Formación : Las Altas Capacidades en la Escuela Inclusiva

Madrid : Centro Regional del Profesorado CRIF Las Acacias.

“Todas las personas tienen un intenso deseo de desarrollar completamente su potencial, para alcanzar un nivel de autorrealización”. La autorrealización es el principal componente de la felicidad. (A. Maslow)

Desarrollar el propio potencial es una necesidad de todo ser humano. Todas las investigaciones y la experiencia extraída de aquellos que han logrado exhibir un elevado grado de talento en su edad adulta, nos confirman aquello que autores como Renzulli, Gagné, Pfeiffer, Ken Robinson o J. Tourón nos advierten :

El talento se trabaja desde la creación de un ambiente educativo que estimule ese mayor rendimiento, que promueva la cooperación entre alumnos con intereses y capacidades similares, logrando una retro-alimentación positiva, y que mantenga un nivel de reto adecuado a cada alumno, según su capacidad.

Se trabaja desde un modelo de escuela inclusiva.

Esta escuela inclusiva necesita dotarse de herramientas metodológicas que le permitan trabajar a distintos niveles y atender las diferentes necesidades de aprendizaje que presentan sus alumnos.

Este curso te permitirá alcanzar los siguientes objetivos:

1.- Entender cómo son los niños y niñas de altas capacidades y cuáles son sus necesidades de desarrollo, sociales y emocionales.

2.- Desterrar los mitos más frecuentes sobre su identificación y respuesta educativa.

3.- Aprender cómo dar respuesta educativa a los niños y niñas de altas capacidades, desde del modelo de aula inclusiva.

4.- Comprender y profundizar en conceptos clave vinculados a las altas capacidades: : creatividad, curiosidad, razonamiento, el querer más…

5.- Conocer herramientas de trabajo basadas en experiencias reales que podrás aplicar en tu aula y beneficiarán a todo el alumnado.

Ponentes:

Pedro Fernandez. Centro Mirabilia. (www.centromirabilia.org) Psicólogo Clínico. Nos ayudará a identificar a este alumnado, entender la evaluación desde su utilidad para el maestro, y atender a sus necesidades emocionales y sociales. ¿Cuándo acelerar?.

César Arellano. Centro Renzulli. (www.centrorenzulli.es) Pedagogo y Master en atención al alumnado de altas capacidades por la Universidad de Coneticut. Nos aclarará el mal interpretado “modelo de los tres anillos” de Renzulli para después conocer y desgranar el modelo de identificación y de enriquecimiento para todo el alumnado de este investigador, considerado el máximo exponente mundial en el campo de las altas capacidades y el desarrollo del talento. Expondrá además propuestas prácticas que ya se estan poniendo en práctica en algunos centros.

Rosabel Rodriguez. Profesora de la Universidad de Baleareas, experta e investigadora en alta capacidad y creatividad, fundadora de GIAC grupo de investigación sobre altas capacidades en las Islas Baleares (@Giac_ib), nos hablará de pensamiento creativo como parte de las necesidades de desarrollo de los estudiantes. Aprendermos cómo potenciarlo y trabajarlo desde el aula.

Robert Swartz. Centro Teach-Think. (www.teach-think.com/es) Formado en la Universidad de Harvard, Oxford y Cambridge, nos contará como la escuela puede trabajar las habilidades de pensamiento racional y crítico de todos sus estudiantes para que éstos alcancen un mayor dominio de estas destrezas, aumentando su implicación y rendimiento, a la vez que se avanza en el curriculum académico.

Antonio Vázquez y Lucy Diaz, maestros de primaria, contarán en primera persona sus experiencias y estrategias en el aula, a través de las que han conseguido integrar la respuesta educativa a este alumnado en un modelo inclusivo, proponiendo proyectos que daban respuesta a las distintas necesidades. Sus experiencias nos demuestran que aún sin medios y ajustándose al curriculum, la actitud y creatividad del maestro son las piezas claves para crear un entorno educativo que implique a este alumnado y beneficie a todo el aula.

La Rebelión del Talento. Abordaremos los mitos más frecuentes que rodean las altas capacidades y que impiden su atención en el aula e incluso en la sociedad. Ahondaremos en el concepto clave : Las necesidades educativas de los niños de altas capacidades son las mismas que la de cualquier otro niño, esto es desarrollar su potencial como elemento clave en la formación del “yo”. Sólo que este desarrollo requiere de un reto y estímulo a la altura de su capacidad y en un entorno donde sus habilidades sean aceptadas con normalidad.

Fechas :

Presencial, lunes 7, 14, 21 y 28 de Noviembre, 2016.

De 17:00 a 20:00 h.

Contenido del curso:

formacion-las-altas-capacidades-en-la-escuela-programa

Inscripciones :

Inscripciones CRIF las Acacias

Destinatarios:

Maestros y Profesores de Secundaria, en Activo en la Comunidad de Madrid.

1 crédito.

 

¡Por una escuela que trabaje para el desarrollo del talento, de todos sus estudiantes¡

Nuestro agradecimiento a todos los ponentes por su implicación y generosidad y al Dpto. de Innovación y Calidad educativa por habernos dado la oportunidad de organizar esta formación con ponentes de tan alto nivel y calidad. Al Centro de Formación del Profesorado por su interés y ayuda, y a todos los profesores y maestros por vuestra asistencia.

¿Puede la escuela individualizar el aprendizaje y Desarrollar el Talento?

Video de las Jornadas sobre innovación educativa y desarrollo del talento que los catedrátivos S.Pfeiffer (Univ. Florida) y J.Tourón (UNIR) celebraron el pasado 28 de Enero en el Centro de Formación del profesorado de la Comunidad de Madrid.

Asistimos hoy a un clamor por una parte de los profesionales de la educación y familas por un cambio educativo hacia la individualización y la verdadera inclusión. Mientras otra parte se resiste reclamando recursos, medios y una ratio mejor. No lo hemos entendido.

No se puede negar que en aulas con pocos alumnos y muchos recursos, especialmente humanos y tecnológicos, permite una mejor relación maestro-alumno. Pero que en estas condiciones el aprendizaje sea individualizado e inclusivo, depende de lo mismo que depende cuando el ratio aumenta : De la metodología del aprendizaje y la actitud y formación del profesorado.

Todos los niños son diferentes y todos aprenden de distinta forma y a distinto ritmo. Sus intereses, personalidad, habilidades, capacidad, motivación, autonomía y educación familiar, interrelacionan entre sí creando diferencias que influyen en su aprendizaje. El maestro además aporta al aula su propio bagage.

Cuando el aprendizaje en el aula se administra de forma que el maestro habla, y los demás escuchan, no estamos más que “despachando el rancho” para todos los “soldados” igual, sin importarnos sus necesidades nutricionales específicas, el particular gasto calórico, metabolismo o alergias. Bajo este modelo tradicional, no podemos hablar de aprendizaje individualizado. Ni tan siquiera de inclusión. Sólo podemos hablar de homogeneización. Todos “comen” lo mismo, al mismo tiempo y en la misma cantidad. Y aquél que presenta necesidades alejadas de este “prototipo”, sufre y no aprende. Efectivamente, en este modelo, cuanto mayor es el ratio, más complejo, por no decir imposible, se hace atender la individualidad.

Sin embargo existe otra forma de enseñar. Es decir, de aprender. Una metodología que permite distintas velocidades dentro del aula, que propone ejercicios multinivel, que tiene en cuenta los intereses de cada niño, que permite a cada uno brillar allí donde cada uno es más capaz. Una forma donde el impacto del ratio no es tan palpable y donde el maestro se convierte en un magnífico “chef” que “cocina platos” elaborados a la medida de cada alumno, teniendo en cuenta sus características individuales. Existe, y no es una utopía. Javier Tourón te lo explica en este video..

alumnos excelentes

Esta forma de enseñar es muy eficaz para atender las necesidades específicas de los niños de alta capacidad (y para el resto del alumnado). Atender sus necesidades dentro del aula, compartiendo trabajos y proyectos con sus compañeros es muy importante para responder, no sólo sus necesidades cognitivas, sino también sus necesidades emocionales y sociales, pues sólo cuando ambas reciben atención sucede el desarrollo equilibrado de la persona y el potencial.

Hoy la legislación promueve medidas de atención que pasan por proponer al alumno trabajos adicionales que aislan al niño de su grupo. Así, mientras todos comen “rancho”, a estos alumnos se les coloca en una cola especial, y bien se les da dos raciones de rancho o bien se les da el mismo rancho con alguna pequeña mejora, algunas pasas o nueces adicionales, mientras sus compañeros les miran extrañados y recelosos por ese “trato especial”. Sigue siendo “rancho” que no esta hecho a su medida, con lo cuál apenas estimula sucapacidad cognitiva, y además afecta a sus necesidades de integración social, por lo que muchos prefieren ocultarse ante tan poco atractivos “premios”.

A veces surgen voces que indican que la escuela debe proponer aprendizaje, contenidos, materias. Y que las necesidades emocionales del niño deben ser cubiertas en casa. Quizá alguna vez esto haya podido tener algún sentido, cuando los padres de estos niños no tenian estudios, internet no acercaba a los hogares todos los contenidos posibles, y formar trabajadores adaptados era suficiente para tener una sensación de progreso. Salir del campo para trabajar con un traje y corbata era algo que conseguían sólo unos pocos.

Pero la sociedad hoy es más exigente. Un trabajador adaptado ya no es un profesional de éxito. Creatividad, innovación, investigación, entrega, excelencia, divergencia, reflexión, análisis, liderazgo, iniciativa, … son las materias de los cursos que las empresas imparten hoy a sus trabajadores. Materias que la escuela se ha empeñado en obviar y rechazar.

Desde que Maslow nos hablara de su pirámide de necesidades en 1967, no podemos seguir ajenos al hecho de que el individuo tiene necesidades afectivas y de pertenencia al grupo que pesan sobre su necesidad de desarrollo. Y que el desarrollo feliz y equilibrado depende de la satisfacción de ambas necesidades. La escuela no es sólo un lugar para aprender contenidos. La escuela es el referente social del niño. Allí desarrollará (o debería hacerlo) sentimientos de competencia, auto-estima, actitud ante su propio desarrollo y un rol social y personal. Y estos condicionantes afectan a su aprendizaje y a su desarrollo profesional posterior. Así la emoción no se puede desligar del aprendizaje.

Los niños de Alta Capacidad tienen las mismas necesidades emocionales y sociales que el resto de niños. Al fin y al cabo, siguen siendo niños. Pero una escuela que no les presenta reto y estímulo es una escuela que les priva de desarrollar estos sentimientos de competencia y auto-estima. Porque sólo probando tus límites y alcanzando logros que suponen un cierto esfuerzo puede el individuo aprender a superarse y conocer cuáles son sus habilidades y capacidad. Sólo así puede cada niño encontrar su “elemento” como diría Ken Robinson y escoger finalmente aquella profesión que le permite obtener reconocimiento y auto-realización. La felicidad depende de ello.

DESARROLLO MASLOW

El Catedrático Steven Pfeiffer, creador del modelo tripartito de identificación de la alta capacidad, autor de varios libros y reconocido experto internacional, ha dedicado más de 30 años al estudio y seguimiento de los niños de alta capacidad. Ha visto como unos llegaban a lo más alto y otros no y por qué. En este video Pfeiffer explica su modelo de una forma muy didáctica y nos habla de cómo atender estas necesidades emocionales y sociales de los niños más capaces.

Todos los investigadores internacionales, Gagné, Pfeiffer, Tourón, Renzulli, NAGC, etc.. vienen a coincidir en que debemos identificar el talento desde una visión más amplia, entendiendo que estamos ante un potencial que debe ser estimulado y retado por la escuela si queremos servir a estos niños, que deben dejar de ser “alumnos de 2ª” que “no necesitan apoyo”. Centrarse en el CI y establecer un criterio de corte fijo, sea éste el que sea, es obsoleto y esta en contra de todo el trabajo de investigación y seguimiento estadístico llevado a cabo en los últimos 30 años, desde los campos de la neurología, la psicología, la pedagogía y las experiencias educativas.

Romper esta barrera y entender el talento como un potencial para atenderlo dentro de un cambio metodológico y cultural, fué el principal objetivo de estas jornadas. Esperamos así poner las bases de un cambio que no tarde en llegar, en la Comunidad de Madrid y en el resto de Comunidades Autónomas. En España seguimos empeñados en modelos de identificación basados exclusivamente en el CI y en establecer criterios adicionales de lo más variopintos para, al final, tan sólo acceder a esa “doble ración de rancho”.

Por eso, difundir el contenido de estas jornadas, se nos antoja una labor prioritaria, para todos, maestros y padres, los que esperamos una verdadera escuela inclusiva capaz de atender a toda la diversidad y para los que estamos convencidos de que “el talento no se etiqueta, se potencia” (Roberto Ranz).

Esperamos lo disfrutes tanto como lo hemos disfrutado nosotras :

Video Completo de las Jornadas “Dos Lecciones para la Escuela Actual y el Desarrollo del Talento”

Pasión por enseñar

El profesor Letona lleva años dedicado a los niños de Altas Capacidades. A su Escuela de Pensamiento Matemático acuden niños de muchos puntos de la Comunidad de Madrid en busca de lo que no encuentran en sus centros escolares: la “magia” de aprender, la ilusión de descubrir la lógica de las matemáticas y de sentirse involucrados en un proceso creativo que no tiene límites, acompañados por personas que les comprenden. Encuentran un lugar donde las mentes más capaces no vienen a dormir ni a esconderse, sino a brillar.

“A los niños de Altas Capacidades hay que quererlos”

Jose María Letona

Último jueves del mes de junio por la tarde, Escuela de Pensamiento Matemático (EPM) de Torrelodones, Madrid. Acudimos a nuestra cita con el Profesor José María Letona, actual director de la EPM, fundador junto con el matemático y catedrático de Análisis Matemático de la Universidad Autónoma de Madrid, D. Miguel de Guzmán en el año 2003 con el objetivo de atender a los niños de altas capacidades matemáticas para hacerles partícipes de los aspectos más atractivos de la actividad matemática. En este mes de junio se han presentado más de cien niños a las pruebas de admisión de la EPM, lo que demuestra su extraordinario prestigio y poder de convocatoria.

Desde 2007 y hasta la actualidad, el Profesor Letona colabora en RNE, en el programa “Asuntos propios”, y en espacios comprometidos con las matemáticas, en los que divulga, de forma sencilla y comprensible, esta ciencia que tiene tan mala prensa entre la mayoría de alumnos.

En el año 2009 publicó el libro “Uno más uno son diez”, con retos matemáticos, adivinanzas y paradojas para todas las edades.

El Profesor Letona nos atiende en su despacho y, con grabadora en mano, conversamos durante más de una hora con una persona cercana, jovial y entusiasmada con sus niños. Ese es el Profesor Letona.

P : Profesor Letona, ¿por qué creó la EPM?

R : Bueno, por razones personales y tras una vida profesional en primería línea en las algunas grandes empresas, me trasladé a un pueblo tranquilo como Torrelodones y me surgió la oportunidad de dar clases de informática en un Colegio importante del pueblo y acepté. Al año siguiente me propusieron impartir también clases de Matemáticas. Y al siguiente me plantearon impartir clases de Física, más tarde Química y Tecnología, la verdad es que la docencia siempre me ha gustado. Pues bien, a lo largo de esas clases, localicé unos quince o dieciséis niños excepcionalmente inteligentes que me habían llamado mucho la atención. Esos niños de tan sólo once, doce, trece años me entusiasmaron, pero no podía darles todo lo que podía en las clases ordinarias.

Por ello le propuse al colegio y a los padres reunir a estos niños a la salida de los viernes para quedarme gratuitamente con ellos e impartirles clases extras. Era evidente que se trataban de niños de Altas Capacidades.

Lo más curioso fue que esos niños no leían nada, no tenían gusto por la lectura. Por lo que lo primero, y más urgente, era inculcarles el amor por los libros. Para ello, utilicé libros que sabía que les fascinarían, como los de Emilio Salgari, Julio Verne, Richmal Crompton. Y efectivamente, esos libros maravillosos les engancharon. Bien es verdad que al principio estaban recelosos, pero finalmente les gustaron tantísimo que sus regalos de Reyes fueron las Colecciones de Salgari y “Las aventuras de Guillermo” de Crompton. Sus padres no daban crédito al gran interés que tenían los niños, pero los niños siempre estan más predispuestos cuando el consejo viene de fuera.

Una vez que estaban completamente volcados en la lectura, fue cuando empezamos a trabajar con las matemáticas. A esas edades, una de las cosas que más apasiona a los niños son los misterios del universo, por lo que -a escondidas del Colegio-, les fui pasando la colección de Carl Sagan sobre el universo, algo que resultó absolutamente fascinante para ellos.

Ahí empezó mi proceso de enamoramiento de los niños de Altas Capacidades. Son niños a los que se les ha de cuidar mucho, ya que en general, son inseguros porque su entorno los machaca y lo somatizan todo. Creo que de manera general el entorno es agresivo con ellos, pero es verdad que a medida que se hacen mayores comprenden muchas cosas y el entorno también comprende que les necesita. Por ejemplo, muchas veces sus compañeros de clase les piden ayuda, ellos se sienten más seguros y su autoestima se va curando.

A los niños de Altas Capacidades hay que quererlos, hay que tener la determinación de atenderles. Para mí siempre ha sido muy satisfactorio pasar el tiempo con ellos y poder enseñarles.

Recuerdo el caso de una niña inteligentísima a la que con tan sólo 11 años acabé explicándole la teoría de los límites, que ella manejaba de maravilla. Tan es así que hizo un bachillerato impresionante y entró en la doble diplomatura: Matemáticas e Informática en la UAM, hizo una carrera meteórica con un Doctorado y estudios en el extranjero.

Por ello, a raíz de la experiencia con esos quince niños, de los que estoy muy orgulloso, decidimos seguir adelante con un proyecto específico para niños con estas características.

P : Nos resulta muy curioso que en la EPM les hagan disfrutar tanto con las matemáticas y en cambio en la Escuela no se consiga…

R: Para mí enseñar es muy fácil si se manejan dos condiciones básicas: el conocimiento de la materia y la capacidad de comunicar.

Miren, yo estudié en un colegio Marianista en Madrid. Recuerdo las homilías de los curas cuando se subían al púlpito, todos los feligreses estábamos muy atentos cuando el cura nos decía “os voy a contar una historia”… yo creo que eso es lo que les falta a muchos profesores.

Sinceramente, no hay que trabajar la materia de forma ni tan teórica ni tan rigurosa ni tan repetitiva, lo más importante para enganchar a los niños es tener gracia y salero. En mi caso, yo comienzo contándoles historias porque les gustan muchísimo y también con preguntas muy prácticas que les provocan, como por ejemplo “¿para qué sirven los números?”.

A partir de preguntas de este tipo, los niños comprenden que desde el inicio de la Humanidad el Hombre tuvo la necesidad de utilizar los números para comparar. También les cuento la historia del hombre primitivo que tenía ovejas y de cómo las contaba, esto no se les olvida nunca.

P : Usted es un buen contador de historias, Profesor.

R: Creo que sí, es muy importante que un profesor sea un buen contador de historias. Recuerdo que en el Colegio cuando los niños tenían matemáticas decían gritando “¡Hoy nos toca con Letona!”, ¡eso es estupendo¡…

Lo que os decía, quienes me enseñaron a contar historias fueron los curas, y en la EPM yo no les enseño las operaciones matemáticas a los niños, no tiene sentido. Lo que hacemos es mostrarles el camino del pensamiento lógico matemático. En los problemas que les planteamos los niños no son conscientes de que están dividiendo o multiplicando, lo hacen deductivamente. Y lo mejor es que siempre se quedan con ganas de más.

P : Tal y como Usted nos cuenta las clases, nos recuerda a cómo enseñaban los filósofos griegos Sócrates, Platón a sus alumnos…

Sí, así es, el aprendizaje debe ser práctico y aplicado. Piensen que cuando los niños van desarrollando la lógica matemática por si solos, siempre tienen ganas de más, y consigues que todos quieran probar y deducir por sí mismos. Por eso les gusta tanto ir a la EPM.

P : Y ¿Por qué ha cambiado tanto la manera de enseñar?

La carrera de magisterio tiene dos asignaturas vinculadas con las matemáticas, una es estadística y la otra es didáctica de la matemáticas. Como no hay ninguna otra asignatura muchos profesores tienen lagunas. También hay casos de personas con poca vocación y que no se preparan suficientemente las clases.

Creo que para enseñar hay que tener mucha vocación.

En mi caso yo tuve la inmensa suerte de que uno de mis hermanos, Juan María, era una persona de altas capacidades. Él era un referente para mí y para muchas otras personas, siempre me estimulaba y me retaba intelectualmente. En mi casa se vivía un ambiente de competencia sana, de estímulos, de querer aprender y superarte. Por lo que ese cariño a la enseñanza y a los niños de altas capacidades me viene de ese ambiente familiar muy positivo en todo lo relacionado con la preparación académica.

P : Profesor, ¿Por qué cree que la sociedad no entiende las Altas Capacidades y están mal atendidas por las Administraciones Públicas?

R : Yo creo que en nuestra sociedad los niños de Altas Capacidades son rechazados por los mayores porque no les entienden, y además piensan que ya tienen mucha suerte, por lo que no necesitan más.

Además, también está el concepto elitista, en un sentido peyorativo, excluyente, cuando en realidad no es así en absoluto. A nosotros se nos acusa precisamente de eso, pero es que nosotros somos buenos en enseñar a niños de altas capacidades, y en cambio, con los niños con dificultades de aprendizaje, a los que es mucho más difícil enseñar, no lo hacemos bien. Es sólo una cuestión de especialización.

P : ¿Por qué la gente es tan susceptible con la inteligencia?

Porque no es algo mesurable de forma evidente. Cuando medimos la altura por ejemplo, no hay ningún debate porque está muy claro. En cambio, la inteligencia es difícil de medir, a pesar de que existan test psicométricos.

Por supuesto para cualquier padre sus hijos siempre son listísimos, pero la realidad es que hay grados de inteligencia, eso es así, y no es ni bueno ni malo. Sin embargo, esta premisa no es tan fácil de aceptar en nuestra sociedad, la susceptibilidad en este aspecto es mucho mayor. Y luego están los casos opuestos. Me resulta curioso encontrarme con madres de niños de altas capacidades que no quieren que sus hijos lo sean, creen que sufrirán muchísimo y que les van a etiquetar de una forma negativa.

Otra cosa que les quería comentar es que, a mi juicio, es importante no decir el CI, es mejor decirle al niño que es de altas capacidades o que es muy listo, porque las cifras etiquetan, y muchas veces se vincula a los niños a un número, cuando en realidad un número no significa nada. Hay que tener la libertad de ser uno mismo, pero no ser el de 136 o de 149… son niños de altas capacidades y se acabó.

P : ¿Cómo ve el futuro de las Altas Capacidades en la educación actual?

Muchos gobiernos confunden la equidad con la igualdad, eso es un error gravísimo. Creo que muchos de nuestros políticos no están bien preparados, en algunos casos sin preparación ni idiomas, son simples medradores. Yo no veo grandes cambios, la verdad.

P : ¿Qué hacemos con nuestros niños?

Tenemos muy poco que hacer, cuando te enfrentas al sistema tienes muy poco que conseguir. Nosotros en la EPM no tenemos ninguna subvención ni ayuda, por lo que salimos adelante con nuestros propios medios, y como comentaba antes incluso se nos ha acusado de elitistas.

Ahora por ejemplo acabamos de comprar un microscopio profesional magnífico, también tenemos un telescopio fantástico con el que los niños aprenderán muchísimo más que en el colegio, por lo que vamos saliendo adelante. Para nosotros el conocimiento científico está por encima de todo, siempre buscando la satisfacción de los niños y lo pasamos bomba cuando están satisfechos.

Me sigue resultando curioso que en España los centros exclusivos para talentos deportivos estén bien vistos, pero los relacionados con la inteligencia no, tachándonos de elitistas. La inteligencia es un factor que parte comúnmente de una premisa errónea: “todos los niños son muy inteligentes”, cuando no es así. Y tampoco pasa nada porque sea así.

A nuestros niños hay que cuidarles, atenderles y acompañarles, son una fuente de enorme riqueza para nuestra sociedad, pueden ayudar al resto de personas, aportar soluciones. Estos niños no se pueden perder.

Muchas gracias Profesor, un honor compartir tiempo con Usted.

Jose María Letona.

Ingeniero. Fundador y director de la Escuela de Pensamiento matemático Av. Rosario Manzaneque, 12, 28250, Torrelodones, MADRID
Tfl. 91 859 0852 | INFO@escuelapensamientomatematico.es http://www.escuelapensamientomatematico.org/

¡Lo Celebramos! El COPM contra la ORDEN 1493/2015 de la CAM

¡Lo celebramos! Una breve entrada para celebrar que el Colegio de Psicólogos de Madrid, también se opone a la norma 1493/2015 de la CAM, y promete exigir al Gobierno regional su modificación.

Es, sin duda, una grata noticia, que esperamos provoque la inmediata derogación de esta norma, que todos, familias y profesionales, incluidos Touron, Renzulli, Carregas, Flavio, Carmen Sanz, y todas, todas las asociaciones de España, han rechazado enérgicamente en cada uno de sus postulados.

Esperamos que el nuevo ejecutivo de Madrid, sea razonable y coherente. Gracias, muchas gracias a todos los que estáis apoyando con vuestra presencia en nuestras redes, esta protesta.

http://www.copmadrid.org/web/comunicacion/noticias/162/el-colegio-se-opone-la-orden-que-regula-evaluacion-la-promocion-los-alumnos-necesidad-especifica-apoyo-educativo

Cuando el legislador es tu enemigo.

A principios de semana los madrileños nos levantamos con un auténtico tsunami legislativo que echaba por tierra las posibilidades de que nuestros hijos sean debidamente atendidos en sus centros escolares. La Orden 1493/2015 de 15 de junio 2015 de la CAM deja a nuestros hijos en manos de una especie de ruleta rusa en la que “alguien” a quien se le presume formación, capacidad y lo más relevante, voluntad, será quien decidirá el futuro de nuestros hijos.

A nuestro juicio, esto supone una violación del artículo 27.2 de la Constitución Española: «La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales».

¿Dónde queda el pleno desarrollo educativo?, ¿dónde está la libertad de las familias si son apartadas de todo el proceso de inicio a fin?

De la lectura detallada de la Orden, podéis observar cómo las familias madrileñas se encuentran literalmente atadas de pies y manos, sin ninguna capacidad de decisión y libertad, y sin voz ni voto con respecto al futuro de los hijos.

Es más, ¿dónde están las familias en la Orden 1493/2015?, ¿en Madrid qué rol juegan los padres en la educación de sus hijos de altas capacidades?… porque nosotras sólo observamos que los padres, las familias, somos sujetos pasivos receptores, sin posibilidad de activar un protocolo de detección, sin posibilidad de hacernos escuchar, sólo somos un archivador, un ente sin valor en todo este proceso.

Nos gustaría haceros partícipes de una serie de afirmaciones:

“Las familias son las primeras responsables de la educación de sus hijos y por ello el sistema educativo tiene que contar con la familia y confiar en sus decisiones.”

«La equidad, que garantice la igualdad de oportunidades para el pleno desarrollo de la personalidad a través de la educación, la inclusión educativa, la igualdad de derechos y oportunidades que ayuden a superar cualquier discriminación y la accesibilidad universal a la educación, y que actúe como elemento compensador de las desigualdades personales, culturales, económicas y sociales, con especial atención a las que se deriven de cualquier tipo de discapacidad.”

“El reconocimiento del papel que corresponde a los padres, madres y tutores legales como primeros responsables de la educación de sus hijos.”

“La libertad de enseñanza, que reconozca el derecho de los padres, madres y tutores legales a elegir el tipo de educación y el centro para sus hijos, en el marco de los principios constitucionales.»

Estos párrafos están extraídos de la Ley Orgánica 8/2013, de 9 de diciembre, para la mejora de la calidad educativa (LOMCE), algunos son parte del preámbulo que os aconsejo que lo leáis con detalle, y otros del artículo único que modifica la ley anterior de 2006. ¿Cómo lo veis? Choca completamente con la Orden de la CAM, es claramente una violación de la LOMCE y de la Constitución.

Es evidente que la Orden 1493/2015 de 15 de junio 2015 no es integradora con nuestros hijos, es evidente que la Orden 1493/2015 de 15 de junio 2015 pretende ¿“aliviar”, descargar el trabajo? de los EOEP (EQUIPOS DE ORIENTACIÓN EDUCATIVA  Y PSICOPEDAGÓGICA) de la CAM, trasladando al “responsable de la realización de la evaluación psicopedagógica (…) un profesor de la especialidad orientación educativa del equipo de orientación educativa y psicopedagógica, el orientador del centro de educación especial o quien asuma las funciones de orientación educativa” (ver art.4 de la Orden)

¿Ahora los orientadores y los tutores serán los nuevos EOEP? ¿Con qué bagaje profesional estas personas pueden realizar un trabajo de calidad con nuestros hijos? ¿Dónde está la equidad?

En general, los orientadores de los colegios son orientadores “escolares”, no son psicólogos clínicos, y algunos ni psicólogos, por lo que su formación sobre las altas capacidades es más bien escasa y no tienen la CAPACIDAD para pasar a nuestros hijos los test específicos de altas capacidades. Estos test no son un juego, son test clínicos que sólo pueden ser realizados por profesionales con experiencia previa y formación específica.

Pero nos falta la guinda del pastel, ese extraño convencimiento habitual lleno de ignorancia de muchos profesores y orientadores en el que las altas capacidades son niños prodigio con elevado rendimiento académico, esta falsedad que está en línea con la Orden, esa Orden que ya está en vigor. Es más, queremos recordar que existe una tasa de fracaso escolar en los niños de altas capacidades de un 70%, eso son datos, es la realidad. ¿En qué estudio se basan nuestro experto legislador madrileño para cometer el gravísimo error de vincular altas capacidades con excepcional potencial junto con elevado rendimiento? Contestamos nosotras, en NINGUNO.

La profunda ignorancia del legislador madrileño sobre la naturaleza de las altas capacidades se llevará por delante a unos menores que están bajo la tutela de sus padres, cosa que parecen haber olvidado los legisladores de la CAM, y me permito recordar que es nuestro DERECHO y lo reconoce la LOMCE, y todas las leyes educativas anteriores.

Otra muestra de la ignorancia y MALA FE, tal como comentábamos en el post anterior, es el hecho de que la evaluación psicopedagógica sea revisada al final de cada etapa, sin ninguna base científica y sin que la LOMCE ni ningún modelo de derecho comparado lo respalde. ¿Tal vez es que ser de altas capacidades es una “enfermedad temporal” o un virus?, ¿Hay que vacunar?

Esta Orden pretende apartar a los padres del proceso, los principales y primeros en ver qué hay de distinto en sus hijos son los que no tienen ni voz ni voto, cuando está demostrado hasta la saciedad que los profesores son los menos capaces en VER a estos niños… ¿Qué pasa con «La equidad, que garantice la igualdad de oportunidades para el pleno desarrollo de la personalidad a través de la educación, la inclusión educativa, la igualdad de derechos y oportunidades que ayuden a superar cualquier discriminación (…)”?

Tenemos que movernos YA, como colectivo, y demostrar sin ambages que lo primero y único son los NIÑOS y ADOLESCENTES de ALTAS CAPACIDADES.

Mi hijo es la persona más importante de mi vida, por él me muevo, por él me voy donde haga falta a hablar con quien sea, por él me peleo, porque esa personita se lo merece. NUESTROS HIJOS LO MERECEN.

Sé que todos vosotros me entendéis cuando os digo que si nosotros no nos movemos por ellos no lo hará nadie, NADIE. Tenemos que estar dispuestos a salir de nuestra zona de confort, movernos en las redes sociales, presentar quejas y que deroguen esta Orden hecha a medida de los burócratas que quieren “descargar” su trabajo trasladando a personas que no saben ni tienen la cualificación necesaria para atendernos, para que no molestemos.

¿TE MUEVES?