©℗®™ 7 Junio 2015


Lo mejor del 2016 (2/3) : Necesidades Emocionales y Sociales.

LRT + Emociones + Personalizar

Todos podemos entender las dificultades de un niño de 15 años con la mentalidad de uno de 9. Aún sin formación específica todos asumimos que sus dificultades no serán sólo de aprendizaje, sino que afectarán a su desarrollo emocional y sus relaciones sociales. Del mismo modo, un niño de 9 años con la habilidad mental de uno de 15, también se enfrenta a retos difíciles, que comienzan en la escuela y seguirán en la vida adulta.

Ambos se encuentran «atrapados» en un cuerpo que no corresponde a su edad mental, en un sistema académico que agrupa en función del año de nacimiento, asumiendo que todos los niños nacidos el mismo año se desarrollan de la misma forma, al mismo ritmo, tienen los mismos intereses y sus emociones están acompasadas con esa edad.

Clasificados en función de nuestra «fecha de fabricación», -como expresa el profesor Tourón-, aquellos niños que no responden a los estándares preestablecidos se sienten extraños y diferentes, ya desde muy corta edad. Y necesitan encontrar sentido a esta distancia.

En Vivir en un Extremo , Linda Goodman nos acerca a esa complejidad emocional y nos trae un estudio revelador sobre las etapas de la amistad y el juego que explica por qué en ocasiones se considera que los niños de alta capacidad tienen dificultades para relacionarse con los demás (para transigir, amoldarse al grupo, ceder en sus posicionamientos, «desenfadarse»..), cuando en realidad es su desarrollo precoz el que les hace estar en un estadio de la amistad a la que sus compañeros aún no han llegado. Y este choque de intereses es el que se evidencia y les provoca malestar y sufrimiento, pues a menudo se sienten desengañados.

Esto nos lleva al siguiente artículo :

¿Son Distintas las Necesidades Emocionales y Sociales de los Alumnos con Alta Capacidad?

La expresión de que los alumnos con alta capacidad tienen necesidades emocionales y sociales “específicas” directamente relacionadas con su CI, es un tema a menudo explotado en los medios de comunicación, redes y en la publicidad de algunos negocios privados. Sin embargo, los estudiantes identificados con alta capacidad son muy diferentes entre si. Tan distintos uno del otro como lo son del resto de alumnos.

El hecho de predecir diferencias sociales o emocionales basadas en la alta capacidad, ya sea tanto por su particular vulnerabilidad como por su infinita resilencia, no están sustentados en ningún estudio o consistencia lógica.

Así, los alumnos con alta capacidad tienen las mismas necesidades emocionales y sociales que el resto. Para desarrollarse de forma equilibrada, también necesitan:

  • Seguridad.
  • Sentirse parte del grupo (sentimiento de identidad)
  • Sentirse valorados (reconocimiento)
  • Compartir intereses (amistad y reciprocidad)
  • Desarrollar su potencial (sentimiento de competencia y autoestima).
  • Construir su identidad.

Sólo que por su desarrollo cognitivo precoz, estos pequeños pasan por las distintas etapas a una edad más temprana y necesitan la interacción con pares intelectuales (que estén en la misma fase de desarrollo que ellos) para sentirse entre «iguales». Y es la falta de atención a esta realidad la que provoca desajustes emocionales que acaban influyendo en su desarrollo y su rendimiento.

Este artículo, que forma parte del libro «Social and Emocional needs of Gifted Children» publicado por la NAGC (National Asociation of Gifted Children) en Estados Unidos, aborda estas etapas del desarrollo y otros conceptos como la sobre-excitabilidad y la «moral elevada» atribuida a los individuos de alta capacidad.

Las relaciones sociales en los niños de Alta Capacidad.

Los alumnos con alta capacidad suelen ser pre-juzgados como alumnos con pocas habilidades sociales, solitarios que huyen del resto, que no saben o no quieren trabajar en grupo, participar en juegos con el resto de sus compañeros o torpes en deportes de equipo, introvertidos que se encierran en si mismos. Es cierto que algunos encajan en este estereotipo, pero la mayoría encuentran la forma de superar sus diferencias, especialmente cuando el entorno ha sido favorable.

De nuevo el problema no es inherente a la alta capacidad, sino que surge cuando se obliga al menor a elegir entre ser aceptado por los demás o destacar. Las relaciones de amistad se construyen sobre un cúmulo de interacciones entre iguales y la atracción mutua esta basada en la reciprocidad e intereses compartidos. Por eso la escuela y la familia deben facilitar esta interacción, propiciando los agrupamientos flexibles basados en intereses y trabajando por un entorno social y educativo donde se anime a todos los niños a llevar su potencial tan lejos como les sea posible, disfrutando de ese proceso como parte de su desarrollo personal y autoestima.

Este artículo comenta todas estas implicaciones y rompe con el mito de que los niños de alta capacidad no tienen, en general, habilidades sociales. De hecho muchos de ellos destacan por una elevada inteligencia emocional, capacidad de liderazgo y gestión de grupos.

¡ Dicen que son Perfeccionistas !

El último artículo que nos lleva a analizar las emociones (a menudo percibidas con sesgo negativo) que atribuimos a los alumnos con alta capacidad, aborda el concepto del perfeccionismo. Muchos de estos alumnos muestran un elevado grado de autoexigencia y en consecuencia, de frustración, pues su mente a menudo imagina cosas que sus manos o palabras aún no pueden reproducir. Este perfeccionismo puede llevarles a una falta de persistencia o a una explosión emocional.

Pero mantener un sano nivel de perfeccionismo y ansiedad nos permite avanzar y mejorar nuestras destrezas, por eso no debemos recriminar esta cualidad sino enseñarles a manejarla y a usar los errores como fuente de aprendizaje, reflexionando sobre las mejoras que se pueden incorporar y animándoles a hacer un nuevo intento.

En este artículo se desvelan algunas conclusiones de la psicología acerca del perfeccionismo y de cómo este afecta a nuestro rendimiento.

Cuando no se atiende

Cuando todo esto no sucede y su desarrollo emocional no se tiene en cuenta, las consecuencias emocionales para los alumnos con alta capacidad son bloqueantes, -como lo serían para cualquier estudiante si no se da respuesta a sus necesidades de desarrollo-, y provocan no sólo un bajo rendimiento, sino una sensación de deriva que en muchas ocasiones les acompaña a lo largo de toda su vida:

Lección Aprendida

O generan agresividad y rechazo hacia la sociedad:

Un precoz “matón de barrio”

Para otros es la responsabilidad y exigencia externa por obtener un elevado rendimiento, lo que les provoca un conflicto emocional:

Si soy inteligente, ¿Por qué me siento tan torpe?

Y afortunadamente, algunos muestran una resilencia y persistencia admirables y salen adelante a pesar de todas las barreras, como el caso del Dr. Ben Carson, uno de los neurocirujanos mas prestigiosos de los últimos tiempos que separó a dos siameses unidos por el cráneo, y sin embargo, como él mismo nos cuenta:

En la Escuela Todos me Llamaban Tonto.

En definitiva los alumnos con alta capacidad, necesitan guía, oportunidades de desarrollo, sentirse aprendices y el derecho a fallar, a no saber, a que le enseñen aquello que no sabe … como los demás :

Cuando dejé de ser “Super” y volví a ser un niño, como los demás…

Y para ello es necesario trabajar lo que el Profesor Steven Pfeiffer (autor del modelo triádico de las altas capacidades y uno de los investigadores más reconocidos en este campo) define como «fortalezas del corazón»:

Dos lecciones sobre cómo potenciar el Talento.

Recursos adicionales:

Para entender las altas capacidades, identificación y concepto : Lo mejor del 2016 (1/3) : Identificación y Aspectos Generales.

Respuesta educativa propuestas desde la investigación : Lo mejor del 2016 (3/3) : Respuesta Educativa para el alumnado de Alta Capacidad.

Autor: Paulina Bánfalvi Kam. La Rebelión del Talento @aacclarebelion @PaulinaBk

Derechos de autor:

Los textos publicados en internet están sujetos a los mismos derechos de autor que las obras impresas. Me encantará que compartas siempre que cites de forma clara y explícita al autor y añadas el enlace a la fuente (tanto si es el texto completo o partes del mismo, incluso si parafraseas el contenido), y lo hagas sin fines comerciales ni lucrativos.


5 respuestas a “Lo mejor del 2016 (2/3) : Necesidades Emocionales y Sociales.”

  1. Avatar de Entonces esto de las Altas Capacidades, ¿No va de ser más listo? | Aa.Cc., LA REBELIÓN DEL TALENTO

    […] Les integre con su grupo-clase, pues sus necesidades sociales y emocionales, como las de cualquier otro niño, también pasa por sentirse parte de un grupo, valorado y respetado por sus cualidades : Lo mejor del 2016 (2/3) : Necesidades Emocionales y Sociales. […]

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Personalizar y Agrupamiento

¿El alumno debe encajar?

La escuela no se creó para desarrollar el potencial de los alumnos sino para adaptarlos a un sistema estandarizado ¿Y el aprendizaje cooperativo?

Leer Más

Cargando…

Algo ha ido mal. Por favor, recarga la página y/o inténtalo de nuevo.

Valora el Artículo

Puntuación: 2.5 de 5.
A %d blogueros les gusta esto: