esperar a obtener una evaluación psicopedagógica que de algún modo deba certificar aquello que ya es una evidencia en el aula y que el maestro está viendo en su día a día. Atención más allá de la espera de la evaluación, más allá de los plazos burocráticos.

SOBRE LA EVALUACIÓN PSICOPEDAGÓGICA

La mueva normativa establecerá la necesidad de ampliar los criterios completando los test psicométricos con una evaluación cualitativa que incluya las observaciones de la familia y el profesorado. De esta forma se pretende evaluar atendiendo a los perfiles psicométricos del menor, alejarse de criterios de corte fijo basados en el CI y con un enfoque orientado más a determinar las necesidades educativas del menor que a “clasificarlos” en base a criterios que hoy ya se demuestran obsoletos por parte de la academia internacional.

SOBRE LA FORMACIÓN

Todo esto no sería posible si no se acompaña con un programa de formación ambicioso. Así,  ya se han iniciado y continuarán a lo largo de todo el próximo curso, programas de formación orientados a formar y actualizar al profesorado en metodologías de aprendizaje por proyectos, Flipped Classroom y el uso de TICs como herramientas para personalizar el aprendizaje y permitir distintos niveles y velocidades dentro del aula.

SOBRE LA RESPUESTA EDUCATIVA

Los responsables de educación de la Comunidad de Madrid han entendido, gracias a todos los trabajos de investigación aportados, y a la inestimable aportación del Profesor J. Tourón, que en el mes de Enero se reunió también con el Consejero de Calidad Educativa de la Comunidad, que el alumnado de alta capacidad requiere de una respuesta inclusiva, de trabajo útil, significativo e incorporado dentro de las tareas del aula. Por tanto, medidas como “más trabajo” o medidas que proponen al alumno un trabajo aislado de su grupo, no tendrán cabida en la próxima normativa.

También se desliga la respuesta educativa del alto rendimiento, atendiendo a las necesidades específicas que cada menor presente en cada momento de su ciclo de desarrollo.

SOBRE EL PEAC

Hemos sabido también que se van a aumentar a 2.000 las plazas del PEAC para este próximo curso 2016-2017. Siguen siendo pocas plazas, pues podemos estimar que en nuestra comunidad hay más de 100.000 niños de alta capacidad (atendiendo al criterio de la NAGC que estima que un 10% de la población presenta alta capacidad en una o más áreas). Y porque son pocas plazas, los criterios de admisión se endurecen cada año.

Es importante para padres, tutores y orientadores entender que no cumplir estos criterios de adminisión no suponen “no ser” de alta capacidad, y que acceder a este programa no es la única respuesta educativa que merecen nuestros estudiantes, pues la principal respuesta debe darse en el centro educativo, en horario lectivo e integrado con el resto de su grupo.

 ¿QUÉ NOS QUEDA?

Queda ampliar la formación de los equipos de evaluación para que sepan identificar aspectos como doble excepcionalidad, o procesamiento viso-espacial, o aspectos emocionales que pueden deprimir o afectar el CI global, que por ser una media, pondera fortalezas y debilidades, ocultando las primeras. Y en esta dirección hemos presentado ya unas propuesas de modificación que incluyan:

  • Establecer un criterio común para que la evaluación no quede supeditada al criterio particular de cada evaluador, ya que esto supone que un niño pueda ser considerado o no de alta capacidad según el evaluador que lleve su evaluación.
  • Derecho a un segundo diagnóstico, en caso de no estar de acuerdo con el primero.
  • Establecer protocolos que permitan a las familias reclamar en caso de discrepancia y contando con criterios objetivos.

Así, podemos concluir que la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid está enfocando todos sus esfuerzos hacia una escuela inclusiva, innovadora, flexible, multinivel, tecnológica, y que busca la excelencia de todo su alumnado. Y hemos pues de agradecer la disposición de sus responsables por escuchar nuestras propuestas mostrando una mentalidad abierta y un extenso y profesional conocimiento de la situación en nuestros centros.

¿Quiere esto decir que todo va a estar solucionado para el próximo curso?

Esto quiere decir que avanzamos en la buena dirección y que podremos contar con un marco normativo, formativo y de enfoque de la educación en la dirección correcta, que permita a nuestros hijos aprender de un modo más significativo, estimulante y retador. Quiere decir que la Administración está haciendo aquello que es su labor hacer, pero en la educación de nuestros hijos hay más responsables.

No podemos soñar con que todo cambiará de la noche a la mañana y que estas medidas se apliquen con más o menos celeridad. Dependerá, en mucho, del Centro y el tutor concretos, y cambiar mentalidades no se consigue de un día para otro. Pero tener un marco legal y normativo a favor, nos da la oportunidad a todos de empujar hacia la misma dirección.

Por eso, sigue siendo fundamental que como padres entendamos la importancia de informarnos y formarnos, para exigir, en todos los estamentos donde sea necesario, los derechos de nuestros hijos. Ni más ni menos que sus derechos.

Cuando celebramos estas reuniones con frecuencia nos encaran los pocos casos de reclamaciones desde este colectivo, y sin reclamaciones, la lectura es que “todo va bien” y los casos expuestos parecen “puntuales”.

  • Si tu colegio no tramita la evaluación de tu hijo con la celeridad que necesitas, dirígete al EOEP o DAT de tu zona y solicítalo por tu cuenta.
  • Si te han hecho una evaluación y tienes razones objetivas para dudar de su corrección, solicita una nueva evaluación con un orientador diferente. Si no te la facilitan, dirígete al inspector educativo. Ellos apenas determinarán si la evaluación se ha realizado en tiempo y forma, pero harás constar una protesta al respecto, y así, podrás hacer ver si los equipos de orientación están o no realizando las evaluaciones de forma correcta. ADEMÁS, dirígete a la oficina de atención a la diversidad en la calle Vitrubio o calle Gran Vía de Madrid, y expón tu caso, ellos si tienen formación psicopedagógica.
  • Si tienes una evaluación que determina que tu hijo es de alta capacidad y en el colegio no se acomete la adaptación educativa necesaria o ésta no está dando el resultado esperado en tu hijo, solicita por escrito una propuesta. Si no responden, dirígete al inspector educativo de tu zona.

Si no protestamos, no aparecemos en las cifras estadísticas, si no aparecemos, no existimos. Si no existimos, no se nos atiende.

Para protestar, hay que hacerlo, eso sí, con criterios objetivos y debidamente informado/a, habiendo antes solicitado todo por escrito para que haya una constancia clara de tu petición expresa.

¿Cuál es la visión de La Rebelión del Talento?

El 7 de Junio de 2015, Rebelión publico su primer artículo. Desde el principio tuvimos claro que se podía cambiar la forma en que la sociedad, y especialmente la comunidad educativa, percibían las altas capacidades si se trataban éstas con rigor y atendiendo a criterios científicos. Romper los estereotipos, hacer pedagogía de que las medidas aisladas o de “más cantidad” , que hasta la fecha son las medidas más comunes para atender a este tipo de alumnado, no son las adecuadas para estos alumnos.

Y no por una cuestión de “opinión”, sino por que así lo indican las voces más influyentes del panorama internacional, conclusiones a las que han llegado tras más de 20 años de investigación.

Partiendo de dos premisas generales:

  • Los niños de alta capacidad son niños y no son “bichos raros”,
  • La respuesta educativa más urgente es aquella que sucede en horario escolar y dentro del marco de una pedagogía inclusiva, multinivel y flexible.

Entendimos que nuestra lucha era la misma que aquellos que luchan por una escuela innovadora, creativa, basada en el debate y creando comunidades de aprendizaje, y que en este marco, nuestros hijos, pero también, el resto del alumnado, serían capaces de desarrollar su talento, auto-realizarse y crecer de forma sana y equilibrada. Y entendimos que trabajar en este sentido era trabajar a favor del alumnado de alta capacidad, pero también a favor de una escuela innovadora que prepare a nuestros hijos (a todos ellos) para su futuro.

La Administración nos traerá novedades positivas a partir de este próximo curso: el marco normativo favorecerá una atención inclusiva, flexible e inmediata, dando al tutor más potestad para responder a las necesidades de sus alumnos sin ligar la actuación a un arduo y lento proceso burocrático.

También esperamos que este nuevo marco normativo sirva de ejemplo para otras comunidades.

Con la Administración seguiremos trabajando a favor de los niños de alta capacidad. Pero también eres tú, padre o madre, y tú, docente, los que tenéis que conseguir que este cambio suceda antes y para todos los niños, en todos los centros, en todas las aulas.

Agradecimientos:

Nuestro agradecimiento a un equipo en la Consejería de Educación, que desde su Consejero a su Viceconsejera, directores y subdirectores de los distintos departamentos, nos han recibido siempre con sincero interés y han mostrado gran profesionalidad al apostar por una escuela diferente. Ellos quieren llevar a Madrid a la cabeza de la innovación educativa y la apuesta por el talento y la excelencia, de TODO el alumnado. Ellos pueden cambiar la normativa e invertir en formación. Pero no pueden entrar en cada aula. Sin el apoyo y empuje de cada maestro y la movilización de cada padre, esto no podrá traspasar los muros del papel, para llegar al aula, a nuestros hijos.

Y, como siempre, agradecer al Profesor Javier Tourón y al Profesor Steven Pfeiffer su apoyo y cercanía.

¡Lo Celebramos! El COPM contra la ORDEN 1493/2015 de la CAM

¡Lo celebramos! Una breve entrada para celebrar que el Colegio de Psicólogos de Madrid, también se opone a la norma 1493/2015 de la CAM, y promete exigir al Gobierno regional su modificación.

Es, sin duda, una grata noticia, que esperamos provoque la inmediata derogación de esta norma, que todos, familias y profesionales, incluidos Touron, Renzulli, Carregas, Flavio, Carmen Sanz, y todas, todas las asociaciones de España, han rechazado enérgicamente en cada uno de sus postulados.

Esperamos que el nuevo ejecutivo de Madrid, sea razonable y coherente. Gracias, muchas gracias a todos los que estáis apoyando con vuestra presencia en nuestras redes, esta protesta.

http://www.copmadrid.org/web/comunicacion/noticias/162/el-colegio-se-opone-la-orden-que-regula-evaluacion-la-promocion-los-alumnos-necesidad-especifica-apoyo-educativo

Cuando el legislador es tu enemigo.

A principios de semana los madrileños nos levantamos con un auténtico tsunami legislativo que echaba por tierra las posibilidades de que nuestros hijos sean debidamente atendidos en sus centros escolares. La Orden 1493/2015 de 15 de junio 2015 de la CAM deja a nuestros hijos en manos de una especie de ruleta rusa en la que “alguien” a quien se le presume formación, capacidad y lo más relevante, voluntad, será quien decidirá el futuro de nuestros hijos.

A nuestro juicio, esto supone una violación del artículo 27.2 de la Constitución Española: «La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales».

¿Dónde queda el pleno desarrollo educativo?, ¿dónde está la libertad de las familias si son apartadas de todo el proceso de inicio a fin?

De la lectura detallada de la Orden, podéis observar cómo las familias madrileñas se encuentran literalmente atadas de pies y manos, sin ninguna capacidad de decisión y libertad, y sin voz ni voto con respecto al futuro de los hijos.

Es más, ¿dónde están las familias en la Orden 1493/2015?, ¿en Madrid qué rol juegan los padres en la educación de sus hijos de altas capacidades?… porque nosotras sólo observamos que los padres, las familias, somos sujetos pasivos receptores, sin posibilidad de activar un protocolo de detección, sin posibilidad de hacernos escuchar, sólo somos un archivador, un ente sin valor en todo este proceso.

Nos gustaría haceros partícipes de una serie de afirmaciones:

“Las familias son las primeras responsables de la educación de sus hijos y por ello el sistema educativo tiene que contar con la familia y confiar en sus decisiones.”

«La equidad, que garantice la igualdad de oportunidades para el pleno desarrollo de la personalidad a través de la educación, la inclusión educativa, la igualdad de derechos y oportunidades que ayuden a superar cualquier discriminación y la accesibilidad universal a la educación, y que actúe como elemento compensador de las desigualdades personales, culturales, económicas y sociales, con especial atención a las que se deriven de cualquier tipo de discapacidad.”

“El reconocimiento del papel que corresponde a los padres, madres y tutores legales como primeros responsables de la educación de sus hijos.”

“La libertad de enseñanza, que reconozca el derecho de los padres, madres y tutores legales a elegir el tipo de educación y el centro para sus hijos, en el marco de los principios constitucionales.»

Estos párrafos están extraídos de la Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa (LOMCE), algunos son parte del preámbulo que os aconsejo que lo leáis con detalle, y otros del artículo único que modifica la ley anterior de 2006. ¿Cómo lo veis? Choca completamente con la Orden de la CAM, es claramente una violación de la LOMCE y de la Constitución.

Es evidente que la Orden 1493/2015 de 15 de junio 2015 no es integradora con nuestros hijos, es evidente que la Orden 1493/2015 de 15 de junio 2015 pretende ¿“aliviar”, descargar el trabajo? de los EOEP (EQUIPOS DE ORIENTACIÓN EDUCATIVA  Y PSICOPEDAGÓGICA) de la CAM, trasladando al “responsable de la realización de la evaluación psicopedagógica (…) un profesor de la especialidad orientación educativa del equipo de orientación educativa y psicopedagógica, el orientador del centro de educación especial o quien asuma las funciones de orientación educativa” (ver art.4 de la Orden)

¿Ahora los orientadores y los tutores serán los nuevos EOEP? ¿Con qué bagaje profesional estas personas pueden realizar un trabajo de calidad con nuestros hijos? ¿Dónde está la equidad?

En general, los orientadores de los colegios son orientadores “escolares”, no son psicólogos clínicos, y algunos ni psicólogos, por lo que su formación sobre las altas capacidades es más bien escasa y no tienen la CAPACIDAD para pasar a nuestros hijos los test específicos de altas capacidades. Estos test no son un juego, son test clínicos que sólo pueden ser realizados por profesionales con experiencia previa y formación específica.

Pero nos falta la guinda del pastel, ese extraño convencimiento habitual lleno de ignorancia de muchos profesores y orientadores en el que las altas capacidades son niños prodigio con elevado rendimiento académico, esta falsedad que está en línea con la Orden, esa Orden que ya está en vigor. Es más, queremos recordar que existe una tasa de fracaso escolar en los niños de altas capacidades de un 70%, eso son datos, es la realidad. ¿En qué estudio se basan nuestro experto legislador madrileño para cometer el gravísimo error de vincular altas capacidades con excepcional potencial junto con elevado rendimiento? Contestamos nosotras, en NINGUNO.

La profunda ignorancia del legislador madrileño sobre la naturaleza de las altas capacidades se llevará por delante a unos menores que están bajo la tutela de sus padres, cosa que parecen haber olvidado los legisladores de la CAM, y me permito recordar que es nuestro DERECHO y lo reconoce la LOMCE, y todas las leyes educativas anteriores.

Otra muestra de la ignorancia y MALA FE, tal como comentábamos en el post anterior, es el hecho de que la evaluación psicopedagógica sea revisada al final de cada etapa, sin ninguna base científica y sin que la LOMCE ni ningún modelo de derecho comparado lo respalde. ¿Tal vez es que ser de altas capacidades es una “enfermedad temporal” o un virus?, ¿Hay que vacunar?

Esta Orden pretende apartar a los padres del proceso, los principales y primeros en ver qué hay de distinto en sus hijos son los que no tienen ni voz ni voto, cuando está demostrado hasta la saciedad que los profesores son los menos capaces en VER a estos niños… ¿Qué pasa con «La equidad, que garantice la igualdad de oportunidades para el pleno desarrollo de la personalidad a través de la educación, la inclusión educativa, la igualdad de derechos y oportunidades que ayuden a superar cualquier discriminación (…)”?

Tenemos que movernos YA, como colectivo, y demostrar sin ambages que lo primero y único son los NIÑOS y ADOLESCENTES de ALTAS CAPACIDADES.

Mi hijo es la persona más importante de mi vida, por él me muevo, por él me voy donde haga falta a hablar con quien sea, por él me peleo, porque esa personita se lo merece. NUESTROS HIJOS LO MERECEN.

Sé que todos vosotros me entendéis cuando os digo que si nosotros no nos movemos por ellos no lo hará nadie, NADIE. Tenemos que estar dispuestos a salir de nuestra zona de confort, movernos en las redes sociales, presentar quejas y que deroguen esta Orden hecha a medida de los burócratas que quieren “descargar” su trabajo trasladando a personas que no saben ni tienen la cualificación necesaria para atendernos, para que no molestemos.

¿TE MUEVES?

Contra la orden 1493/2015 BOCM 15 de junio 2015, de la CC.MM.

Ayer la Comunidad de Madrid dio un paso atrás en el apoyo al talento, al potencial de los niños de Altas Capacidades. Ayer 15 de junio, 2015, publicó en su BOCM la ORDEN 1493/2015, de 22 de Mayo sobre necesidades educativas para el alumnado de Altas capacidades. Cometen un grave error dificultando la evaluación por personal cualificado, confundiendo Altas Capacidades con alto rendimiento y planteando las altas capacidades como una cualidad pasajera que exige la repetición de la evaluación psicopedagógica varias veces a lo largo de la vida escolar de nuestros niños.

En su articulo 3 indica :

Detección temprana y atención educativa

1. La identificación inicial de las necesidades específicas de apoyo educativo del alumno será realizada por el maestro tutor y por el equipo docente del mismo.

¿Son los maestros de educación infantil profesionales psicopedagogos con capacitación para evaluar las altas capacidades de los niños? ¿O acaso creen que las altas capacidades de los niños son evaluables a simple vista, siempre, en todos los casos? Este planteamiento muestra una profunda ignorancia del tema y esta basada en falsos estereotipos, puesto que son muchos los niños, especialmente en la etapa infantil, que pueden no mostrar su capacidad debido, por ejemplo a un desarrollo linguistico no especialmente destacable (Einstein empezó a hablar tarde y tenía serios problemas de vocalización, lo que provocaba su timidez al hablar).

En su artículo 4 dice:

1. ….. Dicha evaluación psicopedagógica será revisada al final de cada etapa y, a petición del centro, al finalizar el tercer curso de Educación Primaria.

2. El responsable de la realización de la evaluación psicopedagógica será, en todo caso, un profesor de la especialidad orientación educativa del equipo de orientación educa- tiva y psicopedagógica, el orientador del centro de educación especial o quien asuma las funciones de orientación educativa.

Dos atentados contra el concepto mismo de la alta capacidad. En su punto 1 parecen dudar de la permanencia de la cualidad de superdotación o talento de nuestros hijos, por lo que requieren más de una evaluación a lo largo de su vida escolar. Pero como además, en su punto 2 deja esta evaluación en manos del profesor-orientador “o quien asuma sus funciones”, ni siquiera se asegura de que estas evaluaciones sean realizadas por la misma persona, y por personal cualificado y especializado. Es tan sorprendente y aberrante como si dijeran que un niño que a sus 10 años demuestra un gran talento musical debe ser evaluado por el profesor de matemáticas, y además evaluar su talento varias veces durante su etapa escolar, por si se le “pasa”. Bueno, creo que todos entendemos que, mientras ese talento se cultive, se atienda, se trabaje, se potencie, se motive, su rendimiento musical seguira alto. Pero que si no se dan estas circunstancias, y pese a que su potencial permanece, su rendimiento será bajo. Pero es que, no nos cansamos de decirlo, las altas capacidades no van de rendimiento, van de potencial. Y por eso, necesitan atención.

En su artículo 5 dice:

1. Las adaptaciones curriculares significativas se consideran una medida de carácter excepcional……

Esto nos parece un retroceso importante puesto que hasta la fecha, esta medida, que supone elevar los objetivos curriculares del niño, bien, dentro de su clase o bien, acudiendo para determinadas materias a clases del curso superior, era considerada una medida ordinaria, es decir, más fácil de solicitar (aunque hemos de decir que, en la práctica era una medida de aplicación muy excepcional). Deja cómo única medida acsequible para la mayoría de los niños de altas capacidades, lo que vienen en llamar “adaptación curricular no significativa” que prácticamente se basa en poner ejercicios adicionales al alumno, una vez haya acabado los trabajos ordinarios que le corresponden en su curso. Es decir, se entiende que las necesidades de los niños de altas capacidades pasan por un “más trabajo” en lugar de “trabajo diferente”, agotando a nuestros hijos con más y más repeticiones, más y más de lo que ya saben.

En su artículo 16 expone:

1. La medida de flexibilización para aquellos alumnos con altas capacidades intelec- tuales que tengan un potencial excepcional para el aprendizaje y un elevado rendimiento académico se tomará cuando las medidas educativas que el centro pueda adoptar se consideren insuficientes para atender adecuadamente al desarrollo de las capacidades de estos alumnos.

Obvian estudios de la solera estadística tales como el informe templenton, y la recomendación de profesionales del nombre de Renzulli o Leopoldo Carreras, que recomiendan la flexibilización como medida inmediata para todos los niños superdotados y de talento académico. Y no entienden cuántas veces el bajo rendimiento académico es fruto de la no atención, del aburrimiento, de la desmotivación, de la no estimulación y de mantener al alumno en un grupo con el que no comparte intereses y del que se distancia madurativamente. La flexibilización no puede ser una medida extraordinaria reservada sólo a aquellos que pese a todo, hayan conseguido mantener intacta su motivación e implicación por la tarea. La flexibilización debería ser la medida normalizada más frecuente para los niños superdotados y de talento académico, como asi lo aconsejan varios estudios y los profesionales más relevantes que llevan años estudiando las altas capacidades.

En definitiva, nuestro colectivo esta radicalmente en contra de esta orden. Exigimos su derogación inmediata. Pedimos se escuche a las familias y profesionales, y promulguen medidas pensadas para favorecer el desarrollo equilibrado y armónico de nuestros hijos, en pos del desarrollo pleno de su potencial y no medidas pensadas únicamente para aliviar el peso de un administración al que el trabajo de luchar por sus talentos, parece venirle grande.

Una ley para cubrir las necesidades del alunmando de altas capacidades debe pasar por:

1. Contar con las familias, tanto para el inicio del proceso de evaluación como para coordinar con ellas las medidas a tomar en el ámbito educativo. Medidas, que si, como dicen en esta nueva ley, deben ser constantemente revisadas, para determinar si son o no las adecuadas, con el objetivo de acometer nuevas y más exigentes medidas si las acometidas no fueran suficientes para mantener la motivación del alumno en los niveles acordes a su capacidad.

2. Establecer que las evaluaciones deberán ser exclusivamente realizadas por personal con formación y experiencia contrastada y admitir las evaluaciones privadas, en los casos de los padres que, por premura o confianza, prefieran esta medida, sin perjuicio de que la administración establezca determinados criterios de certificación o validación de los gabinetes privados.

3. Eliminar la obligatoriedad de realizar evaluaciones al final de cada ciclo, puesto que no existe estudio alguno que avale esta medida, en el sentido de que la cualidad de superdotación o talento deba ser revisada con el paso de los años.

4. Establecer máxima flexibilidad en cuanto a las medidas a acometer, y que fueran los tutores y demás maestros, el equipo de orientación y las familias, las que, en un trabajo coordinado, puedan establecer en cada momento, si el alumno requiere enriquecimiento, ampliación, aceleración o flexibilización, y cómo ir midiendo la respuesta del alumno ante cada medida, sin límites de plazos ni requisitos, más allá de la correspondiente evaluación psicopedagogica que determine el alto potencial de aprendizaje del alumno.

5. Promover la formación del profesorado para ampliar su conocimiento de las altas capacidades, romper los mitos que le asocian a un alto rendimiento escolar, a un niño brillante y destacado o, por el contrario, al estereotipo de introvertido. Entender porqué no se corresponden estos conceptos y qué tipo de trabajo académico requiere este alumnado. Conocer cómo y porqué niños con percentiles muy altos en algunas áreas pueden tener niveles más bajos en áreas como la memoria o expresión escrita, y cómo trabajar estos valores para un desarrollo armónico, al igual que la interpretación literal de las preguntas o las respuestas divergentes que son fruto de un proceso lógico muy elevado y sutil.

6. Promover mayor flexibilidad en los objetivos a alcanzar dentro de cada curso, permitiendo al alumnado de más capacidad avanzar sin límites y sentirse motivado a ello. Promover en las aulas valores de esfuerzo y trabajo más allá de lo exigible, de aportación personal, creatividad, iniciativa, interacción y participación del alumnado en su aprendizaje.

Este es un documento abierto. Aporta, participa, critica, COMPARTE, DIFUNDE, pero sobre todo, no te quedes parado. Muchas gracias.