La Música del Conocimiento.

“¿A qué se parece más el conocimiento, a un ipad o a un saxofón? (…) eso depende del tipo de conocimiento al que nos estemos refiriendo. Algunos se parecen a un ipad, como los números de teléfono, por ejemplo : ¿Cuál es el teléfono de María? .. A ver si me acuerdo.. ¡Ah, si! aquí esta, ya puedo llamarla”.

“Sin embargo, gran parte del conocimiento más importante no se parece a eso en absoluto : ¿Cómo afectan los principios básicos de la democracia o la compleja historia del movimiento de los derechos civiles al panorama electoral actual? ¿Cómo podrían los principios básicos de la electricidad ayudarme a reconocer por qué salta continuamente uno de los fusibles del cuadro de la luz?”. Recuerdo la información, pero, ¿cómo la utilizo para resolver una duda?. Resolver dudas no consiste en darle al botón del conocimiento.”

Asi comienza el prólogo de “Aprendizaje Basado en el Pensamiento”, de la mano de David Perkins, miembro fundador del Proyecto Zero en la Universidad de Harvard, un proyecto orientado a la investigación de las capacidades humanas y su desarrollo.

En efecto, en el modelo educativo diseñado en el siglo XIX y que sigue hoy vigente, todos los esfuerzos se centran en llenar la mente de los niños con datos, con “números de teléfono” que tienen que memorizar, e intentar que se queden allí el tiempo suficiente para aprobar los exámenes, es decir, “para que salgan cuando apretamos el correspondiente botón de nuestra tablet”.

El problema es que hoy este conocimiento, aunque necesario sin duda, no es suficiente. Y no lo es porque al contrario que en otras épocas los datos no sólo estan al alcance de un click, sino que alcanzan tal volumen y algunas disciplinas quedan obsoletas con tanta rapidez, que seguir manteniendo este esfuerzo por acumular cuantos más datos mejor, es una batalla perdida y baldía. El hombre hoy compite con la tecnología que acumula, maneja, relaciona y recupera datos a una velocidad y en un volúmen inalcanzable para la mente humana. El hombre hoy debe dejar de intentar competir en este campo y aliarse con la tecnología para utilizarla en su favor.

En la antigüedad las escuelas eran muy distintas a cómo son ahora (Sócrates, Aristóteles, Bacon…). Los alumnos se agrupaban alrededor del maestro y juntos reflexionaban sobre el mundo, la naturaleza, el hombre, la religión, la política, la sociedad. No sólo acumulaban conocimiento, sino que PENSABAN. Y esto, volver a esos orígenes, es lo que necesita nuestra escuela de hoy. Porque pensar es lo que distingue al hombre de la máquina y pensar es lo que hace que el hombre crezca como ser humano.

Pensando infundimos vida al conocimiento, lo ponemos en marcha, lo ponemos a prueba frente a las normas aceptadas., lo ponemos en movimiento para hacer conexiones y predicciones, le damos forma para crear productos y conseguir resultados creativos. Si no “tocamos este instrumento con frecuencia”, el conocimiento, o bien queda inmovilizado, sin hacer nada o bien es expelido en forma de chirridos estridentes, como los sonidos que emanan del saxofón de un principiante“.

El conocimiento adquirido a través del uso, la experimentación, el análisis, la investigación, la reflexión, el debate, la acción, se recuerda y se emplea mejor después. Nos sirve, y nos es útil. Muchos maestros y profesores hoy se quejan de la falta de motivación e implicación de su alumnado, del desinterés, de lo pronto que olvidan lo aprendido. Los profesores Universitarios se sorprenden del bajo nivel de sus estudiantes cuando los reciben desde la escuela, y las empresas de la falta de capacidad de trabajo y aportación de valor con que los estudiantes universitarios afrontan sus primeros trabajos. ¿Es culpa de los estudiantes?. ¿De repente estamos ante nuevas generaciones que comparten el “gen” de la pasividad?, o ¿Todo es culpa de un de las familias que no invierte esfuerzos en educación?.

Nunca jamás el gasto educativo por familia había sido tan alto. Nunca la proliferación de escuelas privadas había sido tan elevada. Nunca antes los centros que ofrecen actividades extraescolares habían sido tan numerosos y variados, no ha habido una época donde la hiper-inflación académica haya sido tan destacada -grados, postgrados, masters, cada vez acumulamos más y más títulos-, y nunca había sido tan variada la oferta literaria infantil.  Nunca antes los padres de los alumnos habían tenido un nivel de formación como el actual y en ninguna época anterior, que sus hijos estudien era una prioridad por encima del trabajo (en el campo, en casa, o en el negocio familiar). La educación es una preocupación de las familias a un nivel nunca antes alcanzado.

Pero la educación hoy está más alejada que nunca de los que los niños necesitan, de lo que les motiva, de lo que les procura un verdadero desarrollo. Contarnos a nosotros hace 30 o 40 años que el pico más alto de la cordillera Pirenaica es el Aneto, era abrirnos una ventana a un universo diferente. Si además te ponían alguna diapositiva con esos proyectores horrendos y estáticos, era casi como haber tocado la misma nieve. Hoy hacer esto mismo con nuestros estudiantes resulta baldío y absurdo. Seguramente muchos lo hayan tocado con sus mismas manos, han visto alguna película, jugado algún videojuego escalando el Aneto o visualizado un video de realidad virtual en youtube. Ellos ya saben hasta los nombres de los montes en Marte, porque con pocos años ya han estado en un planetario y se han sentado en un observatorio 4D donde han podido experimentar un viaje interplanetario.

Para nosotros el proyector de diapositivas era “ciencia-ficción”. Para los niños hoy la clase magistral y el libro de texto son como para nosotros era escribir con una pluma y un tintero. La pre-historia. Un absurdo e inútil esfuerzo habiendo tecnología que la reemplaza de forma eficiente y ágil. Parece como si inconscientemente vinieran ya con el conocimiento de saber que lo que estan aprendiendo no les va a servir para su futuro, ni aporta nada al desarrollo de sus competencias y capacidades. Nos estan avisando, con su apatía, con su desinterés, con su desmotivación y su “mal comportamiento”, y no les estamos escuchando.

Una escuela orientada a enseñar a pensar y a comprender un tema determinado de una forma sistemática y accesible, practicar el pensamiento crítico y creativo en el aula desde los primeros años de escolarización, y desarrollar el potencial individual de cada alumno debe sustituir al actual modelo, centrado en la memorización de contenidos para la aprobación de exámenes, en los conocimientos segmentados y descontextualizados que no se relacionan entre si y no se aplican.

Sin embargo, este cambio metodológico no es fácil. Hay que tener las herramientas y el conocimiento necesario para generar una práctica positiva y eficaz en nuestros alumnos. Y además hay que hacerlo cumpliendo con el curriculum pues la estrechez y rigidez de nuestra normativa educativa impone un temario y unos plazos, y esta es una de las grandes batallas y barreras de la innovación educativa. Los maestros y profesores que intentan poner en práctica nuevas metodológias lo saben bien.

Hace meses que “tropezamos” con el Profesor Robert Swartz, director del Centro Nacional para Enseñar a Pensar, doctor por la Universidad de Harvard y Profesor Emérito de la Universidad de Massachusset, y desde entonces nos hemos estado formando en su metodología TBL (Thinking Based Learning), un método que lleva años (nada menos que desde finales de los ´60) expandiendo en escuelas de todo el mundo.

El TBL permite al profesorado “infusionar” los temas curriculares con el desarrollo de competencias de pensamiento crítico y creativo además de trabajo cooperativo, debate, reflexión, investigación, análisis y metacognición. También es un método aplicable al desarrollo de la inteligencia emocional. Pero sobre todo el TBL es un método inclusivo que permite a todos los alumnos aportar desde sus capacidades y avanzar de forma particular desde su punto de partida inicial. Al proponer un trabajo autónomo y la tutorización entre iguales, también libera al maestro/profesor para apoyar a aquellos alumnos/grupos que puedan requerir más ayuda o trabajar algún aspecto concreto.

Otro punto interesante es que, cuando el maestro/profesor es consciente de canalizar las iniciativas, aportaciones y reflexiones “no esperadas” que algunos alumnos pueden aportar, el TBL permite además llevar el aprendizaje a lo que el equipo de David Perkins llama el “Extended Learning”, es decir, ampliar el temario curricular con nuevos proyectos que surgen desde la propia reflexión, creatividad o curiosidad del alumno, provocada por ese ejercicio de “pensar” sobre la materia y sus implicaciones.

En “Aprendizaje Basado en el Pensamiento, Cómo desarrollar en los alumnos las Competencias del Siglo XXI” (Ed. SM), Robert Swartz, junto con sus colegas Arthur L. Costa, Barry K. Beyer, Rebecca Reagon y Bena Kallick “desarrollan una visión práctica para conocer los aspectos del pensamiento eficaz, el papel de los hábitos mentales, el modo en que esta forma de pensar eficaz abarca no sólo destrezas, sino actitudes mentales que fomentan el pensamiento consciente” (D. Perkins).

Examinaremos cómo se enseña a pensar, a cultivar distintas formas de pensamiento directa y sistemáticamente. Nos familiarizaremos con el papel que juegan las estrategias, los organizadores gráficos, la transferencia del aprendizaje, los hábitos de la mente y mucho más”.

“(…) Cada concepto, cada ejercicio práctico, cada recurso, viene acompañado por una historia : lo que ocurrió en esta clase, o lo que pasó con aquellos alumnos, o cómo enfocó el tema este o aquel profesor. Nunca se nos deja sólos en el laboratorio, sino que en todo momento nos encontramos perfectamente ubicados en el mundo real de la práctica pedagógica.”

Es una misión sensata, encomiable y emocionante. (…)
La música del conocimiento está lista para ser interpretada”.

aprendizaje basado en el pensamiento

VER LIBRO

Formación.

Aprovechamos para informar a todos los educadores interesados, que el Profesor Swartz ofrecerá este próximo mes de Julio, dos bloques de formación sobre TBL, en Madrid:

1er Bloque : Para Iniciarse en TBL, del 3 al 7 de Julio, durante el que se abordarán las destrezas principales de pensamiento, y cómo trabajarlas en el aula combinándolas con el aprendizaje de los temas habituales del curriculum. Además contará con la presencia de Antonio Marquez y José Blas, formadores, con voz propia en el proceso de innovación educativa en nuestro país y luchadores por la #revolucióninclusiva que aportarán su visión de cómo el TBL puede apoyar la labor docente en la atención a la diversidad y el trabajo por proyectos, generando un clima 100% inclusivo.

2do. Bloque : Para profundizar en TBL. del 10 al 14 de Julio, durante el que se profundizará en la práctica del TBL trabajando y generando proyectos propios y abordando la aplicación del TBL en dos áreas importantes para el desarrollo de competencias del siglo XXI : La inteligencia emocional y los retos sociales y medioambientales del siglo XXI.

Cada uno de los bloques son independientes, por lo que podéis afrontar uno o ambos.

robertjswartz

Para más información sobre este seminario : http://teach-think.org/es/programas/programas-especiales/ctt-instituto-verano/ (hay un descuento adicional para aquellos que se apunten antes del 1 de mayo).

Textos en cursiva extraídos del Prólogo del libro “Aprendizaje Basado en el Pensamiento”, escrito por David Perkins.

Alta Capacidad, Creatividad y Bajo Rendimiento.

¿Son los niños de Alta Capacidad con bajo rendimiento académico más creativos?

Einstein es un ejemplo clásico de una mente altamente dotada y creativa que no tuvo un gran papel en la escuela tradicional. Fue incluso acusado de ser algo “retrasado” porque aprendió a hablar más tarde que el resto de sus compañeros e ignoraba cualquier materia de la escuela que le aburriera. De hecho su éxito se atribuye al aprendizaje autónomo y el que obtuvo de ambientes educativos no tradicionales”. Cita Kyung Hee Kim, Doctora en Psicología educacional en el Instituto William y Mary de Estados Unidos. Para Kim “la causa del bajo rendimiento de muchos niños de alta capacidad puede ser su creatividad, que tiende a chocar con los métodos tradicionales de enseñanza. Ellos muestran cualidades que muchos maestros de la escuela tradicional consideran indeseables en un estudiante”.

Muchos niños de alta capacidad no tendrán la suerte de Einstein. No encontrarán la libertad, la ambición o la oportunidad de desarrollarse en programas de auto-aprendizaje. Serán forzados a adaptarse a los sistemas tradicionales de enseñanza, mostrando a menudo un comportamiento disruptivo en el aula.

Un estudio realizado entre más de 400 adultos que han destacado por su gran creatividad mostró que más de un 60% tuvo problemas de rendimiento en la escuela. (Goertzel y Goertzel, 1960). La Oficina de Educación en Estados Unidos estima que entre un 25 y un 30% de los alumnos que abandonan las escuela, son niños de alta capacidad.

Esta correlación ha sido reconocida por Torrance (1981b, 2000) cuando expresó su preocupación por el hecho de que los comportamientos creativos son penalizados y desalentados por padres y educadores, quienes perciben esta cualidad como inconveniente y difícil de gestionar. “Esto puede conducir a que el niño acaba por desear no ser creativo y en ocasiones a un bajo rendimiento y una respuesta rígida que no se adapta al entorno escolar

De hecho el mismo Einstein nos dio su visión sobre este hecho cuando expresó “Pocos individuos son capaces de expresar con ecuanimidad opiniones que difieren de los prejuicios de su entorno social. Muchas personas son incluso incapaces de generar estar opiniones”.

Alta Capacidad, Creatividad e Inteligencia.

Tradicionalmente se ha definido la alta capacidad de forma unidimensional, basada en el resultado a un test de inteligencia (valor IQ) y como un predictor del éxito académico. El problema es que esta definición no es suficiente, por que la excelencia requiere creatividad (Torrance, 1962). Trabajar la creatividad es muy importante para los alumnos con alto potencial cognitivo porque la creatividad convierte la inteligencia en eminencia.

La creatividad es muy importante en el campo de la investigación científica, la innovación tecnológica, el emprendimiento empresarial o el arte. Los avances más llamativos en la historia de la humanidad han sido gracias a individuos con un alto nivel creativo, tanto en el campo del liderazgo político o militar, las artes o la ciencia. Por ello desarrollarla desde la escuela debe ser una de las labores principales de los educadores.

Características de los Niños de Alta Capacidad de Bajo Rendimiento. 

Las causas del bajo rendimiento nunca son causas aisladas, sino un complejo entramado de interacciones que afectan unas a otras. Pero una de estas causas se revela parte de la personalidad de los niños de alta capacidad y potencial creativo. Se ha constatado que los niños de alta capacidad que muestran bajo rendimiento académico son especialmente sensibles a aquellos maestros y profesores con actitudes críticas, rígidas, controladores y poco simpáticos.

Muchos estudios ponen de manifiesto que algunos educadores mantienen actitudes negativas hacia los niños de alta capacidad que se resisten a la conformidad, pues les generan un trabajo adicional para el que quizá no estan formados o la estructura rígida de su aula no da respuesta. Estos niños son muy sensibles a este ambiente social negativo, lo que contribuye a generarles conflictos y bloqueos emocionales que les lleva a este bajo rendimiento crónico o incluso a abandonar sus estudios. (Whitemore, 1980, Rotherberg, Johnson, y Brooks, 1996).

Emerick (1992) en sus investigaciones encontró que los niños y jóvenes de alta capacidad con bajo rendimiento académico compartían una alta independencia de pensamiento y juicio, un alto deseo de asumir riesgos, perseverancia, una capacidad por encima de la media, alto potencial creativo y una intensa pasión por lo que hacen. A su vez, un estudio comparativo entre la personalidad de un grupo de inventores de alta capacidad que abandonaron la escuela y los que no lo hicieron (Lajoie & Shore, 1981), mostró que aquellos que abandonaron la escuela eran más asertivos, independientes, rebeldes, alegres, expresivos, francos y habladores que aquellos que no la abandonaron. Las conclusiones de estos estudios lleva a pensar que es la presión de la escuela para ajustarse a una media, y no el desinterés por ella, la causa de este abandono (Lajoie & Shore, 1981).

Diversas encuestas realizadas a maestros y profesores  nos muestran que éstos tienen predilección por aquellos estudiantes de alto rendimiento que cumplen con las expectativas y dan las respuestas esperadas por el profesor, respetan la autoridad, son conformistas, piensan de forma lógica y son responsables, lo que les hace fáciles de manejar en el aula. Mientras, rechazan a aquellos que son disruptivos, creativos y poco convencionales, ya que los ven como una fuente de conflicto e interferencia. Prefieren alumnos inteligentes más que aquellos que son inteligentes y creativos a la vez y en ocasiones confunden a éstos con alumnos con hiperactividad, déficit de atención o problemas de comportamiento. (Davis & Rimm, 1994; Oliphant, 1986; Rimm & Davis, 1976; Ritchie, 1980; Robinson, 1980; Rudowicz, 2003; Rudowicz & Yue, 2000; Scott, 1999; Westby & Dawson, 1995).

Otro aspecto a destacar es que la rigidez de nuestra educación provoca que los niños altamente creativos pronto se ganen la reputación de tener ideas locas o absurdas (Torrance, 1962). Una vez que un niño se gana la reputación de ser tonto, es difícil que sus profesores y compañeros aprecien ninguna de sus ideas.

El deseo de conformidad que los maestros trasladan a sus alumnos también puede conducir a un alumno a esta no-conformidad. Withmore (1980) investigó que la no-conformidad puede convertirse en un impulso para los individuos altamente creativos con alta capacidad intelectual cuyo proceso mental natural les lleva a explorar conceptos y métodos que difieren de la norma, especialmente cuando se enfrentan a la presión de aceptar estas normas.

Educadores, padres y compañeros nos sentimos amenazados cuando los niños altamente creativos expresan su creatividad. Algunos de sus cuestionamientos, experimentaciones, e ideas locas, pueden resultar molestas. El comportamiento creativo puede ser interpretado como agresivo o incluso hostil, y así es como sus ideas y las preguntas son rechazadas, pues retan el status quo, minando su autoestima y frenando el desarrollo de su potencial creativo.

Sensibilidad, Asunción de Riesgos y Socialización.

Los niños altamente creativos se enfrentan a algunas dificultades sociales debido a su personalidad y necesidades únicas que pueden no son compartidas por sus compañeros. Un alto grado de sensibilidad, la facilidad de sentirse afectado y un pensamiento divergente, son rasgos esenciales de la personalidad creativa (Torrance, 1962). Hammer (1961) estudió que los adolescentes altamente creativos mostraban sentimientos más profundos, mayor capacidad de dar respuestas originales, integran cualidades consideradas femeninas y masculinas, muestran mayor independencia y rebeldía, tienen una mayor necesidad por expresarse y un mayor rango de expresión emocional.

Getzels y Jackson (1958) mostraron en sus estudios que estos individuos muestran un mayor grado de imaginación y originalidad, un humor especial, y disfrutan del riesgo y las situaciones de incertidumbre. Cuando un niño plantea una pregunta inusual o una idea avanzada, asume el riesgo de hacer el ridículo frente a sus compañeros y profesor. (Torrance 1962). Este riesgo al ridículo puede desalentar la capacidad de asumir riesgos, una aptitud que resulta imprescindible en la adquisición de habilidades y conocimiento.

El efecto de estos comportamientos sociales “anti-creatividad” en la infancia, son evidentes en el trabajo de Torrance (fourth grade slump, 1967,1968), cuyos test muestran una significativa bajada en las puntuaciones en creatividad después del 3er grado (2º de EP).

Implicaciones en función del género.

Muchos niños tienden a esconder su capacidad creativa para no perder el rol acorde a su sexo, ya que la sensibilidad (una cualidad considerada femenina) y la asertividad (una cualidad considerada masculina), son componentes importantes de la creatividad.

La Supresión de la Creatividad y los Problemas Sociales.

Cuando los individuos altamente creativos suprimen su impulso creativo y se convierten en individuos que acatan lo establecido y son obedientes, pueden crecer con una importante falta de autoestima y falta de confianza en sus propios criterios, convirtiéndose en dependientes de las decisiones de otros. Fracasan en su desarrollo porque no han tenidos oportunidades de desarrollar su potencial en un entorno facilitador donde su cualidad no sea valorada negativamente (Torrance, 1960s). A veces se convierten en individuos solitarios por la falta de aceptación de su entorno.

Dado que la creatividad implica pensamiento independiente, rechazo a la presión del grupo, romper moldes, o cuestionar lo establecido, muchos niños altamente creativos pueden experimentar problemas de ajuste con su entorno. Lo que también puede conducir a una represión de su expresión creativa, que a su vez les general una mayor tensión o desequilibrio interno.

La investigación llevada a cabo por Whitmore (1980) mostró que muchos niños de alta capacidad y alto potencial creativo eran de alguna manera tímidos y no-asertivos en el aula. Algunos eran niños conflictivos. El niño disruptivo consume mucha atención por parte del profesor y no muestra un rendimiento académico excepcional o un alto potencial. Algunos sólo acaban mostrando este potencial en entornos específicos para niños de alta capacidad, pero la mayoría aprenden a suprimir sus impulsos creativos o incluso no han llegado a descubrirlos. Esto significa que estos estudiantes sólo serán conscientes de su potencial creativo y la satisfacción intrínseca derivada del hecho de crear, si consiguen alguna vez estar en un entorno que potencie su creatividad. (Ken Robinson. El elemento. En este intereasante libro Robinson relata la biografía de varios genios creativos de nuestra historia que tras un paso por la escuela muy negativo, descubrieron su potencial creativo una vez tuvieron la oportunidad -y la suerte- de encontrarse en un entorno acorde y de interactuar con individuos afines. Lo que Robinson llama, “Encontrar tu elemento, descubrir tu Tribu”).

Autoestima y Logro.

Marilyn J. Sorensen, Doctora en Psicología y autora del libro Breaking the Chain of Low Self-Esteem, (rompiendo la cadena de la baja autoestima), nos dice : “Las personas con baja autoestima con frecuencia se encuentran en uno de los dos extremos del rendimiento: el bajo rendimiento o el “sobre”-rendimiento. Algunos toman la senda de canalizar continuamente sus energías en un intento de recibir reconocimiento, aprobación y afirmación y se convierten en individuos de gran éxito en sus carreras y entornos educativos. Están motivados y obtienen un “sobre”-Rendimiento. Otros se bloquean por el miedo y nunca desarrollan su potencial o talento.

Leyendo las biografías y entrevistas de muchos personajes destacados por su creatividad y talento, siempre me ha chocado ver cuántos de ellos se definen como muy auto-críticos y con una baja auto-estima. En la biografía de John Lennon, el autor Larry Kane destaca “la gente se sorprendería al saber cuán inseguro era John Lennon y su falta de auto-estima. A lo largo de su vida e incluso en la cima de la “Beattle Maníasiempre mantuvo una auto-estima pobre, incluso a pesar de su imagen de seguridad.”

En su libro Marilyn expresa : “La auto-estima se construye básicamente a través del auto-reconocimiento, un conocimiento real de nuestro potencial y nuestro valor como personas. Algo que se aleja de absurdos y trivializantes esfuerzos de la educación promovida en los últimos años, que trabaja para hacer que todos los niños en la escuela se sientan “especiales” y tengan una alta autoestima (a menudo inflada y vacía de significado), como cuando mantenemos posturas como “No queremos que nadie se sienta excluido, así que todos ganarán el premio de ortografía” o “El premio al mejor alumno será elegido por una lotería“. Otro ejemplo es el laureado Premio Nobel de Literatura, el poeta y escritor Czeslaw Milosz quien confesó “Para mi escribir siempre fue una forma de superar mi inutilidad, real o imaginada”.

Cómo Revertir el Bajo Rendimiento.

Las similitudes entre las características de los niños de alta capacidad de bajo rendimiento y los niños de alto potencial creativo de bajo rendimiento destacados en estos estudios, nos da a entender que revertir las cifras de bajo rendimiento entre el alumnado de alta capacidad se puede lograr potenciando el desarrollo del potencial creativo en el aula. Emerick (1992) demostró que cuando se presentan las oportunidades educativas apropiadas, estos niños responden positivamente, aunque revertir la situación de bajo rendimiento es una tarea difícil y que lleva tiempo. Estas oportunidades deben incluir iniciativas para la toma de decisiones, respeto a la libertad del estudiante sobre su aprendizaje, potenciar la responsabilidad sobre el mismo, permitirles independencia en la elección de proyectos, materias, materiales, presentaciones…, relajar la disciplina y las exigencias de sumisión y conformidad.

Estos alumnos necesitan aprender de forma activa, asumiendo retos, planteando cuestiones. Aspectos como la gamificación, el ABP, el desarrollo de habilidades visuales y espaciales, las propuestas que incluyan el uso de la imaginación, consiguen de ellos una mayor implicación. Necesitan disfrutar con su aprendizaje. Necesitan sentirse orgullosos de su trabajo y resultados, más que el reconocimiento externo o la nota.

Mentores y Liderazgo Adulto.

Chambers (1973) observó que aquellos profesores que estimulan la creatividad permiten la elección de temas, valoran las respuestas poco ortodoxas, inteactúan con sus estudiantes y dirigen el aula de una forma más informal obtienen mejores resultados en sus alumnos. Torrance (1981 a 1994) concluyó en sus estudios que los profesores que marcan una diferencia ayudan a sus estudiantes a amar su asignatura de una forma tan intensa que ésta llega a convertirse en el centro de sus futura carreras. Para Torrance, esta pasión despertada es el mejor predictor del logro futuro.

Su Manifiesto for Children (Torrance 2002), se basa en estas ideas y en 40 años de estudios longitudinales :

  1. No tengas miedo de amar algo y de perseguirlo con intensidad.
  2. Conoce, entiende, practica, explota, enorgullécete y disfruta de tus fortalezas.
  3. Aprende a liberarte de las expectativas de otros y a alejarte de los juegos que te imponen. Libérate y juega a tu propio juego.
  4. Encuentra a un gran maestro o un mentor que te ayude.
  5. No malgastes energía en ser completo u homogéneo
  6. Haz aquello que amas y que haces bien.
  7. Aprende las habilidades de la interdependencia.

El mentorazgo y la comprensión de los adultos tienen un alto impacto en estos niños que tienden a destacar de forma natural, pero que a menudo se pliegan en un intento de satisfacer necesidades que les son contradictorias (satisfacer necesidades sociales vs. necesidades de desarrollo). Por eso necesitan encontrar un entorno donde su diferencia sea aceptada y valorada positivamente e interactuar con otros con los que se puedan comunicar en un mismo nivel. Deben ser ayudados para construir una fuerte auto-estima que les permita ir más allá de su zona de confort, superar la incertidumbre y arriesgarse a fallar en entornos no familiares (Szekely, 1981).

El objetivo es promover un sano equilibrio entre individualidad, creatividad y conformidad. Un adulto creativo puede ayudar a un niño o joven creativo a cruzar el puente entre la autonomía y la conformidad. Los profesores que trabajan de forma creativa y aceptan las diferencias, generan un marco de auto-aceptación y un ambiente en el aula donde los estudiantes están más animados a valorar las diferencias de otros.

Dar voz y voto a los alumnos altamente creativos les permite ejercitar su capacidad para perseguir sus ideas divergentes sin tener la necesidad de rebelarse, por lo que muchos problemas de comportamiento desaparecen. También les ayuda a conocer y desarrollar su potencial, a desarrollar sentimientos positivos de competencia, a crecer sintiéndose válidos y enfrentarse a los retos.

De nuevo la investigación demuestra que la formación y la implicación del profesorado en el desarrollo de la creatividad y el potencial, son muy importantes.

La escuela lleva siglos fallando a los alumnos con más talento creativo. Fomentar la creatividad ya no es optativo en una sociedad donde ésta se ha convertido en la principal cualidad a valorar por las empresas y donde nuestro futuro depende en gran medida de ella. ¡Es hora de cambiar¡

Este artículo es un extracto y síntesis de los siguientes:

http://thecreativemind.net/16/maybe-gifted-underachievers-are-more-creative/

http://blogs.psychcentral.com/creative-mind/2010/12/creative-but-insecure/

https://kkim.wmwikis.net/file/view/Underachievement.pdf

Recursos para el Desarrollo de la Creatividad en el Aula:

Pensamiento Creativo en la Escuela. (Rosabel Rodriguez)

Robert Swartz, un ejemplo de pensamiento creativo en el aula.

¿Puede la creatividad ser enseñada? (Robert Swartz)

Aprendizaje Basado en las Destrezas del Pensamiento. Cambiando el Panorama Educativo Español (Autor : Robert Swartz).

Sobre la Personalidad Creativa y los factores emocionales que ayudan a desarrollar el Potencial Creativo:

¿Qué nos hace ser creativos?

Tres lecturas para el enriquecimiento y el desarrollo del potencial creativo en el aula:

Renzulli y Reis : Enriqueciendo el curriculum para todo el alumnado.

Renzulli es considerado uno de los psicólogos más influyentes en el desarrollo del talento. Su modelo SEM, desarrollado en este libro, propone propuesta de enriquecimiento que tienen en cuenta las características y recursos del centro, trabajando el pensamiento creativo y razonamiento de los alumnos, para lograr las 3E (Engagement, Enjoyment, Enthusiasm).

Robert Swartz : Aprendizaje a través del Razonamiento

La creatividad se potencia a través del desarrollo de destrezas del pensamiento, como comparación, análisis y síntesis. R. Swartz, Profesor de Harvard formado en Massachussets, Cambridge y Oxford es director del CTT (Center for Teach Thinking) con oficinas también en Madrid, que promueve talleres de formación para el profesorado y para todo el centro. En España ya son 5 los centros TBL (Thiking Based Learning), entre ellos el innovador Colegio Montserrat de Barcelona.

Ken Robinson : Escuelas Creativas.

Ken Robinson es uno de los expertos en creatividad e innovación educativa más reconocido. Su charla TED “La Escuela mata la creatividad” es la más escuchada de la historia. Para él, la escuela de hoy mantienen un formato parecido a las fábricas del siglo XIX donde entran niños diversos y creativos y salen jóvenes que han aprendido a ser sumisos, conformarse con el orden establecidos y que han renunciado a su creatividad y al desarrollo de sus propios talentos. El siglo XXI nos trae retos para los que este modelo de escuela no esta preparando a sus alumnos, avocándolos al fracaso profesional y negándoles el derecho a un futuro.

Aprendizaje Basado en las Destrezas del Pensamiento. Cambiando el Panorama Educativo Español (Autor : Robert Swartz).

¿Por qué necesitamos enseñar a pensar a nuestros estudiantes?

Autor : Robert Swartz.

Todo el mundo piensa, pero no todo el mundo piensa de forma eficaz. Seguro que todos podemos recordar ejemplos en los que pensamos que no tomamos las decisiones más acertadas, no tuvimos en cuenta suficientemente las desventajas o consecuencias de nuestras decisiones, y ésto ahora nos atormenta.

¿Qué nos estamos perdiendo? Normalmente tres tipos de pensamiento que todos necesitamos desarrollar para realizarlas de forma cuidadosa y con habilidad : Análisis de Ideas, Desarrollo de Propuestas Creativas, y Pensamiento Crítico.

¿Qué significa esto? Centrémonos en el análisis, sustituyámosla por “pensar en cómo funcionan las cosas”. Desde un teléfono móvil a una bicicleta. Pensemos ahora en lo que enseñamos a los niños en la escuela. Por ejemplos en las historias de los libros que les hacemos leer. ¿Cómo funcionan? A menudo les decimos a los estudiantes que toda historia tiene 5 partes : Los personajes, la escena, el argumento o trama, nudo y desenlace. Pero las historias a menudo generan un suspense, que nos incita a querer leer más, a veces acaban con una sensación de alivio, otras de sorpresa. ¿Cómo pueden todos estos elementos combinarse para que esto ocurra?.

Un maestro puede plantear a sus alumnos “Muchos de vosotros habéis indicado que al leer esta novela, las acciones del personales os hicieron sentir  ansiedad y crearon suspense. Quisisteis leer más. ¿Cómo consiguió esto el autor?.

No es difícil de resolver en las historias más simples, y ayudará a comprender las más complejas. “Oh, hizo que el personaje hiciera algo malo y después no nos habló de él por un tiempo. Así que tuvimos curiosidad y seguimos leyendo”. Que el estudiante explique esto nos hace ver que comprendió la técnica y aumentó el interés del estudiante en la historia. Quién sabe, quizá más tarde ese mismo estudiante escriba su propia historia.

Cuando esto sucede, la comprensión que el estudiante desarrolla es mucho mayor que cualquier ejercicio memorístico. ¡Y esta es sólo una de las destrezas del pensamiento que no estamos enseñando a nuestros alumnos en la escuela tradicional¡

Así, la respuesta a nuestra pregunta es simple. Sabemos como enseñar destrezas de pensamiento de forma que todos nuestros alumnos las usen de forma natural, y sabemos como implantar hábitos de pensamiento y rutinas de cuestionamiento que potencien el uso de estas destrezas. Y sabemos como infundir esto en el curriculum ordinario sin compromenter los contenidos. Más aún, sabemos como hacer todo esto en aulas que se convertirían en aulas centradas en el alumno, quienes trabajarían de forma colaborativa, animados por sus profesores, trabajando por el desarrollo de una cultura del pensamiento. Sabemos además como poner todas estas herramientas juntas para que todo el centro se convierta en un centro de aprendizaje basado en el pensamiento.

Para hacer esto, no necesitamos tirar paredes, ni contratar a más profesores, ni cambiar el curriculum. Los maestros y profesores y los directores de cada escuela pueden hacer que esto suceda, ellos sólos. De hecho, cada docente puede hacer esto y todos sus alumnos pueden beneficiarse de ello.

Así es como deberíamos enseñar a todos nuestros alumnos :

1) Tener buena memoria no contribuye por sí sólo a pensar o aprender adecuadamente.

Los colegios españoles se están dando cada vez más cuenta de que hacer de la memorización la única base del aprendizaje está resultando un fracaso. Ha fracasado este sistema, porque se ha limitado a conseguir un aprendizaje superficial que tiene poco impacto en la vida de los estudiantes. Muchos estudiantes memorizan conceptos para aprobar los exámenes, y los aprueban. Su objetivo es aprobar los exámenes, incluso sacar buenas notas. Pero, ¿qué hay de lo que estan aprendiendo para pasar estos exámenes? Para ellos sólo es un medio de sacar buenas notas. Muchos estudios recientes demuestran que el 90% de lo  que los estudiantes aprenden en la escuela, tiene un impacto muy pequeño en su vida fuera de ella.

Ha fracasado en hacer consciente a los alumnos de la necesidad de aprender  implicándose en lo que se ha venido a llamar “pensamiento de orden superior”. Esto implica por ejemplo desarrollar la capacidad de tomar decisiones importantes, trabajar la resolución de problemas, hacer predicciones precisas sobre las consecuencias de las acciones, o evaluar los argumentos de otros que intentan hacerte cambiar de opinión, entre otras. Estas son destrezas necesarias para la vida, y difieren del ejercicio de sólo memorizar. Sin embargo, muchos estudiantes acaban la escuela sin haber desarrollado ninguna de estas detrezas.

¿Tenemos una solución mejor?

2) Mejoremos nuestro pensamiento y usémoslo para aprender mejor.

Algunos colegios están cogiendo el toro por los cuernos. Están siguiendo el ejemplo de otros colegios que quieren dar otro enfoque a la forma de enseñar. No solamente enseñan a sus alumnos destrezas de orden superior de forma explícita, sino que también están reestructurando sus clases para infundir la enseñanza de las destrezas del pensamiento analítico, creativo y crítico en los contenidos de cada día.

Animan a los alumnos a usar estas destrezas para pensar y poder implicarse en un aprendizaje más profundo de los contenidos curriculares normales. Y lo están haciendo en todos los cursos y asignaturas con notable éxito. Esta nueva metodología de enseñanza es lo que denomino “Enseñanza basada en el pensamiento”.

¿Qué implica esta esto?

Pongamos un ejemplo: Los alumnos aprenden sobre nutriciónn y se les pide comparar y contrastar una dieta mediterránea y una dieta de comida rápida.

menu-mediterraneomenu-comida-rapida

En lugar de enumerar simplemente las similitudes y diferencias, el profesor les va guiando con el fin de que piensen en estas similitudes y diferencias, haciendoles diferentes preguntas:

  • ¿Qué diferencias y similitudes son importantes?
  • ¿Qué ideas son relevantes a la hora de elegir los alimentos que comemos?
  • ¿Qué conclusiones podemos sacar sobre estos dos tipos de dieta?

Para ello, se utiliza un organizador gráfico especial, para que puedan guiarse y escribir las respuestas a estas preguntas conforme interactúan con otros alumnos en pequeños grupos de pensamiento colaborativo.

contrastador

Estas tres preguntas, junto con un listado de similitudes y diferencias que incluyen tanto elementos triviales como relevantes, además de hacer que los estudiantes obtengan una perspectiva más amplia y significativa de esta actividad gracias a sus propias conclusiones, es lo que favorece la estrategia de comparar y constrastar con destreza.Esta estrategia desarolla más el pensamiento que simplemente enumerar y no pensar sobre las similitudes y diferencias que van encontrando. A su vez, esto eleva la actividad a un tipo de pensamiento de orden superior y que resulta fácil de dominar para los estudiantes. Aquí mostramos las respuestas de tres estudiantes que trabajaron juntos en esta lección.

Este trabajo se puede realizar en todas las asignaturas y materias, la idea es trabajar el aprendizaje a través del razonamiento, permitiendo que los estudiantes analicen, reflexiones y saquen sus propias conclusiones. Por ejemplo, otros temas que los estudiantes pueden comparar y contrastar han sido un pasaje en prosa y una pieza de poesía sobre el mismo tema; un país democrático y un país totalitario; Las Meninas de Velazquez y las Meninas de Picasso; una fruta y una verdura; Don Quijote de la Mancha y Sancho Panza, etc…En algunos casos, los profesores piden que los alumnos escriban un texto corto con su respectiva conclusión para posteriormente ir produciendo razones o evidencias apoyadas en las similitudes y diferencias reflejadas en los organizadores gráficos. El hecho de ser capaces de organizar sus ideas mediante esta sencilla estructura favorece aún más el conocimiento y el aprendizaje logrado a lo largo de la lección.

La destreza de comparar y contrastar se trata de un tipo de destreza de análisis, tomando este término prestado de uno de los autores experto en enseñananza del pensamiento: Benjamin Bloom (Taxonomía de Bloom).

También hay otro tipo de análisis que se pueden enseñar. Por ejemplo, a menudo los alumnos suelen estudiar cosas que tienen componentes claros sobre lo que tienen que aprender, como las partes del cuerpo humano, las diferentes partes de un discurso, partes de una historia, las partes de un gobierno de cada país. Se les suele preguntar sobre las diferentes partes que lo componen, para comprobar si han aprendido lo que el profesor les ha ido enseñando.

Pero, ¿es suficiente con conocer los nombres de las partes? Supongamos que practicamos la destreza de las partes y el todo. Se podría hacer aún más en profundidad si añadimos las siguientes preguntas: ¿Qué pasaría si faltase una parte del conjunto?, ¿Cuál es la función de esta parte cuando está presente? Y ¿cómo funcionan todas estas partes juntas para hacer que todo el conjunto haga lo que hace? Estas son preguntas inquisitivas y de descubrimiento que los estudiantes solamente pueden dominar cuando se detienen a pensar sobre las partes de cualquier objeto; También los alumnos van aprendiendo a compartir sus ideas y a trabajar juntos para ir encontrando respuestas reveladoras. Pensad por un momento sobre cómo el hecho de hacer estas preguntas para estudiar los diferentes objetos, conlleva a un entendimiento más profundo y enriquecedor sobre cómo las cosas funcionan, en vez de limitarse a enumerar las partes.

De este modo, la destreza de las partes y el todo acaba siendo un tipo de pensamiento de orden superior, que cuando acaba siendo algo habitual en la vida de los alumnos, ¡puede potenciar su aprendizaje 100 veces más o incluso 1000 veces más!

determinar-la-relacion-de-las-partes-con-el-todo

Si utilizamos con frecuencia esta estrategia para pensar en las partes y el todo, al igual que la destreza de comparar y contrastar, llegará a ser algo habitual mediante la práctica continua del profesor que podrá dar forma y guiar el pensamiento de sus alumnos. Todos los alumnos lo acaban dominando fácilmente.

De hecho, hay muchos más tipos de pensamiento analítico que pueden trabajarse desde diferentes formas de pensamiento de orden superior y que llegan a ser destrezas que nuestros alumnos acaban utilizando con facilidad, una vez que las han practicado y puesto en práctica con regularidad. ¡He aquí la potencia educativa que proviene de hacer la infusión de las destrezas de pensamiento en el contenido del curriculum!

III. Desde un pensamiento analítico a un pensamiento creativo

Por supuesto no queremos quedarnos solamente en estos tipos de análisis. También pretendemos que nuestros alumnos sean capaces de pensar de forma creativa cuando necesiten crear nuevas ideas y evaluarlas, antes de decidir si éstas funcionan y si son aceptables. Este el campo del pensamiento crítico.No quiere decir que no tengamos costumbre de utilizar el pensamiento crítico o creativo. Al igual que los ejemplos de comparar y contrastar, solemos hacerlo, pero no del todo bien, por ello podemos ampliar nuestra forma de pensar -si sabemos hacerlo de forma adecuada- al igual que estos alumnos hacen con la destreza de comparar-contrastar y las partes y el todo.

Con la práctica se llegará a hacer de forma más profunda y con más destreza. El potencial de aprendizaje de estos otros dos tipos de pensamiento es enorme cuando se emplean estas destrezas de pensamiento analítico. Algunos profesores han hecho estas propuestas a sus alumnos : ¿Nos podrían surgir nuevas ideas sobre cómo mejorar la seguridad humana, sobre cómo conservar el medio ambiente, sobre cómo cambiar el final de una historia para resaltar más las fortalezas de uno de los personajes? Reconocen que una simple lluvia de ideas no es suficiente para extraer auténticas ideas originales.

Para potenciar estas actividades donde los estudiantes practican algunas destrezas, se les pide a los alumnos pasar de una lluvia de ideas a intentar deliberadamente agrupar las ideas familiares para acabar encontrando ideas nuevas y originales que permitan conseguir estos objetivos. Un estudiante, por ejemplo llegó a crear un nuevo tipo de misil que podia responder electrónicamente a las señales de peligro de los escaladores de montaña en circunstancias adversas y a la vez, podia transportar y abastecer de instrumentos médicos que podían enviarse con un paracaídas en respuesta a otra señal electronica que emitiese el escalador en peligro. Una idea interesante, ¿verdad?

Esto claramente sitúa a este tipo de pensamiento original, en la categoría de síntesis, de Bloom. Todo ello, promovido por una simple lluvia de ideas y añadiendo pasos explícitos que suponen intentos deliberados para combinar ideas de una forma nueva. Otros profesores han trabajado con sus alumnos identificando problemas típicos de adultos para posteriormente ir sugiriendo ideas creativas para resolverlos.

Por ejemplo, un grupo de alumnos trataron de dar soluciones a cómo encontrar las llaves que uno ha perdido. En otro colegio, el profesor de música retó a los alumnos a desarrollar modos innovadores de tratar piezas de música ya existentes. Otro profesor desafió a sus alumnos de 5 años a encontrar modos creativos de utilizar viejas cajas de carton que se iban a deshechar, con el fin de crear algo útil. En todos estos ejemplos, los alumnos tenían que proveer muchas ideas sobre las que el profesor nunca había pensando antes.

Cuando internalizamos esta estrategia de pensamiento y la asumimos como algo natural para nuestro intelecto y para la creatividad, entonces estará totalmente al alcance y capacidad de los alumnos. Este tipo de pensamiento nos acaba liberando de la monotonía del acto de pensar, con sus viejas y continuas rutinas. Todos los alumnos son capaces de aprender estas estrategias para desarrollar su pensamiento creativo, y ¡no solo los alumnos más capaces! Pero si no practican esta habilidad, simplemente permanecerá latente en sus mentes y nunca llegará a dar fruto. Todos los estudiantes, tienen esta capacidad.

IV. El pensamiento crítico también es necesario para ser buenos pensadores y buenos aprendices.

Y por supuesto, también tenemos lo que se llama pensamiento crítico. Este es el tipo de pensamiento que se engloba en la categoría de evaluación, de Bloom. Lo creamos o no, todos acabamos ejercitando nuestro pensamiento crítico de forma regular. Pero la pregunta es ¿lo hacemos con destreza? “¿Debo creer lo que este vendedor me está diciendo sobre el nuevo coche Twingo? Bueno, tiene una sonrisa agradable, habla convincentemente y parece una persona amable”. El pensamiento crítico básicamente nos cuestiona: ¿Debo hacer esto? O ¿Me debo creer esto otro? y posteriormente nos responde haciendo un juicio basado en una amplia y relevante información.

Si la información es relevante pero no muy amplia, entonces detendremos nuestro juicio y lo consideraremos como incierto para aceptar o rechazar la idea, con lo que tendremos que seguir yendo más lejos. Esto significa que nosotros simplemente no hacemos cosas o no nos creemos algo solamente porque alguien nos lo haya dicho. Todo juicio ha de estar basado en razones que sean viables.

Pero ¿cómo sabemos qué información es relevante y cuando es suficientemente amplia? Cuando hacemos uso del pensamiento crítico sin cuidado y sin destreza, es cuando podemos tener más dificultades. Mentiras o simplemente errores, se pueden transmitir a través de una sonrisa o a través de mensajes que parecen convincentes. ¿Cuántas veces hemos sido víctimas de ello?

Un profesor de historia puso de ejemplo a sus alumnos, exponiendo dos explicaciones sobre un mismo conflicto, tomado de dos libros diferentes de historia, sobre quién inició la batalla que produjo la caída del gobierno democrático y los motivos que lo produjeron al respecto. ¿A quién deben creer? Quizás, el profesor debería elegir el libro que él cree que es más fiable y así poder dárselo a sus alumnos. Pero ¿que pasará cuando no esté el profesor y los alumnos tengan que hacer su propia elección?

Finalmente lo que hizo el profesor fue pedirles que trabajen juntos para configurar una lista de cuestiones que les ayude a decidir cuál es la fuente más fiable sobre el motivo que hay detrás del hecho histórico. Los alumnos procedieron a hacer un listado sobre el que tomar referencia para emitir un tipo de juicio u otro. Este listado incluía cuestiones específicas sobre los autores (como por ejemplo la reputación, lealtad o afiliación hacia un lado u otro), las publicaciones anteriores (ej. qué tipo de libros han publicado, en qué editorial), de donde tomaban los autores la información (ej. de fuentes primarias o secundarias) y algunos aspectos adicionales (qué decían otros historiadores, evidencias).

juzgar-la-fiabilidad-de-la-fuente

Así se daban cuenta de que los resultados y datos que obtenían podían ser muy fiables, poco fiables o bien inciertos. A mi juicio, esto es también un tipo de liberación: Liberación de la tiranía de los textos y de otras formas de comunicación, incluyendo la publicidad.

Profesores de ciencias a los que les resulta familiar este ejemplo sobre historia, han utilizado este modo de enseñar y ayudar a sus alumnos con el fin de que desarrollen un pensamiento crítico con destreza para poder evaluar la fiabilidad de cuestiones diversas o nuevos descubrimientos, como por ejemplo gusanos gigantes encontrados en el fondo del oceáno (¡lo que llegó a resultar fiable!). Lo que estos alumnos desarrollaron fue un listado similar que podíaan utilizar no solamente para evaluar estas fuentes históricas o científicas para comprobar su fiabilidad, sino para evaluar cualquier fuente escrita de cualquier campo del conocimiento.

Esta es una cuestión muy relevante hoy día, especialmente en relación a cómo valorar internet como fuente de información. ¿Cuántos alumnos cuando requieren información de internet simplemente aceptan y copian todo lo que leen? Y qué facil resulta para cualquiera, poder colgar información en internet y hacer que suene creíble. El poder liberador del pensamiento crítico resulta muy claro con estos ejemplos.

V. ¿Pueden ser todos los estudiantes buenos pensadores y aprendices?

Pensemos en los niños muy pequeños. ¿No resulta el pensamiento crítico muy sofisticado para ellos? ¿No sería más propio para niños más mayores? He podido observar una lección impartida por una profesora en un colegio, para niños de 3, 4 y 5 años.

Esta profesora trabajaba con niños de 4 años y les hace una pregunta : ¿Por qué tu compañera Laila no ha venido hoy? ¿Por qué razon? La respuesta standard que los alumnos suelen dar es que está enferma. Pero, ¿es esto cierto? No hagamos suposiciones. ¿Cómo podemos averiguarlo? ¿Hay otras posibilidades de por qué no ha venido hoy? “Bueno, si”, dicen los alumnos. “Podría quizás estar visitando a su abuela, o quizás esté en el dentista, etc..” Entonces, ¿Cómo podemos saberlo?

Consideremos cómo podemos averiguar si está enferma. ¿Qué pruebas tendríamos? Llamar a su doctor, o llamar a su madre o bien miremos en su mochila por si hubiese algún tipo de medicina. De este modo, los alumnos pueden llegar a ser como Sherlock Holmes. Todas estas ideas provienen de su propia experiencia. Bueno, no conocemos a su doctor y su madre no suele contestar el teléfono, pero sin embargo, hemos encontrado un Kleenex en su mochila. ¿Debemos por tanto concluir que está enferma? Sorprendentemente todos los alumnos contestaron: “No lo sabemos. Un Kleenex no es una evidencia muy clara!! Así que estos alumnos concluyeron que la respuesta debe permenecer incierta y que deben por tanto, seguir indagando. ¿Cuántos adultos están dispuestos a reconocer algo así?

buscando-la-causa

VI. Pensar bien no solo sirve para aprender mejor sino para vivir mejor.

Muchos profesores enseñan a sus alumnos a utilizar estas destrezas de pensamiento para llevar a cabo una buena toma de decisiones y solución de problemas con destreza. A mi juicio, éste debe ser el principal objetivo de la enseñanza. Si la razón por la que hacemos las cosas es “enseñar a pensar”, pero al final no conseguimos tener impacto sobre cómo los alumnos toman decisiones o resuelven problemas en el colegio y en sus vidas, por muy interesante que sea lo que hemos hecho, ¡hay algo que nos está faltando!

Imagínate convertirte en el protagonista del cuento de “Jack y las habichuelas mágicas”, cuyo fin es esconderse y huir del gigante. ¿Qué debe hacer y por qué motivo? Pensemos en ello detenidamente y no adivinemos simplemente qué puede pasar. O si fueses Madam Bovary, ¿qué deberías hacer? No todas las decisiones de los personajes de ficción son las mejores. ¿Cuál crees que sería la mejor? Y por supuesto, dependería de cómo son los personajes y en qué circunstancias se encuentran, cuestiones sobre las que habría que hacer una lectura más profunda para averiguarlo.

A lo largo de la historia ciertamente no todas las decisiones de los líderes han sido buenas. Piensa si fueses Napoleon en Waterloo, Cesar en el Rubicon, Harry Trumen sabiendo que tiene armas atómicas y que estás en la Segunda Guerra mundial. Por supuesto cuando te decantas por una elección, has de saber que te estáss basando en hechos reales históricos. O en otro ámbito diferente, ¿cuál sería la mejor fuente de energía sobre la que mejor dependería tu país? ¿Qué equipamiento sería mejor para nuestro nuevo gimnasio teniendo en cuenta nuestro limitado presupuesto? ¿Qué tema debería elegir para mi ensayo final? ¿qué se puede hacer para aprovechar y transformar el espacio inutilizado cerca del colegio para convertirlo en un parque para niños con discapacidades? Y así muchas más.

Por supuesto, cuando tomamos estas decisiones, tenemos que asegurarnos de tener en cuenta diferentes opciones; de hecho podemos pensar en algunas ideas creativas. Pero posteriormente, ¿qué necesitaríamos para poder decidir las consecuencias relevantes que podrían tener estas opciones, si son buenas o malas? Y cuando observemos el resultado, ¿cómo de importantes son estas consecuencias? Teniendo en cuenta todo ello, ¿cuál sería la mejor opción? ¡Esto sería una toma de deciones con destreza! De hecho, pasemos al siguiente paso y transformemos este minucioso pensamiento en escritura.

Imaginemos que estamos escribiendo una carta al Presidente Truman de los Estados Unidos, para dar fin a la II Guerra Mundial. Utilicemos una estructura basada en una buena toma de decisiones con destreza. ¿Hay alguna opción mejor y diferente a las armas nucleares? Si las hay, expliquemos por qué. Si no, expliquemos por qué bombardear ciudades japonesas con armas nucleares, parece ser la mejor opción en esta situación. Pero cuando lo hagamos, no adoptemos simplemente una actitud polémica y nos limitemos a explicar los beneficios de lo que recomendamos.

Mostremos al Presidente Truman que lo que hemos pensado con las respectivas ventajas e inconvenientes de estas opciones, lo hemos considerado de forma minuciosa.Por supuesto, volvamos a los organizadores gráficos que hemos utilizado anteriormente para reflejar todos los detalles y para incluirlo en ellos, como si fuese una tarea asignada para realizar de forma escrita. Si vamos más allá, hemos de tener presente que cuando tomamos una decision, no hemos de limitarnos a cruzarnos de brazos y dar nuestra decisión por acabada.

Tenemos que estar dispuestos a escuchar otros puntos de vista y a considerarlos minuciosamente y con respeto. Quizás otra persona ha descubierto alguna otra cosa relevante que nosotros hemos obviado. Y si es así, hemos de estar dispuestos a cambiar de idea.

Permanezcamos siempre con una mentalidad abierta.

VII. Un mundo donde la acción es guiada por un buen pensamiento.

Pensad en cómo sería el mundo si aprendiesemos a pensar y a tomar decisiones de este tipo como algo natural e inherente a nuestro modo de vivir. Niños de 3 y 4 años pueden iniciar este camino y continuar hasta cursos más avanzados- de hecho esto ha venido ocurriendo en colegios de España que han estado involucrados y comprometidos con TBL (“Thinking Based Learning o Enseñanza basada en el pensamiento”).

La toma de decisiones con destreza acaba siendo no solo un vehículo para un buen aprendizaje sino una destreza para aprender a vivir. Y lo mismo ocurre con las demás destrezas de pensamiento que los alumnos han ido adquiriendo en la escuela. Concluiré esta explicación con una simple pregunta. Sabemos, de hecho que la Enseñanza del pensamiento funciona.

¿Por qué no se enseña en todos los colegios de España este modo de pensar a los alumnos?

Autor Robert Swartz.Escrito como introducción al nuevo Manual de lecciones TBL en español, para ser publicado por la editorial SM en Madrid, (España)

Apéndice y agradecimientos:

Colegios españoles representados en este artículo:
Colegio Montserrat, Barcelona Colegio Salzillo, Molina
Colegio Carmelitas, Vitoria
Colegio Heidelberg, Gran Canaria
Colegios Ayalde/Munabe, Loiu
Colegio Lope de Vega, Benidorm
Colegio La Asuncion, Caceres
NCLIC, Vitoria
Colegios Eskibel/Erain, San Sebastian
Nota del autor: QUISIERA MOSTRAR MIS AGRADECIMIENTOS A ESTOS PROFESORES Y ALUMNOS, POR ENSEÑARNOS CÓMO EL BUEN PENSAMIENTO Y EL BUEN APRENDIZAJE HA SIDO POSIBLE EN SUS CLASES Y CÓMO HA SIDO FACILITADO POR TODO EL COLEGIO. TAMBIÉN ESTOY EN DEUDA CON REBECCA REAGAN Y VIRIDIANA BARBAN DE CTT. ELLAS HAN COMPARTIDO SU CONOCIMIENTO SOBRE TBL CON MUCHOS PROFESORES DE ESTOS COLEGIOS, FACILITANDO SU INNOVACIÓN EN LA ENSEÑANZA. ELLO HA CONDUCIDO LA ENSEÑANZA BASADA EN EL PENSAMIENTO A UNA FORMA DE APRENDER MÁS VIVA TANTO PARA PROFESORES COMO PARA ALUMNOS. FINALMENTE, QUISIERA MENCIONAR MI DEUDA CON SANDRA PARKS Y STEPHEN FISCHER, CUYO TRABAJO INICIAL CONMIGO HA DADO FORMA AL MODO EN QUE EL TBL HA EVOLUCIONADO EN LA ENRIQUECEDORA Y VIABLE METODOLOGÍA EDUCATIVA, ACTUALMENTE EN ACCIÓN.Robert Swartz.
robertjswartz

Robert Swartz es profesor emérito en la Universidad de Harvard, Profesor en la Universidad de Massachussets, Formado en esta Universidad y con estudios posteriores en las Universidades de Cambridge y Oxford. Filósofo, promotor de la cátedra sobre Aprendizaje basado en el Razonamiento y Director del CTT (Center for Thinking Teaching) con oficinas en Massachussets y Madrid. Su proyecto http://www.teach-think.org trabaja por expandir esta metología de aprendizaje en los centros y docentes de todo el mundo.

Robert Swartz es también co-autor del libro “Aprendizaje Basado en el Pensamiento“. Una guía didáctica que ayuda a los docentes a aplicar el pensamiento eficaz en la enseñanza de los contenidos de cualquier materia y curso escolar. Con abundantes casos prácticos que proporcionan al lector una visión concreta de cómo enseñar a los alumnos a hallar evidencias en las que fundamentar sus conclusiones, desarrollar ideas creativas, escuchar atentamente y con comprensión, y comunicar sus ideas de forma clara y precisa.Sus autores demuestran que, si los alumnos dedican tiempo al aprendizaje de destrezas de pensamiento, su rendimiento mental mejora radicalmente tanto dentro como fuera de la escuela.

aprendizaje basado en el pensamiento

Nuestro agradecimiento a Robert Swartz, por cedernos este artículo para su publicación en este blog. La Rebelión.

Robert Swartz, un ejemplo de pensamiento creativo en el aula.

´Hacemos mucho hincapié en la importancia de la creatividad. Hemos tratado este tema desde la perspectiva de su conceptualización, hemos insistido en la necesidad de no confundirla con la creación artística, nos hemos adentrado en los aspectos psicológicos y emocionales que favorecen el desarrollo del potencial creativo de cada uno de nosotros y hemos abordado el caso de Niels Bohr, físico danés, premio Nobel de Física en 1922 cuyo pensamiento creativo le valió algún suspenso en la escuela.

Además hemos hablado de cuán importante se convierte la habilidad creativa en una sociedad digital hiperconectada, donde la constante innovación y renovación serán las claves de la competitividad y de cómo es la creatividad, más allá del cociente intelectual, lo que ha distinguido a los grandes innovadores a lo largo de nuestra historia.

Pero ¿el creativo nace o se hace? ¿Nacemos con un nivel de creatividad estable que nos distingue del resto de nuestros compañeros o puede ésta ser desarrollada -o inhibida- a lo largo de nuestro proceso de formación?

En el artículo de hoy Robert Swartz, PhD en la Universidad de Harvard y Profesor Emérito en la Universidad de Massachusetts at Boston, co-autor del libro “Aprendizaje basado en el pensamiento“, y a cargo del proyecto de formación de excelencia para el profesorado “Center for Teaching Thinking”, con oficinas en Madrid (www.teach-think.org), nos relata una experiencia real. Un sencillo gesto en el aula que provoca respuestas creativas por parte de los alumnos, gracias a las cuáles aprenden importantes lecciones para su desarrollo personal y profesional.

En un entorno en continuo cambio, donde los datos estan al alcance de un click, son la capacidad de adaptación, innovación y creatividad las habilidades que nuestros hijos y alumnos necesitan desarrollar.. Estas hablidades además, se demuestran parte del desarrollo sano y equilibrado del ser humano. Coartar su desarrollo mediante un aprendizaje encorsetado, memorístico, basado en la repetición de conceptos aprendidos sin razonamiento, sin reflexión, sin crítica, supone negar a nuestros alumnos la oportunidad de desarrollarse como seres humanos felices y auto-realizados.

“Can Creativity Be Taught? Inventions”

(¿Podemos enseñar a los niños a ser creativos? Invenciones)

By Robert Swartz

Hace unos años visité un aula de niños de 5 años, en la que el maestro había traído algunas cajas de cartón medianas y grandes, que el centro iba a tirar. El maestro preguntó a los niños que pensasen qué hacía la gente normalmente con las cajas de cartón. Un alumno contestó “ponen televisores en ellas y lo llevan a las casas de las personas”. Otro dijo “también ponen allí la ropa de invierno y la guardan hasta el próximo año”. Y me dije a mi mismo “Estos niños están recordando momentos en los que alguien les llevó un televisor a casa, o cuando quizá su madre guardó las prendas de invierno para la temporada siguiente”. Y están pensando “el mismo tipo de cajas, puedes hacer las mismas cosas”. Esto es lo que llamamos “pensamiento analógico”. Pero no importa como lo llamemos, es lo que sucede todo el tiempo, no sólo con los niños, sino también con los adultos.

Pero el maestro dijo entonces : Ahora pensemos en algo diferente que podríamos hacer con estas cajas. Y las podéis desarmar si queréis. Hacer algo útil.

Bueno, lo que sucedió a continuación fue como un chaparrón. Como si lo hubieran planeado, un estudiante dijo : ¡Hagamos un barco!. Así que empujaron un lado de la caja e hicieron un pliegue que se convirtió en la popa del barco. Empujaron la parte trasera y la redondearon. Después dos niños pusieron algunas esterillas dentro y se sentaron encima, sacaron sus brazos por los laterales y fingieron remar. Otra niña puso una caja a su lado, entró gatenado y cerró la tapa como si fuera una puerta. Ella quería estar sola. Otros dos niños rasgaron un lado de la caja con la tapa restante, la pusieron en el suelo, y giraron la tapa de forma que podían echarse y poner sus cabezas debajo de la tapa doblada. Y dijeron “Es para mirar los libros de dibujos en los días soleados”.

Al contrario que poner una televisión en una de las cajas, éstas si eran propuestas creativas de cómo las cajas podrían ser usadas. Todos los niños se implicaron y pensaron qué hacer.

El proceso creativo también se basa en analogía y experiencia. Los niños que construyeron el parasol seguro que han visto antes un parasol, una sombrilla, una gorra.. Y al ver una pieza de la caja doblada pensaron que podrían doblarla para que pareciera uno de esos parasoles. Imaginaron unos pocos giros, dobleces, recortes y esta “inservible” pieza de cartón se convirtió en un útil parasol. Incluso la niña tímida que quería estar sola se implicó.

La técnica que el maestro usó para lograr que los niños hicieran esto, es lo que llamamos “brainstorming” (o lluvia de ideas) : Piensa en cuantas formas diferentes puedes hacer algo, incluso si son ideas “locas”, porque quizá alguna de estas “locas” ideas pueda convertirse en la forma de resolver un problema.

Esto me lleva a 2 reflexiones. La primera es que mucha gente tiende a pensar que sólo algunos niños son creativos. Y el resto no. Y aquellos que sobresalen serán Mozarts o Picassos, pero el resto, bueno, el resto no puede aspirar a serlo. He visto suficientes experiencias en las aulas para darme cuenta de cuán errónea es esta idea. Todos estos niños son capaces de hacer este tipo de propuestas, y tener esta capacidad creativa. Lo que sus maestros tienen que hacer es encontrar la forma para que se exprese y desarrolle, tal como el maestro de nuestro ejemplo hizo.

Pero la segunda reflexión tiene más que ver con la sociedad en la que nos estamos desarrollando. La sociedad del siglo XXI. Todo el mundo destaca lo creativos que son los niños pequeños, pero cómo, cuando llegan a primaria parecen perderla. O quizá muchos de ellos la pierden, y aquellos en los que permanece, bueno, ellos serán los Mozarts y los Picassos de nuestro siglo. Sí, es cierto que algo le pasa a nuestros niños cuando llegan a Primaria : sus profesores empiezan a imprimirles la idea de que sólo hay una respuesta correcta y de que serán penalizados si su respuesta es distinta. Así que se callan. Si esto sucede cada día durante los siguientes 10 años, podemos entender por qué cualquier talento creativo que estos estudiantes pudieran albergar, nunca volverá a mostrarse.

Pero no tiene que ser de este modo. Ni siquiera los niños introvertidos, como la niña de esta historia, están exentos de darnos grandes muestras de talento creativo, incluso en las aulas que hacen hincapié en las “respuestas correctas”.

En muchas aulas los maestros guían explícitamente a sus alumnos hacia un desarrollo creativo planteando problemas como “¿Cómo podríamos atravesar este profundo y caudaloso río sin tener una embarcación?” Y después usando propuestas como “Piensa en lo que estas intentando hacer y cómo sería si lo hicieras con un barco”, entonces “Piensa cómo podrías hacer algo similar con lo que tienes alrededor, y no te preocupes, tu idea puede parecer tan atrevida como quieras, no hay una sola respuesta correcta”.

Estas son las dos premisas que llevaron a los estudiantes a construir el barco, la sombrilla y el espacio privado. Pero al hacer esto explícitamente en el aula de una escuela tradicional, e incluso escribiéndolo en la pizarra como una estrategia de pensamiento creativo que los alumnos pueden seguir, este maestro esta transmitiendo el mensaje de que desarrollar ideas creativas de este modo es aceptable, y de que pueden asumir riesgos en sus propuestas y respuestas y que no serán penalizados.

En mi trabajo, en el que enfatizamos mucho sobre cómo el aprendizaje en profundidad puede darse ayudando a los alumnos explícitamente en el desarrollo de su capacidad de razonamiento y después lo usamos para reflexionar sobre algo importante en el plan de estudios, he visto maravillosos ejemplos de pensamiento creativo aplicado a problemas como por ejemplo, formas de conseguir dinero para organizar un evento escolar, manejar la polución atmosférica que se convierte en lluvia ácida y, tratar de hacer algo creativo con el ruido de la cafetería, teniendo en cuenta lo que podemos aprender de ese ruido.

Pero hay niveles de pensamiento creativo. Construyendo a partir de lo que acabo de exponer, hay un reto para nuestras mentes creativas. Todos hemos visto imágenes de centauros, criaturas míticas que representan el poder con capacidad de razonamiento. ¿Cómo se llega a esto? Bueno, es simple. Toma dos criaturas ordinarias, un hombre, el símbolo de la capacidad para razonar, y un caballo, el símbolo del poder y la fuerza, y ponlos juntos para crear una nueva criatura que fusione ambos. ¡GUAU! Hace 15 años teníamos móviles y portátiles, y cada uno hacía cosas distintas. Pero ahora tenemos un poderoso instrumento que combina ambos. Son los “centauros del siglo XXI”. Pero estos smartphones no son criaturas imaginarias, son reales y funcionan¡ Doble “¡GUAU!”

En la misma escuela observé a otro profesor de alumnos de primaria que propuso un reto a sus alumnos: “¡Desarrollemos todos juntos algunas ideas creativas que nadie antes haya desarrollado para crear cosas que puedan proteger el medio ambiente y servirnos para hacer del mundo un lugar más seguro!”. ¡Un objetivo muy noble! Este maestro usó propuestas similares al maestro que propuso a sus alumnos cruzar un río sin disponer de una embarcación.

Me fijé en dos alumnos que expusieron ante la clase. Una niña había desarrollado una “Pulsera del stress”. ¿Qué es eso?, Bueno, es una pulsera que registra los latidos de nuestro corazón, similar a las abrazaderas para los dedos que se usan en los hospitales, pero que también tenía la capacidad de detectar cierto tipo de latidos inusuales, como cuando estamos ansiosos o enfadados. Entonces un mecanismo electrónico se activa y la pulsera empieza a vibrar de forma que transmite al corazón unos impulsos que compensan y calman estas emociones. ¡Se reducirían los ataques al corazón! ¡GUAU!

Otro estudiante mostró a la clase el modelo de un dron que llevaba una caja compartimentada de extraño aspecto, y que él llamó “Salvavidas Escalador”. El explicó que se trataba de un extraordinario dron que estaba equipado para recibir señales de los escaladores en peligro. Los escaladores presionan un pequeño botón en un transmisor de sus cinturones si están en dificultades. El dron se acciona y vuela sobre el escalador, entonces el escalador, que quizá se haya resbalado y roto una pierna, marca otra señal “pierna rota”. La caja que transporta el dron gira, un compartimento se abre, y un pequeño paracaídas cae con una caja de primeros auxilios: vendas, una tablilla, una bastón ligero y plegable y algunos analgésicos para el dolor.. Ahora tengo que decir ¡GUAU!

Las personas han desarrollado un montón de ideas creativas sobre objetos que podemos usar para hacer cosas que nos parecían imposibles. Muchos esfuerzos creativos con frecuencia acaban en trabajos como “20.000 leguas de viaje submarino”, “Crónicas Marcianas”, o “El Hobbit”, en el campo de la Ciencia Ficción y la fantasía. Nuestra imaginación creativa puede transportarnos a mundos inimaginables.

Pero éste no es el logro que este maestro quiere que alcancen sus estudiantes. Sí, esta es la creatividad por excelencia, y el maestro ha guiado de forma explícita a los estudiantes no sólo hacia una lluvia de ideas, sino más allá, a sintetizar dos o más ideas en algo nuevo – sus centauros.

Pero lo más importante es que este profesor ha impartido en estos estudiantes algunas importantes habilidades de pensamiento crítico, y les guía para preguntarse: ¿Funcionará? De este modo trabajan juntos y hacen una lista de lo que necesitan saber para ver si funcionará, el coste de producción, la disponibilidad de los materiales, la tecnología y otros recursos requeridos, etc. Después trabajaran por equipos para buscar estas respuestas por si mismos. Ya han aprendido en esta clase cómo hacer esto, y cómo conseguir y organizar los datos para hacer un juicio sobre la viabilidad de sus “invenciones”. Ahora están trabajando en el mundo real. Y cuando tienen un resultado positivo el maestro les pide que informen a la clase, que presentará críticas o planteará dudas a su presentación. Finalmente, y con el respaldo de la clase, están listos para presentar sus ideas a alguna convención de estudiantes.

Yo he visto todo esto, y ha sido increíble. ¡Y tan sólo eran alumnos de 4º curso¡

Artículo traducido para este blog con autorización del autor.

Originalmente publicado en ENIAC, 2016.

Robert Swartz nos deleita con otros dos ejemplos sobre cómo podemos trabajar el desarrollo del pensamiento creativo en el aula, en este otro post : ¿Puede la Creatividad ser Enseñada?

¿Qué nos hace ser creativos?

Creatividad y Educación para el siglo XXI

Sir Ken Robinson denuncia en la charla TED más vista de la historia que “la escuela mata la creatividad” y que es fundamental cambiar el Paradigma de la educación https://www.youtube.com/watch?v=e3344AwdILE .

En su investigación muestra cómo el 90% de los niños de preescolar presentan altos niveles de pensamiento creativo, y cómo, en el transcurso de sus años de escuela, de esos mismos niños ya con 12 años, apenas un 20% logra mantener esos niveles de pensamiento divergente.

Sin embargo la creatividad es, cada vez más, una cualidad requerida en la sociedad del siglo XXI. No se trata de ser alarmista, sino de conocer para prepararnos y adaptarnos. La digitalización y robotización de los procesos de producción y administrativos, la capacidad para gestionar de forma remota cientos de funciones, la hiper-conectividad en la que vivimos, nos están dando las claves de hacía donde se dirige nuestra sociedad. En el 2030 el 40% de los trabajos que conocemos habrán desaparecido y sus funciones serán desarrolladas por robots, por máquinas digitales. En este entorno, el desarrollo profesional –necesario para el desarrollo personal y la auto-estima- vendrá de la mano de tres habilidades básicas:

  • Creatividad
  • Conectividad
  • Cooperación.

De una forma más inmediata y que nos atañe de un modo más directo si cabe, creatividad y alta capacidad se asocian en algunas administraciones o programas de enriquecimiento, exigiendo “alta creatividad” para ser considerado alumno de alta capacidad o para poder acceder a un programa de enriquecimiento, fuera o dentro del aula. (Programas de enriquecimiento que, paradójicamente, ni promueven ni valoran la creatividad, pues también en ellos nos encontramos con que todos los alumnos de un curso hacen lo mismo, al mismo tiempo, y de una forma programada y perfectamente planificada por sus tutores).

Pero, ¿son creatividad y alta capacidad dos conceptos que siempre van de la mano? ¿Es lícito asumir que un niño es de alta capacidad sólo si además de una elevada capacidad de razonamiento muestra un alto nivel de creatividad?. Y si es así, ¿estamos midiendo bien la creatividad o la confundimos con la producción artística? ¿Estamos dejando que esta creatividad se desarrolle y manifieste o la “matamos” para más tarde exigir su presencia?

Creatividad. Aprendiendo a distinguirla.

La creatividad se diferencia de la inteligencia en que hace referencia a la producción de un idea nueva, original y útil (Sternberg & Lubart, 1995).

Mientras la inteligencia se refiere a la aplicación de una solución familiar o habitual (p.e. resolución de problemas rutinarios, aplicación de conocimientos y experiencias anteriores, etc.) a situaciones o tareas nuevas o conocidas (Kaufman, 2004), la creatividad se refiere a la aplicación de una solución nueva, exigiendo al individuo ir más allá de la lógica, usar la imaginación y un proceso creativo específico, con independencia de la novedad de la situación o tarea.

Así se espera que el pensamiento creativo sea divergente respecto del conocimiento académico o formal. Divergente y poco valorado, de hecho en muchas ocasiones reprimido. La escuela, por su estructura de aprendizaje lineal, por que se enfoca en evaluar el aprendizaje de sus alumnos únicamente en base a su capacidad para repetir y exponer los datos aprendidos, tal y como se los ha explicado el maestro o el libro de texto y no propone actividades donde este pensamiento divergente pueda florecer, inhibe el desarrollo de una personalizad e identidad creativa.

Sin embargo, diversos estudios demuestran que en el desarrollo de la creatividad es, precisamente el entorno y la oportunidad para mostrarse creativo, los aspectos que más pueden ayudarnos a potenciar esta cualidad, imprescindible para nuestros niños en una sociedad digital en la que ya estamos inmersos:

Extracto y conclusiones del capítulo 6 del libro “Social and Emocional Development of Gifted Children”, publicado por la NAGC.

Cómo las emociones se relacionan con la creatividad y el proceso artístico.

Muchos estudios han demostrado que las características emocionales del individuo tienen un impacto específico en su capacidad creativa y artística. Muchos son los procesos psicológicos que influyen en la manifestación de esta capacidad, entre ellos, la tendencia a mantener estados de ánimo positivos. Los estados de ánimo positivos:

  • Permiten a los individuos producir más ideas (aunque no necesariamente más originales).
  • Aumentan la flexibilidad de pensamiento, dejando que las ideas fluyan con más facilidad.
  • Están relacionados con la liberación de dopamina que facilita el desarrollo flexible de la atención y la capacidad para desarrollar más perspectivas cognitivas.
  • Facilitan el acceso al material almacenado en la memoria.
  • Sugiere a los individuos que están en una situación satisfactoria, por lo que serán más productivos, pues cada nueva idea generada tendrá más probabilidad de ser considerada satisfactoria.

No obstante algunos estudios han demostrado también que los estados emocionales negativos pueden a su vez impulsar la creatividad. Sin embargo, el impacto de este impulso creativo -que surge de estados de ánimo negativos, tales como la tristeza, rabia, melancolía, desengaño.. – suele estar más relacionado con contextos muy determinado (p.e con un tipo de tarea, el tipo de producción creativa, etc..). Las personas “tristes” producen más ideas sólo cuando la tarea creativa es considerada interesante, de forma que el individuo en un estado de ánimo negativo encuentra en el proceso creativo un “remedio” para volver a un estado emocional neutro o positivo.

Así, Russ (2014) destacó la importancia de favorecer los estados de ánimo positivos en los niños. Mediante el juego, los niños aprenden a expresar y controlar las emociones y de este modo disfrutar del mismo. Russ observó que los niños que estan menos inhibidos para mostar sus emociones durante el juego, tienen producciones más creativas relacionadas con el arte, que el resto de sus compañeros.

A pesar de que las emociones están relacionadas con la creatividad en general, lo están en un modo que depende mucho del tipo de dominio o tarea, y fuertemente relacionadas con los procesos de creación artística, en un modo que no necesariamente puede aplicarse a otros escenarios. Algunos investigadores (Botella, Zenasni, Lubart, 2011) entienden que los estados de ánimo positivos afectan a las fases de percepción y a la fase final del proceso creativo artístico, mientras los negativos afectarían a las primeras fases de preparación, incubación e ideación.

Creatividad y talento artístico deben ser diferenciados porque las personas pueden implicarse en un proceso artístico sin ser creativos, mientras la creatividad puede ser expresada en diferentes dominios como cualquier expresión artística, pero también en la ciencia, la arquitectura, la empresa, la comunicación, etc..

¿ Personalidad emotiva = Personalidad Creativa ?

Feist (1998) identificó los rasgos de la personalidad que se pueden relacionar con la creatividad artística y científica. Concluyó que las personas creativas tienden a estar más abiertas a nuevas experiencias, son más seguras de sí mismas, tienen una personalidad dominante y son menos convencionales y meticulosos que el resto de individuos.

Así, rasgos como la asunción de riesgos, la perseverancia, la personalidad dominante, autoconfianza, impulsividad, apertura a nuevas experiencias y tolerancia con la ambigüedad y la incertidumbre, están asociados con la alta creatividad en general. Además, aquellos que destacan por su creatividad artística tienden a ser más intensos y variables emocionalmente, mientras las personas creativas en el ámbito científico tienden a ser más meticulosas y concienzudas.

En los últimos 20 años el estudio de personalidades altamente creativas ha podido demostrar que los rasgos de la personalidad relacionados con las emociones que se asocian a la regulación del estado de ánimo, tienen una influencia positiva en la creatividad. George y Zhou (2002) mostraron que la transparencia en las emociones esta positivamente correlacionado con la producción creativa. Algunos estudios han revelado también que aquellos con una mayor capacidad para procesar las emociones tienen una mayor producción creativa.

De acuerdo al Modelo de Resonancia Emocional (Lubart y Getz, 1997), los conceptos cognitivos remotos (como la representación de objetos, personas o situaciones) pueden ser activadas simultáneamente en la memoria y ser asociadas porque comparten experiencias emocionales similares asociadas a ellas. Es decir, las emociones asociadas a un recuerdo nos ayudan más tarde a recuperar dicho recuerdo o, dicho de otro modo, recordamos mejor aquello que nos ha provocado una emoción. Lo que, aplicado a la educación, redunda en la importancia de hacer el aprendizaje significativo, provocando la curiosidad e interés del alumno.

Así, la intensidad afectiva (definida como la tendencia a sentir y experimentar reacciones emocionales más fuertes o extremas para una determinada situación emocional), es un potenciador de la creatividad (Larsen y Diener, 1987). De este modo, las personas emocionalmente más intensas serían, en principio, también más creativas. Todos podemos recordar personajes especialmente destacados por su elevada creatividad (Picasso, Jobs, Einstein, Mercury, Lennon, Dalí…) y su imagen sin duda nos trae la imagen de personas muy apasionadas con su trabajo y que viven de forma intensa cada episodio de su vida. Pero, ¿somos tolerantes con los niños que muestran esta pasión e intensidad en todo lo que hacen y experimentan? ¿Les animamos en esta faceta de su personalidad o, por el contrario, tratamos de modificar su conducta, mandándoles continuos mensajes de lo reprochable que es su actitud? Controlar las emociones no es lo mismo que reprimirlas e inhibirlas (*)

Botella, Zenasni, y Lubart observaron en sus investigaciones que los estudiantes de carreras artísticas presentaban altos niveles de intensidad afectiva, y mostraban tener más experiencias emocionales negativas intensas que el resto de la población. Esto podría ser explicado por el concepto de “Sobre-excitabilidad emocional” acuñado por Dabroswki y Piechowsky (1977), que es usualmente identificada como una de las características de los niños de alta capacidad y que parece estar asociada con la producción artística tanto en niños y jóvenes como adultos.

Esta sobre-excitabilidad emocional se define como la tendencia a experimentar emociones intensas y respuestas emocionales a acontecimientos y experiencias. Los individuos con una alta sobre-excitabilidad emocional también muestran una gran capacidad para recordar emociones vividas. Piechowski y Cunningham (1985), compararon las 5 áreas de sobreexcitabilidad (psicomotora, sensual, intelectual, imaginativa y emocional) en un grupo de artistas en distintas facetas, un grupo de adultos de alta capacidad, y un grupo de graduados en diferentes disciplinas. El resultado de esta investigación mostró una sobre-excitabilidad emocional significativamente más alta dentro del grupo de artistas que en los otros dos grupos. El mismo patrón se ha observado en posteriores investigaciones en distintos países. Es decir, por el momento, no existe constancia en la investigación de que los niños de alta capacidad intelectual sean más creativos ni más intensos emocionalmente. De lo que si existen datos es de que las personas que destacan en dominios artísticos (que es también una expresión de la alta capacidad), muestran una mayor sobre-excitabilidad emocional y mayores niveles de creatividad artística.

Autoconcepto Creativo e Identidad Creativa.

El auto-concepto y, en particular el auto-concepto creativo es un aspecto muy importante del potencial creativo pues facilita o inhibe el desarrollo del propio potencial (Karwowski y Balbot). Dentro de la psicología humanísta existe amplia literatura sobre creatividad y el desarrollo del “yo”. La creatividad se califica como un complemento natural del yo y como un mecanismo para alcanzar el desarrollo del propio potencial.

Los rasgos generales de la creatividad que pueden contribuir a este mayor desarrollo del yo, incluyen aspectos como la aceptación de uno mismo y la auto-estima (Coopersmith 1967). Y recíprocamente, estos aspectos (auto-estima, auto-confianza y el concepto de valía global que el individuo tiene de sí mismo), contribuyen a su vez al desarrollo del potencial creativo como han demostrado diversos estudios.

De hecho, existe un amplio consenso sobre la multi-dimensionalidad y la naturaleza jerárquica del auto-concepto que sugiere que una persona tiene tantos auto-conceptos como dominios en los que es llevada a desarrollar una representación de sí misma, incluyendo los dominios artísticos y creativos. Es decir, que una misma persona puede tener un alto concepto de sí misma en el plano social, por ejemplo, y un bajo valor en los planos intelectual o creativo, o viceversa.

El “auto-concepto creativo” se refiere a las convicciones que cada individuo tiene sobre su propio potencial creativo, sus logros creativos, y su identidad creativa, así como la propia percepción de lo que es la creatividad. Si ésta es considerada, como común y erróneamente se viene valorando, como la capacidad de realizar una producción artística satisfactoria, evaluada en base a los cánones estéticos del momento, y el niño no tiene esta destreza, crecerá pensando que no es un individuo creativo, a pesar de que pueda, por ejemplo, tener una alta capacidad de plantear soluciones creativas y originales a problemas o situaciones a las que se enfrenta a lo largo de su vida. Por ello es tan importante que la escuela permita y promueva en sus alumnos la expresión libre de su pensamiento divergente, potenciando, trabajando y valorando expresamente la creatividad en todas sus manifestaciones. Para ser creativos, debemos “sabernos” creativos, y para ello, debemos haber puesto nuestra creatividad en práctica.

Estas distintas pero relacionadas facetas del auto-concepto creativo, incluyen la auto-eficacia (grado en que una persona auto-evalúa la probabilidad de éxito actual y futura de sus esfuerzos creativos), la autopercepción de la creatividad (creencias sobre la medida del propio potencial creativo como una capacidad y un conjunto de características asociadas con la creatividad) y la metacognición creativa, indicando que estos auto-conceptos creativos interactúan con la resolución de problemas para facilitar la acción creativa. Por ejemplo, podrían fortalecer el interés y el compromiso, llevando a una mayor actividad, esfuerzo y, en consecuencia, un mayor logro creativo.

El auto-concepto creativo y otras dimensiones del “yo” creativo se enmarcan en la “identidad creativa” referida a la importancia atribuida por el individuo a la creatividad en el conjunto global de su “yo” personal y en el cumplimiento de un rol social como una persona creativa. La identidad creativa se construye sobre las experiencias pasadas sobre logros creativos y oportunidades para expresar la propia creatividad. Aquellos individuos para los que la creatividad es una parte importante de su propia personalidad buscan oportunidades para ser creativos con objeto de mantener y reafirmar este aspecto fundamental de ellos mismos.

En consecuencia, Freeman (1993) sugirió que la identidad creativa impulsa la capacidad de llevar a cabo trabajos creativos en áreas artísticas. Esto ha sido también ilustrado a través de ejemplos eminentes e históricos a menudo caracterizados por altos niveles de auto-confianza para el trabajo creativo (Feist, 2014).  Esta auto-confianza en relación a la calidad de los resultados creativos puede ayudar a las personas a impulsar sus esfuerzos creativos , incluso cuando los apoyos sociales no acompañan.

Así, la identidad creativa esta asociada con el aumento de la productividad y, en consecuencia, mayores opciones para lograr éxitos creativos (Helson & Pals, 2000). La investigación centrada en la identidad creativa y el auto-concepto creativo ha destacado el papel de estos aspectos en el desarrollo del “yo” por ser fuentes de información y motivación que impulsan a su vez el compromiso y la perseverancia en un determinado medio creativo.

Es decir, construimos nuestra identidad creativa a través de nuestras experiencias poniendo en práctica y retando a nuestra creatividad. Una identidad creativa elevada contribuye a una mayor auto-estima y auto-concepto del individuo. A su vez, esta mayor auto-estima contribuye a una mayor producción creativa, mayor motivación e implicación por la tarea, y, en consecuencia, una mayor cantidad y calidad de nuestras producciones creativas, sean éstas aplicadas en las áreas artísticas, científicas, empresariales, de comunicación o cualquier otro campo. En este contexto, la atención a las emociones, favorecer su expresión y canalizar su intensidad y aprender a controlarlas, que no a inhibirlas, conlleva a su vez un aumento del potencial creativo. Trabajar la creatividad en el aula, se convierte así en una herramienta clave para el desarrollo equilibrado del individuo y hoy, más que nunca, en un clave escencial para el desarrollo profesional posterior.

Retos para la Investigación. 

Hasta la fecha hay escasez de investigación que combine el estudio de las altas capacidades, las emociones, el arte y la creatividad. Sin embargo, estos estudios serían cruciales para entender mejor las altas capacidades e intervenir con precisión entre los niños de alta capacidad que a menudo muestran rasgos de intensidad emocional.

Sería indispensable desenredar los factores emocionales que contribuyen al desarrollo académico, de aquellos que promueven el desarrollo artístico o creativo en los niños. Muchos de estos estudios se han realizado con jóvenes y adultos, y son necesarios más estudios con niños.

También es necesario destacar que se han realizado muy pocos estudios que muestren las diferencias culturales, aún cuando, como ocurre con la creatividad, las emociones tienen diferentes representaciones, expresiones y funciones en las distintas culturas y etnias. Estos estudios podrían centrarnos en cómo la creatividad y/o la expresión artística podría ayudar a canalizar la sobre-excitabilidad intelectual que muestran los niños de alta capacidad y ayudarles a desarrollar su personalidad y talento de un modo equilibrado.

RECURSOS SOBRE CREATIVIDAD


Ken Robinsón : Charla Ted, “Las escuelas matan la creatividad”. Disruptivo y divergente, Robinson nos lleva a reflexionar sobre el papel de la educación, y el modelo de sistema educativo que venimos arrastrando desde el siglo XIX, basado en la estandarización de los alumnos, sus competencias, su aprendizaje y los métodos de enseñanza y evaluación. La sociedad ha cambiado tanto que esta educación ya no sirve. No sirve sobre todo al alumno que ve mermadas sus oportunidades para el desarrollo de su potencial, su personalidad y su auto-estima. Pero tampoco a los maestros, pués también a ellos, les desmotiva.

https://youtu.be/AW-bTuBA5rU

 

¿Qué es la creatividad? Artículo de Rosabel Rodriguez, Profesora de la UIB. Experta en Creatividad. Interesante reflexión sobre qué aspectos definen un comportamiento, idea, propuesta o respuesta creativa, más allá del plano artístico.

https://aacclarebeliondeltalento.com/category/escribieron-para-nosotros/consiste-la-creatividad-en-pintar-un-platano-azul-por-rosabel-rodriguez/

 

Cómo desarrollar el Pensamiento creativo en la escuela. Rosabel Rodriguez, Profesora de la UIB. Experta en Creatividad. Indispensable lectura para maestros y padres, herramientas sobre qué ejercicios podemos proponer para estimular y ayudar a desarrollar nuestro potencial e identidad creativa.

https://aacclarebeliondeltalento.com/category/entendiendo-las-altas-capacidades/las-aa-cc-en-la-escuela/desarrollo-del-pensamiento-creativo/

 

Escuelas creativas: La revolución que está transformando la educación. Sir Ken Robinson.

ESCUELAS CREATIVAS KEN ROBINSON

Un enfoque revolucionario sobre cómo educar.

Robinson desarrolla en Escuelas creativas las ideas de su famosa charla TED «Cómo la escuela mata la creatividad» y ofrece soluciones innovadoras y revolucionarias para uno de los problemas más relevantes de nuestra sociedad: cómo transformar un sistema educativo que no funciona.

En una época en la que los procesos de evaluación se estandarizan, las escuelas pasan por momentos difíciles y tanto estudiantes como educadores sufren una presión enorme, Robinson nos ofrece soluciones prácticas para terminar con el caduco sistema educativo actual heredado de la Revolución Industrial. Para lograrlo, propone darle a la educación un enfoque personalizado. Sugiere aprovechar el potencial de los recursos tecnológicos y profesionales disponibles y fomentar así la participación de los estudiantes para que pierdan el miedo a equivocarse, desarrollen su pasión por aprender y su creatividad, y estén preparados para afrontar los retos que les depare el futuro.

Repleto de anécdotas, casos, investigaciones y consejos de profesionales pioneros en el tema, Escuelas creativas apasionará a cualquier interesado en la educación, porque le hará replantearse muchas ideas preconcebidas y le ayudará a reflexionar sobre cuál es realmente el verdadero sentido de la educación en el siglo XXI.

Ver Libro.